El clítoris

Publicado por mvega
Publicado en 2 de septiembre de 2008

Órgano del placer por excelencia, el clítoris es la parte más sensible del cuerpo femenino. Mucho tiempo dejado en segundo plano, incluso diabolizado, conserva todos los secretos de la sexualidad femenina. Anatomía, orgasmo…

Órgano del placer por excelencia, el clítoris es la parte más sensible del cuerpo femenino. Mucho tiempo dejado en segundo plano, incluso diabolizado, conserva todos los secretos de la sexualidad femenina. Anatomía, orgasmo... Aquí tienes una pequeña visión de un botón distinto a los demás.

Su anatomía
El clítoris está totalmente consagrado al placer sexual. Se encuentra en la intersección y en la cumbre de los labios menores, protegidos por los labios mayores. Como el pene, se trata de un cuerpo eréctil con terminaciones nerviosas, pero tres veces más numerosas. También cuenta con un capuchón y un glande. Pero, a diferencia del pene, se trata de un órgano interno. El glande, recubierto por el capuchón, es la parte visible del clítoris entre los labios menores. Mide sólo entre 0,5 y 1 cm.
De lo que menos se sabes es que el tronco, la parte invisible, puede medir hasta 10 cm de largo y de 3 a 6 cm de ancho. Se escinde en dos largas raíces que rodean los bordes laterales de la vagina. Por otro lado, el clítoris no se parece a un botón, ni a un pequeño guisante, sino a una pera.

Un misterio para los hombres
Símbolo de la autonomía sexual de la mujer, el clítoris es un objeto de misterio para los hombres, pero también un objeto de temor. El 95% de las mujeres alcanzan el orgasmo en unos minutos estimulando ellas mismas su clítoris. En la Edad Media, el clítoris era conocido como "el desprecio del hombre" en algunas regiones de Europa.

Caricias y más caricias
Desde la edad más joven, la mujer, con autocaricias en este pequeño órgano, erotiza su cuerpo, y luego su vagina. En cambio, estimulado por un hombre, los efectos no son siempre los mismos. Y con razón: muchos hombres tienen una visión demasiado simplista y utilitaria del clítoris y son torpes con sus caricias.
Dado que el clítoris es un órgano muy sensible, la estimulación debe hacerse con mucha delicadeza. Con los dedos, los labios, la lengua, todo está permitido. Aún así, la lengua se considera el mejor estimulante y muchas mujeres llegan al orgasmo por cunnilingus.
El tronco también puede estimularse, por ejemplo, apretando sobre el pubis. Acariciando ambos lados de la vagina, donde se sitúan las raíces del clítoris, también podemos provocar verdadero placer.

Mujer clitoriana o vaginal: ¿un mito?
La mayoría de las mujeres es clitoriana y alcanza fácilmente el orgasmo clitoriano. Sin embargo, para muchos científicos, el debate mujer clitoriana-mujer vaginal está obsoleto: el orgasmo se alcanza porque el complejo clitoridiano ha sido estimulado, bien directamente, o bien a través de la pared de la vagina. Así, si el 30% de las mujeres tienen un orgasmo durante la relación sexual, significa que en el 70% restante, el clítoris no ha desempañado su papel.
Incluso en las mujeres que se consideran vaginales, la mitad reconoce recurrir a la estimulación del clítoris para llegar al orgasmo. Al contrario, un orgasmo clitoriano también es siempre vaginal, porque la vagina se contrae de manera involuntaria y rítmica.

El clítoris diabolizado

En el siglo XIX, los científicos consideraban el clítoris un “órgano inútil". La vagina adquiere una primacía indiscutible sobre un clítoris que se vuelve diabolizado. Hasta la década de 1930, en Europa y Estados Unidos, se difunde la práctica de la escisión para impedir la masturbación, pero también porque se sospecha el clítoris era la causa de enfermedades como la histeria o la epilepsia. Actualmente, 150 millones de mujeres en el mundo son víctimas de este tipo de prácticas en los países comprendidos entre los estados árabes y la India

Puede interesarte