You are seeing the preprod version of this page, click here to disable it

Inicio / Moda / Accesorios

Moda

Entrevista a Marc Auclert, orfebre por los siglos de los siglos

por Redacción Joyce Creado en 5 de diciembre de 2014
Entrevista a Marc Auclert, orfebre por los siglos de los siglos© Maison Auclert

Piedras romanas del siglo I a.c., ornamentos de sables de samurai del XVII, talismanes tibetanos...

Tras 20 años al servicio de Chanel Joaillerie, de Beers o Sotheby’s, este nieto de anticuarios y amante de los objetos únicos decidió fundar su propia colección. Una amalgama de piezas de gran valor histórico convertidas en joyas y obras de arte.

© Maison Auclert

¿Están sus joyas a medio camino entre la artesanía y el arte?

No se me ocurre mejor definición, ya que son piezas únicas y cargadas de una verdadera emoción. No hay que olvidar que poseen el privilegio de la edad, engastadas con antigüedades, lo que les confiere un alma inimitable.

Ha trabajado usted en las más grandes casas de joyería. ¿Cuándo y por qué decidió crear Maison Auclert?

Hace dos años, a la edad de 44, entendí que estaba listo para lanzar y dirigir mi propio negocio. Era la hora de aplicar, al servicio de mis propias ideas, lo que había aprendido con los más grandes de esta profesión. Trabajar y aprender de otros y luego lanzarse en solitario me parece una evolución lógica.

¿No será usted también -por casualidad- coleccionista de joyas raras, antiguas, preciosas...?

Como buen nieto de anticuario, desde una edad muy temprana empecé a coleccionar minerales, gemas y objetos con valor decorativo. Inconscientemente todas esas piezas, por su preciosidad y volumen, eran susceptibles de ser montadas en joyas. Las colecciones empiezan casi sin que te des cuenta...

¿Es la joya mucho más que un simple accesorio?

Si ha sido capaz de conectar, desde los albores de la humanidad, tantas nociones decorativas, sociales, espirituales y psicológicas, es sin duda porque se trata de mucho más que un simple accesorio. El márketing moderno trata de etiquetarlo como accesorio para intentar entenderlo pero los verdaderos amantes (y también los historiadores especializados) saben que es el arte decorativo más profundo.

¿Qué visión tiene de las tendencias locas y fuera de control, también en el mundo de las joyas ?

Una joya bella es fruto de creadores a la escucha de su época. Si son tiempos febriles, las creaciones también lo serán. En el punto opuesto del espectro, las joyas cerebrales y calculadas de las grandes casas tienen una ausencia total de alma y van dirigidas a una clientela más ávida de imagen de marca que de estética.

Viaja usted mucho en busca de medallas, monedas, menukis...

Viajo mucho y tengo la suerte de haber creado con los años una gran red de proveedores internacionales. Nuestra relación es tan estrecha que soy el primero al que llaman si hacen un gran descubrimiento.

¿Qué civilización antigua le interesa más?

En estos momentos me apasiona Mesopotamia.

¿Qué piensa usted de las creaciones tribales de las culturas africanas y precolombinas?

Me encantan. Sin embargo están poco explotadas en mi colección porque aún no soy lo suficientemente experto y existen demasiadas copias en el mercado.

¿Cuándo nació en usted esta pasión?

Muy pronto y como evolución lógica. En primer lugar fue con la mineralogía, de adolescente me interesaron mucho las gemas... Durante mi carrera he aprendido a apreciar las joyas y hoy son las piezas de la antigüedad lo que realmente me apasiona.

¿Cómo definiría sus joyas?

Trato de poner en relieve objetos preciosos antiguos gracias a diseños y monturas chics y contemporáneas. De este modo cada pieza, única, está cargada por la fuerza del tiempo.

¿Con qué metal siente usted más afinidad?

Me gusta mucho la unión entre el negro y el oro, por ello adoro el contraste entre la plata ennegrecida o el oro mate y el oro amarillo o rosa.

¿Qué mujeres valorizan, comprenden y aprecian sus joyas?

Mis clientes, tanto ellos como ellas, son personas elegantes, sensibles a la belleza del objeto, su volumen, su color, su pátina... Para ellos el valor pecuniario pasa muy por detrás del valor estético. Mis clientes son ricos... ¡en cultura!

El viaje al pasado de Marc Auclert imprime a cada pieza el privilegio de los siglos, un alma inimitable rica en matices sociales y espirituales.


Texto: Guillermo Reparaz Imágenes: cortesía de Maison Auclert.

Redacción Joyce
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte