Inicio / Cocina / Cocina internacional / Hierbas aromáticas, el plus de sabor que necesitan tus comidas

Cocina

Hierbas aromáticas, el plus de sabor que necesitan tus comidas

por Redacción enfemenino Creado en 7 de junio de 2016
© iStock

Las hierbas aromáticas siempre son un acierto. Más aún cuando sabemos cuál es la combinación ideal, conocemos el mundo de posibilidades que se abre ante nosotras y somos capaces de sacarle el máximo partido a nuestras recetas gracias a estos valiosos ayudantes. Hoy te contamos todos sus secretos y sus posibles utilizaciones.

No hay nada como saber utilizar esta clase de especias para destacar las cualidades de una carne roja como el cordero. También pueden ser una maravillosa opción para darle un toque especial a una guarnición de verduras a la plancha. Además, te contamos un secreto: utilizar este tipo de productos en nuestras comidas puede ayudarnos a reducir la cantidad de sal que incorporamos en nuestra dieta. Aquí te dejamos algunas de nuestras sugerencias de recetas que te ayudarán a reducir el consumo de sal y, de paso, potenciarán tu uso de las especias:

Descubre: 25 recetas bajas en sal y llenas de sabor
Recetas con un bajo contenido en sal © iStock

¿Qué nos aportan las hierbas aromáticas a nivel nutricional?

Aunque está claro que cada una de ellas destaca por unas cualidades, las hierbas aromáticas suelen destacar por su gran aporte de vitaminas, particularmente vitamina C y también minerales. Además, tienen unos niveles muy bajos de proteínas, por lo que puedes utilizarlas a tu antojo si estás haciendo dieta.

Eso sí, en contra de lo que puedas pensar, las hierbas aromáticas aguantan muy mal el calor y, precisamente por ello, es mejor que evites la cocción y la añadas a tus platos fuera del fuego cuando haya finalizado la cocción.

Las hierbas aromáticas más utilizadas y sus combinaciones

El perejil

Es posiblemente, la hierba más conocida, ya que es parte indispensable de la cocina tradicional. Su sabor no es muy pronunciado pero sí que deja cierto regusto en sus alimentos, más aún si se trata del perejil plano, más perfumado. Esta hierba aromática es una de nuestras favoritas para acompañar guisos de pescado en los que también esté presente el sabor a ajo. Por ejemplo, una merluza es salsa verde debe ir acompañada sí o sí de perejil.

El tomillo

Al contrario que pasa con muchas de las hierbas aromáticas, el tomillo necesita del calor para que podamos notar más su sabor y su aroma. Se trata del acompañante ideal para las carnes rojas al horno y también para los rellenos. Además, no podemos resistirnos a su combinación con algunos quesos, sobre todo los de sabor intenso. Si eres cocinitas, no puedes dejar de probarlo dentro de la masa del pan que elabores. ¡Una auténtica delicia!

El cebollino

También muy conocida, se distingue por su frescor. Su sabor sutil, hace que esta hierba sea ideal para acompañar los huevos (en tortilla, por ejemplo), los quesos frescos, los pescados y las verduras. Además, es perfecta para combinar con carnes rojas crudas como los tartares y es indispensable para elaborar una deliciosa vinagreta y otras muchas salsas que destacan por su sabor.

El eneldo

Es el acompañante perfecto para los pescados, sobre todo el salmón. El eneldo tiene un sabor anisado muy característico que cosecha pasiones y celos a partes iguales. También soporta mal el calor, por lo que se recomienda no cocerlo demasiado tiempo o asociarlo con especias y condimentos calientes (como el ajo). Debes saber que en los países nórdicos, de donde es originario, se utiliza para sazonar las ensaladas, los pescados marinados e, incluso, las albóndigas.

La albahaca

Reina de la cocina italiana, encaja a la perfección con el ajo, el aceite de oliva y el limón. También es perfecta para acompañar verduras, quesos frescos, carnes (crudas o cocidas), huevos, pescados y frutas. Sí, has leído bien, está espectacular con albaricoques o fresas. ¡Tienes que probarla!

Su único inconveniente, y es considerable, es su fragilidad: además de sorportar mal el calor (es imprescindible que la añadas fuera del fuego), se conserva muy mal una vez que ya está cortada. Para evitar su oxidación, puedes preparar un pesto, la famosa salsa de albahaca molida, piñones, queso y aceite de oliva que acompaña las pastas y perfuma las sopas.

El orégano

Igual que la albahaca, el orégano también está estrechamente relacionado con la cocina italiana. De hecho, ¿qué sería de una pizza casera sin ese toque especial que le aporta el orégano? Combina a la perfección con las verduras, especialmente el tomate y el calabacín a la plancha y también es un condimento ideal para cualquier tipo de queso.

La menta

También muy conocida, se aprecia particularmente por su frescor. Se utiliza mucho en postres que incluyen chocolate, cítricos y frutas exóticas. Es exquisita con queso de cabra, yogur y quesos frescos, también va genial con platos salados. De hecho, te invitamos a que la pruebes con cordero y conejo, por ejemplo.

El estragón

Su fuerte perfume es muy apreciado cuando se combina con pescados y aves y también en diversas salsas. Es una de las pocas hierbas que soportan bien el calor. También puedes utilizarlo en rellenos o marinadas. Por último, debes saber que pierde su sabor al secarse, así que mejor consumirlo fresco o congelado.

Y estas no son todas, ni mucho menos. El anís, la manzanilla, la alcaravea, el perifollo, la citronela, el cilantro, el chalote, el hinojo, la lavanda, el laurel, la mejorana, el toronjil, el orégano, el romero, el sariette, la salvia, la caléndula, la valeriana, la verbena y un larguísimo etcétera que mejorará la calidad de tus platos al instante.

Y además
Estas son las cosas que toda persona loca por las pizzas debería tener

25 bonitas fotografías de recetas de aguacate que te abrirán el apetito