Inicio / Mujer hoy / Sociedad / Mutilación Genital Femenina: un delito enmascarado por la cultura y la tradición

Mujer hoy

Mutilación Genital Femenina: un delito enmascarado por la cultura y la tradición

por Redacción enfemenino Publicado en 6 de febrero de 2017
4 217 compartidos

Según calcula la OMS, alrededor de 200 millones de niñas y mujeres en todo el mundo han sido víctimas de mutilación genital femenina. Para muchas etnias, la ablación supone un rito purificador, pero no es más que una forma más de violencia, una violación de los derechos sexuales y reproductivos de las niñas.

La religión no obliga a practicar la mutilación genital femenina, ni esta hace que la mujer se conserve virgen, ni que los genitales cortados sean más limpios ni más bonitos. Tampoco es una tradición que deba conservarse. La ablación es una tortura y una violación de los derechos de las niñas. Según apunta la ONG Plan Internacional, esta práctica se lleva a cabo en 29 países de África, Asia y Oriente Medio. Y aunque ninguna religión contempla la ablación como un rito obligatorio, lo cierto es que es habitual que se produzca en muchos grupos religiosos.

Cada año, tres millones de niñas se encuentran en riesgo de sufrir la mutilación de sus órganos genitales. Para concienciar de esta violación de derechos humanos de mujeres y niñas, la ONU estableció el 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Una fecha esencial para ponernos al día de las graves cifras que rondan esta práctica y para concienciar a la sociedad de lo que esta forma de violencia puede suponer para niñas y mujeres.

Una circuncidadora de Tharaka, Kenia, sostiene la cuchilla con la que practica la mutilación © Plan Internacional

¿Por qué se practica la mutilación genital femenina?

Tal como explica la ONG World Vision, el significado social de la MGF o ablación varía en función del contexto, pero principalmente se practica para preservar y potenciar las características que, según sus creencias, se consideran más "deseables" en el cuerpo de una mujer. Supone un rito de purificación para muchas etnias, así como una manera de iniciar a las niñas en la edad adulta y prepararlas para el matrimonio.

Consiste en la extirpación parcial o total de los genitales externos femeninos (clítoris y labios vaginales) por razones culturales y no médicas. Para llevarla a cabo se emplean instrumentos como tijeras, cuchillas, trozos de cristal o bisturíes. No suelen emplearse anestésicos ni antisépticos a la hora de realizar la mutilación, lo que suma una consecuencia fatídica más al proceso. La ablación la suelen practicar las mujeres mayores de la comunidad, normalmente parientes cercanas a las niñas, aunque también existen casos en lo que son los hombres quienes intervienen: curanderos, barberos, herboristas...

No existe una edad concreta para proceder a la mutilación genital, pues depende de la comunidad que la practique. En algunas zonas se somete a las niñas a ella cuando aún son bebés, en otras durante los primeros años o incluso después, durante el embarazo. El rango de edad abarca aproximadamente de los 0 a los 15 años.

La mutilación genital femenina en cifras

Plan Internacional advierte en su informe de la grave situación que viven las niñas alrededor del mundo:​

  • En África, más de 125 millones de niñas mayores de 10 años han sido víctimas de la mutilación genital femenina. Cada año, miles de ellas son sometidas a esta práctica.
  • En Mali, casi el 50% de las niñas entre 0 y 5 años y más del 77% de las niñas de entre 6 y 14 han sufrido la mutilación de sus órganos genitales.
  • En Kenia, más de 2,5 millones de niñas han sido sometidas a la ablación.
  • En países como Sudán o Egipto, a pesar de haber avanzado en la última década en materia de concienciación, todavía cerca del 70% de las mujeres de entre 15 y 49 años son víctimas de la MGF.

17.000 niñas se encuentran en situación de amenaza en España

En España existe un alto número de niñas que se encuentran en riesgo de sufrir las consecuencias de la mutilación de sus órganos. La población que procede de países donde se practica la ablación se estima en unas 200.000 personas de las cuales 55.000 son mujeres. Para tomar conciencia de esta práctica, evitar futuros casos y denunciar los existentes, es esencial que los profesionales de distintos ámbitos (sanitario, educativo y social) trabajen juntos. Durante las VI Jornadas Internaciones contra la Mutilación Genital Femenina, organizadas por UNAF y celebradas hoy en Madrid, la pediatra del Servicio de Atención Primaria de Girona Salud, Inma Sau, confesaba que existe una gran ignorancia en este ámbito.

"Hay ignorancia, desinterés e incluso desprecio por parte de los profesiones de la salud ante los casos de mutilación genital femenina con los que se encuentran", explica la pediatra. "Me he encontrado con compañeros (pediatras que son hombres), que me han pedido que explore yo a las niñas. A mi esto me parece una aberración. Yo también exploro a los niños, es lo que debe hacer un pediatra. Sin embargo hay ocasiones en las que los profesionales pasan por alto las lesiones genitales de las niñas por no haber hecho una exploración".

Y es que la cooperación entre comadronas, el servicio de ginecología, pediatría y los trabajadores sociales es esencial para erradicar la ablación en nuestro país. "Es importante que las niñas que han pasado por la MGF sepan que sus genitales no son así, que no es lo normal. Nosotros hemos tenido que hablar con una niña de 13 años que había sido mutilada de pequeña y que no lo sabía, nadie se lo había dicho (...) Aunque la cirugía de reconstrucción la finanza la seguridad social, hay que invertir más en ello, pues el daño no es solo físico. También requiere atención psicológica, información, concienciación...", reivindica Inma Sau.

Hemorragias, complicaciones en el parto o infecciones, algunas de sus consecuencias

La OMS advierte de las consecuencias que puede tener esta tortura para las niñas. Además de hemorragias durante su práctica o infecciones procedentes de la falta de esterilización y la posterior recuperación, la mutilación genital femenina también puede causar otra serie de trastornos. Entre ellos: problemas vaginales (leucorrea, vaginosis...), problemas menstruales (menstruaciones dolorosas), problemas sexuales, complicaciones en el parto (hemorragias, cesárea, muerte del bebé), intervenciones quirúrgicas posteriores o trastornos psicológicos (depresión, ansiedad, estrés postraumático, falta de autoestima...).

Las organizaciones mundiales están luchando para erradicar la MGF, pero es un trabajo difícil debido al enorme peso de la tradición que conlleva. Esta práctica, considerada una violación de los derechos humanos, está expresamente prohibida en un total de 59 países, incluyendo 25 regiones en África y Medio Oriente. Por suerte, hay países como Burkina Faso que son un ejemplo a seguir en la lucha contra esta práctica: sus índices se han reducido en un 31% entre las jóvenes. Sin embargo, a nivel global, aún queda mucho por hacer.

Solidaridad contra la mutilación genital femenina

Existen fundaciones y organizaciones que contribuyen a su manera a la lucha contra la mutilación genital femenina, así como a ayudar a las niñas y mujeres que la han sufrido. En las VI Jornadas Internacionales contra esta práctica, la pediatra Inma Sau explicaba que en España existen ayudas para la reconstrucción de los genitales de las niñas que han sufrido la ablación, pero en algunos países africanos no cuentan con los mismos recursos. La Fundación Mujeres Felices ha lanzado una campaña de crowdfunding para recaudar fondos con el objetivo de financiar la cirugía reparadora para mujeres que sufren ​severos problemas ginecológicos por causa de la mutilación genital. La organización se ha propuesto recaudar 18.000 euros para ayudar a las niñas y mujeres que lo necesiten. Puedes colaborar aportando tu granito de arena a través de este enlace.

Loading...
REDACTORA@CriistinaG


​Y además:
Planchado de senos, la tortura que aún sufren algunas niñas en Camerún
#Childmothers, las historias de niñas que se convirtieron en madres demasiado jóvenes

por Redacción enfemenino 4 217 compartidos
¡enfemenino celebra el Día Internacional de la Mujer!

Puede interesarte