Inicio / Belleza / Tratamientos / 10 consejos para sobrevivir a tu primera semana de ortodoncia

© Gtres
Belleza

10 consejos para sobrevivir a tu primera semana de ortodoncia

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 19 de mayo de 2016
333 compartidos

Cada vez es más común encontrar adultos que deciden poner fin a sus problemas dentales por medio de la ortodoncia. Así, pese a haber dejado muchos años atrás la adolescencia nos encontramos luciendo brackets como si estuviéramos de nuevo en el instituto. ¡Como si haber salido con vida de aquella época no hubiera sido suficiente! Si tú también estás pensando en mejorar tu sonrisa aquí van nuestros consejos para que tu adaptación a la ortodoncia sea lo más fácil posible.

​¿Eres una adulta hecha y derecha y has decidido ponerte brackets para mejorar el aspecto y salud de tus dientes? Lo primero, enhorabuena, has tomado una decisión complicada pero muy inteligente. Bien sea porque cuando eras adolescente y te tocaba ponerte ortodoncia te negaste en redondo porque las hormonas dominaban tu cerebro y eras incapaz de tomar una decisión sensata (no es que sea mi caso para nada, ejem, ejem), o porque entonces no tenías los medios económicos para hacerlo, lo cierto es que las ortodoncias estéticas en adultos es algo cada vez más común.

Sin embargo, pese a que mucha gente opta por el Invisalign (una opción mucho menos molesta), lo más habitual tanto por precio como por versatilidad es elegir los brackets de toda la vida o su versión de porcelana, más discreta y llevadera.

Pese a que los primeros días se te haga muy duro recuerda que no estás sola. Todas estas celebs también han pasado por lo mismo que tú, y nosotras vamos a darte 10 consejos que te harán estos primeros días mucho menos angustiosos.

Delta Godrem © Web

1. Programa tu cita para un viernes

Aunque es cierto que cada persona tiene un umbral de dolor diferente, las primeras 48-72 horas con la ortodoncia te van a doler los dientes, y mucho. Y es que no estamos hablando de una leve molestia, sino de sentir como si el mismísimo Hulk estuviese apretando todos y cada uno de tus dientes a la vez. Si a esto le sumamos que lo primero que te va a prohibir el dentista es el ibuprofeno (los dientes se mueven por una inflamación en las encías y el ibuprofeno inhibe esta inflamación haciendo que los dientes se muevan mucho más despacio), has de saber que te esperan unos días en los que incluso te será difícil conciliar el sueño por el dolor.

Por ello, lo mejor es programar tu cita para un viernes. Así por lo menos los dos primeros días, al ser fin de semana, no tendrás que ir al trabajo hecha polvo por haber estado toda la noche sin dormir.

2. Dieta de líquidos

Precisamente por estar tan molesta, los primeros días te va a ser imposible masticar aunque sean cosas blanditas, así que asegúrate de tener en la nevera los ingredientes necesarios para llevar una dieta líquida durante unos días: verduras para hacerte purés, sopas y batidos de frutas y leche serán tus aliados para no morir de inanición.

/

3. Dar cera, pulir cera

Por si todo esto de estar dolorida y muerta de hambre no fuera suficiente, además la ortodoncia nos deleita con unas magníficas llagas causadas por los brackets y el alambre que los une. Por suerte, en la farmacia encontrarás una cera especial para estos casos que se coloca entre el hierro y y la boca y que te ayudará en estos primeros días de adaptación en los que todo es nuevo y TODO duele.

4. La cámara frontal de tu móvil será tu mejor amiga

Si todo va bien, tras unos tres o cuatro días ya podrás empezar a masticar cosas blanditas, algo que a priori es un avance. Sin embargo, este progreso trae consigo una consecuencia un tanto desagradable: el maravilloso mundo de los "paluegos" o restos de comida. Y es que si ya es bastante frecuente acabar con algún resto sin llevar un entramado de hierros en la boca, imaginaos lo que puede ser con una ortodoncia puesta.

Por ello, cuando salgáis a comer fuera, un truco muy socorrido es el de comprobar que no hay nada asomando entre tus dientes con la cámara frontal de tu móvil. Parecerá que estás leyendo tus whatsapp y te servirá para saber si necesitas ir al baño a limpiar algún resto o puedes seguir sentada a la mesa tranquilamente hasta el final de la comida. Lo que nos lleva al siguiente punto...

/

5. Bienvenidos a mi vida, cepillos interproximales

Habrá veces que ni siquiera cepillándote los dientes consigas eliminar todos los restos de comida. Para hacerlo, necesitarás usar además cepillos interproximales de diferentes tamaños, para llegar a todos los rincones, incluido el interior de los propios brackets. Por eso nuestro siguiente consejo es que...

6. No salgas de casa sin tu kit de emergencia

Hazte con un neceser en el que llevar siempre contigo los imprescindibles que te harán la vida más fácil: cepillo de dientes, pasta, cepillos interproximales de diferentes tamaños (lo recomendable es llevar dos o tres diferentes para poder llegar a cualquier lugar), tu paquete de cera y un parecetamol por si te duele. Con esto estarás preparada para cualquier plan que pueda surgir.

7. Guarda el teléfono de tu dentista en favoritos

Pese a que es posible que sufras cualquier imprevisto con tu ortodoncia durante todo el tiempo que la lleves (se despegue un bracket, se salga el alambre y te pinche, etc), los primeros días son los más propicios para que esto ocurra, ya que al ser algo nuevo no estamos acostumbradas a darle los cuidados adecuados. Precisamente por esto los dentistas suelen darte su móvil para que puedas escribirles con cualquier duda o problema que te pueda surgir. Si no te lo da él o ella mismo, pídeselo tú. Es posible que nunca lo uses, pero da mucha más seguridad saber que puedes contar con su experiencia cada vez que no necesites.

8. Tranquila, no vas a hablar así de raro para siempre

Pese a que al principio vas a pensar que nadie te entiende cuando hablas, esta sensación solo dura unos días. La ortodoncia hace que la colocación de nuestros labios cambie y que produzcamos más saliva, lo que hace que hablemos un poco raruno los primeros días. Tranquila, no vas a acabar como Antonio Ozores, tu dicción normal volverá enseguida.

/

9. No sin mi bálsamo labial

Otra de las consecuencias de tu nueva compañera bucodental es que los labios se te resecarán más de la cuenta, por lo que debes añadir a tu neceser un bálsamo labial que te ayude a paliar la deshidratación que te provoca la ortodoncia (los labios se secan porque tendemos a no cerrar la boca por completo, ya que nos molesta).

10. ¡Es una de las "dietas" más efectivas que existen!

Por suerte, no todas las consecuencias de llevar ortodoncia son malas. No solo estás invirtiendo en una mejora considerable de tu sonrisa, sino que además te servirá como una estupenda dieta, pues por no hacer todo el ritual de cepillado y lavado ya no comerás tanto entre horas. Además, el dentista te prohibirá comer chicles, chuches, kikos, palomitas de maíz y bocadillos, por lo que tus posibilidades de comida basura se reducen considerablemente.



Y además:
Ortodoncia estética para adultos
Tatuaje dental, la última locura sólo apta para los más modernos

por Patricia Álvarez 333 compartidos

Puede interesarte