Inicio / Moda / Accesorios / ¡Conoce qué piercings te puedes hacer en la oreja!

© Instagram vía @lauraescanes
Moda

¡Conoce qué piercings te puedes hacer en la oreja!

por Maria Santiago Publicado en 21 de mayo de 2018
A-
A+

Podemos hacernos infinidad de piercings en la oreja y cada uno tiene un nombre distinto. ¡Te lo mostramos!

Es muy habitual que, cuando llegamos a la adolescencia, nos dé por hacernos cosas en el cuerpo. Ya sea con o sin conocimientos de los padres, más de una se ha hecho algún que otro recuerdo permanente. Algunas, las más atrevidas, se hacían tatuajes, difíciles de borrar y que seguro que con el tiempo más de una se ha arrepentido de habérselo hecho. Otras preferían ponerse un pendiente en alguna parte del cuerpo, la que fuera.

Podía ser visible en la nariz, la ceja, el labio... Otras se lo hacían en zonas más escondidas como la lengua. Algunas al cumplir años se arrepentían de habérselo hecho y decidían quitárselo, dejando una curiosa cicatriz que recuerda que una vez hubo ahí un pendiente.

Lo bueno es que los piercings no dejan de estar de moda. Te los puedes hacer en cualquier parte del cuerpo y hay tantos como puedas imaginar. Pero seguro que si te haces alguno será en el sitio más común de todos: en la oreja. Lo que quizás no sabes es que cada uno de ellos tiene un nombre. ¿Quieres hacerte un piercing en la oreja y no sabes cuál? ¿Lo tienes pero no sabes cómo se llama? No te preocupes, aquí encontrarás el nombre de los más comunes que puedes hacerte.

Piercing Lóbulo

Es el más común de todos y el que casi todas llevamos. Se trata del que se hace, como su propio nombre indica, en el lóbulo de la oreja. Puedes hacerte uno, dos, cinco o incluso ponerte dilatadores para ir agrandando ese agujero lo máximo posible. Tienes una gran variedad donde elegir.

Piercing Helix

El piercing helix es más vistoso que el anterior. Cubre el pliegue exterior de la oreja, es decir, desde el tragus hasta el lóbulo y pueden ser de tres tipos distintos, dependiendo de a qué altura de la oreja nos lo hagamos. Si está arriba se llama superior; si está a media altura se llama interior; y si se encuentra en la parte baja, pegando con el lóbulo, se llama bajo. Es uno de los que más se suelen hacer, queda original y nada estrambótico.

Piercing Tragus

El piercing tragus se localiza en el pequeño trozo de cartílago que tenemos "tapando" la entrada del oído y que se llama trago. Lo más común es que el pendiente sea doble y se vea por delante y por detrás. Además, algunos expertos afirman que ayuda a quitar el dolor de cabeza. No sabemos si eso es cierto, pero si lo sufres y quieres probar, mejorarás tu estilo y quizás también tu salud.

Piercing Anti-tragus

Aquí tenemos al piercing opuesto al anterior, el anti tragus. ¿Dónde se pone? Pues justo en el trozo de cartílago que queda enfrente del tragus y que funciona también de "tapa" del oído, pero en la zona inferior. Por norma general, se suele colocar un pendiente de bola, pero si prefieres innovar puedes probar con un pequeño aro.

Piercing Snug

El snug es similar al anterior, pero en vez de la zona baja se coloca un poco más arriba, en el cartílago interno de la oreja. Lo más habitual es que se coloque un pendiente curvo con bolitas en los extremos para dar más visibilidad al accesorio que lleves.

Piercing Rook

Éste puede resultar más doloroso. El rook se hace justo en el cartílago que está encima del trago, en la parte interna de la oreja.

Piercing Daith

El piercing daith está de moda y es uno de los que más se hacen las chicas en la actualidad. Es otros de los que supuestamente ayudan a disminuir los dolores de la migraña. El agujero se hace en el cartílago interno de la oreja, justo donde se colocarían las agujas de acupuntura. Justo de ahí surge la creencia de que ayuda a curar las migrañas.

Piercing Industrial

Éste piercing tiene un aspecto se podría decir que más basto. Se trata de una barra que une la parte superior de la oreja con alguna de las alturas del helix. Dependiendo de cómo lo quieras, puede ser más largo si lo unes con un agujero helix bajo o más corto si lo unes con un helix superior. ¡Cuestión de gustos!

Piercing Caracola

Se trata de un piercing que abraza a la oreja. ¿Cómo? Muy fácil, el agujero se hace en la parte interior baja de la oreja y después se coloca un pendiente que rodea el exterior. Su nombre proviene de la forma que se origina al envolver el pendiente el borde de la oreja, supuestamente en forma de concha o caracola de mar.

Piercing Outer Conch

Como su propio nombre indica, es similar al anterior pero en vez de ser tan bajo, se sitúa en la parte superior de la oreja, en la parte más grande del pabellón auditivo. No hay necesidad de utilizar un pendiente que "abrace" el borde como en el caso interior. Laura Escanes muestra una forma sencilla de llevarlo en una imagen publicada en su Instagram. Así puedes tomar ideas.

Piercing Orbital

El piercing orbital es completamente distinto a los que hemos visto anteriormente. Se trata de un pendiente que se coloca de forma paralela al helix bajo por medio de dos agujeros. Puede ser algo complicado de poner, pero en originalidad ninguno le gana.

¿Qué piercing elegirías?

Ahora ya sabes la gran variedad de piercings te puedes hacer en la oreja y en qué consiste cada uno de ellos. Si finalmente decides hacerte alguno, recuerda hacerlo en un centro fiable y mantener una buena higiene para evitar infecciones en el agujero. ¡Lucirás genial!

Y además:
Menos es más: el reinado de las "joyas minimal"
50 accesorios de verano para dar la bienvenida al buen tiempo
Uñas con piercing, la última manicura viral de Kim Kardashian

por Maria Santiago

Puede interesarte