Inicio / Pareja / Relaciones / ¿Nuevo amor? 10 errores que debes evitar al empezar una relación

Pareja

¿Nuevo amor? 10 errores que debes evitar al empezar una relación

por Redacción enfemenino Publicado en 6 de febrero de 2017
121 compartidos

¿Has empezado una relación hace poco y estás preocupada por que la cosa funcione? Asegúrate de que no cometes errores tan comunes como idealizar a tu pareja, intentar cambiarla o presumir en instagram...

Las relaciones, en general, son complejas y las amorosas, todavía más. No es fácil encontrar a una persona que te guste, te haga sentir bien y que sienta lo mismo por ti, y por ello cuando se empieza a salir con alguien se intenta hacer todo lo posible para que la cosa funcione. Sin embargo, puede que estés cometiendo algún error sin que te des cuenta que pueden dar al traste con cualquier relación... ¡Apuntálos! Y si sigues estos consejos mucho mejor...

Descubre: 25 consejos útiles para que una relación funcione

25 consejos para que tu relación sea duradera © Señor y señora Smith

1. Ir demasiado rápido...

Puede que te hayas enamorado hasta las trancas de tu nueva pareja, pero no le exijas a ella que nada más empezar la relación, se comporte igual que tú o que sienta el mismo cariño que tú sientes por ella. Cada persona es un mundo y necesita su tiempo. No intentes forzar las cosas porque si vais a ritmos diferentes, alguien se terminará agobiando... Lo mismo ocurre con lo de irse a vivir juntos, conocer a sus padres o hacer planes de futuro cuando apenas os habéis conocido. ¡No precipitéis las cosas!

2 ...e ir demasiado despacio

Puede que te pases de frenada... o que no llegues. Puede que no quieras parecer ansiosa y te decidas a ignorar a la persona que te gusta, que te hagas la fría o que dejes que sea el otro el que haga el trabajo mientras tu esperas sentada, dejando que pase el tiempo. ¡Craso error! Si no demuestras que estás interesada en la otra persona lo suficiente, tal vez ésta de un paso atrás. ¡La clave está en el equilibrio!

3. Olvidarte de ti misma

Es normal que cuando empieces una relación con alguien, gran parte de tu tiempo lo dediques pensando en él, y satisfaciendo sus deseos, aunque esto no debe hacer que te olvides de ti misma. Es peligroso que creas que toda tu felicidad y plenitud depende completamente de tu pareja, porque -sentimos ser aguafiestas- puede que lo vuestro no dure para siempre y termines sufriendo. ¡No renuncies a tu independencia ni a tu intimidad! Un poco de espacio para uno mismo siempre viene bien, aunque puedas hacer muchas cosas a su lado.

4. Demasiada información

Ser un libro abierto desde el primer momento sea probablemente el mayor error en estos casos... Está claro que la sinceridad, la confianza y una buena comunicación deben ser las bases de cualquier relación, aunque al empezar una relación, es mucho más recomendable dejar algo de espacio al misterio, para que el interés de la pareja no decaiga. ¡No hace falta que le cuentes toda tu vida en la primera cita!

5. ¿Quieres cambiarle?

Mal vamos... Si quieres cambiar a tu pareja, por el motivo que sea: personalidad, forma de vestir, aspecto... es que realmente no te sientes cómoda con ella y no termina de agradarte. Uno de los pasos más importantes al empezar una relación pasa por aceptar que la otra persona es diferente a nosotros.

6. Idealizar la relación

¿Cuántas veces has soñado con el hombre perfecto? ¿O cuántas veces te has imaginado casada con un príncipe azul, en una casa maravillosa y con una familia a tu lado? Deja de idealizar el amor, sobre todo cuando inicies una relación. Es mucho más recomendable que seas realista, que mantengas los pies en la tierra, que disfrutes del presente y que valores a la persona con la que estás tal y como es, ¡porque si no será muy difícil que alguien cumpla con esas expectativas que te has puesto!

7. Estar a la defensiva

La confianza y el respeto son dos pilares fundamentales de cualquier relación, y saltar a la primera de cambio no da muestra ni de una cosa ni de la otra. Puede que estés a la defensiva por tus anteriores fracasos en el amor, o porque tienes una gran dependencia emocional y no quieres que te hagan daño. Sea como sea, intenta ser positiva, pensar con la cabeza fría y no tomarte las cosas tan a pecho.

8. Querer controlarlo todo

No, no puedes controlarlo todo. Cuanto antes lo asumas mejor te irá. No puedes controlar el tiempo, ni cómo se comporta tu pareja, ni qué hace cuando no está contigo, ni con quién se relaciona. Relájate y no invadas su espacio, al fin y al cabo, a ti tampoco te gusta que alguien esté constantemente pendiente de ti y que decida lo que haces, ¿no?

9. Presumir en las redes sociales

Instagram, Twitter, Snapchat, Facebook... es díficil resistirse a la tentación, pero debes hacerlo. Muchos estudios aseguran que las parejas más felices son aquellas que apenas publican sus aventuras amorosas en las redes sociales, ya que no necesitan de la aprobación de nadie. Si acabas de empezar una relación, no hay necesidad de pregonar tu nuevo amor por las redes sociales, demuéstraselo mejor en persona. Todo tiene su tiempo, y así evitarás adelantarte a los acontecimientos o que tu pareja se lleve una impresión equivocada.

10. Poner etiquetas

¿Por qué hay que ponerle etiquetas a todo? ¿Por qué reducir vuestra relación a un simple término? Deja que el tiempo haga su trabajo, no fuerces las cosas y no intentes ponerle nombre a lo que tenéis, porque cada relación es distinta y así evitarás algún que otro malentendido. Eso sí, no os olvidéis de decir cómo os sentís...

Y además:
Las 69 mejores canciones para hacer el amor
21 preciosas frases que explican qué es enamorarse

por Redacción enfemenino 121 compartidos

Puede interesarte