Inicio / Moda / Accesorios

Longines: herencia viva

por Redacción Joyce Creado en 2/12/14 a las 12:39
Longines: herencia viva © Joyce

La joya por excelencia del universo masculino es el reloj, toda una bandera del estilo de quien lo lleva, de sus expectativas y hasta la energía que desea proyectar. Con la llegada de las fiestas no existe un mejor regalo para ellos. Pero ojo: no vale cualquiera. Les presentamos las últimas novedades de una de las casas predilectas de JOYCE: Longines. Un acierto seguro de técnica y estética. Madres, hermanas y compañeras sentimentales, no hay que perder de vista ninguna de estas piezas.

Logines Lépine 180 aniversario © Joyce
Logines Lépine 180 aniversario

El Longines Lépine 180º Aniversario es el mejor guiño al pasado y la prueba evidente de que los relojes de bolsillo vuelven con mucha fuerza. Su intensa estética vintage, con caja redonda de acero 56mm, esfera con números romanos y aguja de acero azulado tipo 'Breguet', se adapta perfectamente a la mano, y encierra un movimiento mecánico de carga manual y una reserva de marcha de 40 horas. Es una pieza perfecta para el dandy contemporáneo, reconquistando un gesto antiguo y haciendo prueba de atrevimiento al superar el tradicional universo del reloj de pulsera.

Desde principios del siglo XX Longines ha asociado su nombre al destino y espíritu de los pioneros de la aviación. The Longines Aviation Watch Type A-7 saca su inspiración de la extraordinaria historia de la marca y su concentrado de precisión y exigencia, con referencias claras a modelos desarrollados en los años 30 y la mención A-7 otorgada por el ejército americano al cumplir las duras exigencias de los pilotos (gran talla, corona estriada para buena lectura y manipulación rápida...). La elegancia del monopulsador The Longines Aviation Watch Type A-7 se expresa a través de su caja de acero de 49mm, con esfera negra desplazada 50º hacia la derecha y grandes números árabes blancos. La escala taquimétrica y la tapa abierta sobre el fondo de zafiro del reloj, permitiendo entrever los latidos de su movimiento, complementan su atractiva imagen.

En los años 50 Longines abastecía de relojes a la compañía aérea nacional suiza Swissair con piezas cuya peculiaridad era efectuar una vuelta de esfera en 24 horas, ayudando a efectuar los planes de vuelo al atravesar distintos husos horarios o estar privados de la vista del sol. La reedición de esos relojes ha sido bautizada como Twenty-Four Hours, y sus relojes de carga automática permiten una revolución de esfera en 24 horas. La esfera de color negro mate luce 24 números árabes, y su minutería de tipo 'ferrocarril' y su segundero central facilitan la lectura. Y eso sin olvidar su ventanilla de fecha a las 3 horas y su fondo transparente que desvelan los latidos del movimiento.

De la misma línea ha sido presentado The Longines Twenty-Four Hours Single Push-Piece Chronograph, un cronógrafo monopulsador con calibre concebido inicialmente para reloj de bolsillo. Su movimiento mecánico de carga automática ofrece función de cronógrafo, indica las horas en formato 24 horas y cuenta con un pequeño segundero a las 18 horas, así como una ventanilla de fecha en la parte inferior de la esfera, a las 12 horas.

Cuatro creaciones de alta relojería para acertar estas navidades.

Redacción Joyce
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte