Inicio / Cocina / Cocina internacional / Gambas y langostinos, un tesoro con sabor a mar

© iStock
Cocina

Gambas y langostinos, un tesoro con sabor a mar

por Redacción enfemenino Publicado en 23 de mayo de 2016
A-
A+

A veces asociamos las rectas con marisco con celebraciones o épocas muy concretas del año, ¿verdad? Y es que, estos crustáceos no solo están deliciosos, sino que además son de lo más saludables. Es verdad que, dependiendo de la época del año, pueden resultar algo caros pero, nosotras no nos podemos resistir. ¡Te descubrimos todos sus secretos!

Es el crustáceo más conocido y es que la gamba es la estrella de nuestra mesa. Es también un alimento realmente saludable: rico en proteínas y con una baja concentración de lípidos. Además, sacia rápidamente y aporta cerca de 98 Kcal / 100 g. También aporta vitaminas B12 y B3, y cinc. Así que, no lo dudes e inclúyelas en tu menús. Aunque las puedes encontrar frescas en la pescadería durante todo el año, es bueno que sepas que su temporada alta va de principios de agosto a finales de octubre. Aquí te dejamos una receta diferente y deliciosa: gambas al curry. ¡Pruébala!

Las diferentes variedades

Los langostinos
Los langostinos son unos crustáceos de mayor tamaño que las gambas. Miden hasta 20 cm de longitud y se pescan en las aguas de países de clima templado y cálido como España. Su carne es tersa y fuerte y llena de sabor. Hay que destacar que en esta categoría, el langostino tigre negro puede medir hasta 40 cm, pero son raros.

Las gambas rojas o gamba del Mediterráneo
Miden entre 6 y 10 cm, su carne es bastante fina, delicada y su sabrosa carne, la hace muy demandada. Es propia de la zona del Mediterráneo español.

Las gambas blancas
Es la famosa variedad de gamba que podemos encontrar en Huelva. Su carne es blanca, fina, suave y elegante y se consume a la plancha pero ligeramente cruda aprovechando, por supuesto, toda la sustancia que tiene en su cabeza.

Las gambas grises
Son gambas pequeñas, muy preciadas en Bélgica (forman parte de especialidades belgas). Sin embargo, hay de varios tamaños y pueden llegar a alcanzar los 8 centímetros. Generalmente, se consumen como aperitivo, según el tamaño es posible cortar solo la cabeza y comer el cuerpo con la piel que es más fina que en el resto de comidas.

¿Cómo elegir el producto adecuado cuando vamos al supermercado?

Cocidas
El aspecto general debe ser brillante. El color no es un indicio, porque todo depende de cómo se ha alimentado. La forma: bien doblada. La carne es tersa y se pelan fácilmente. La cabeza está bien unida al cuerpo y se rompe con un golpe seco, la piel es flexible pero no elástica y se despega bien. ¿Sabías que además, las gambas se cuecen en agua de mar hirviendo cuando están recién pescadas?

Al vacío
Imposible de saber, la fecha de caducidad y de envasado solo son indicios. Nuestro consejo es que evites las gambas pequeñas peladas, porque la carne contiene mucha agua y no es muy sabrosa

Crudas
La piel es gris y brillante, la gamba es abombada y flexible (salvo si está congelada). Los ojos tienen que ser negros y no mates. La gamba no tiene que ser curvada, ya que se curvará durante la cocción.

Congeladas
Escógelas grandes porque aguantan mejor la congelación. No tienen que estar escarchadas, ya que soltarán mucha agua y se reblandecerán. Las pequeñas peladas suelen decepcionar porque son muy secas y elásticas. Descongélalas varias horas antes en la nevera, no al aire libre.

¿Cómo se cocinan este tipo de crustáceos?

Tanto si son crudos como si estás cocidos, se cocinan más o menos de la misma manera. Las gambas, por ejemplo, pueden consumirse crudas o cocinadas según la preparación, o bien hervidas previamente durante 3 minutos en agua salada, el tiempo que tardan en tomar su color rosa.

Además, puedes prepararlas al estilo tártaro si se trata de piezas muy frescas. Para ello solo tienes que pelarlas y aliñarlas con aceite de oliva, cebolleta, zumo de limón y sal, como si se tratase de un tartar.

También nos encantan escabechadas. Una receta muy fácil ya que solo tienes que preparar un escabeche y dejar que las gambas marinen en ese líquido durante unas horas. Pasado este tiempo, puedes asarlas o freírlas.

© iStock

Otra de las mejores formas de disfrutar del sabor de este producto es asándolas en forma de brocheta con otros pescados y verduras. ¡Un acierto seguro!

Si estás pensando en una forma sencilla de preparar las gambas, te recomendamos que las hagas salteadas con ajo y perejil en una sartén o en el wok. Estarán muy sabrosas y pueden resultar muy sabrosas para la hora de la cena.

Si eres cocinillas, por supuesto, son un complemento ideal para una sopa tradicional de pescado y marisco, aunque también son perfectas para un ramen o sopa asiática. ¿Te atreves a prepararla?

Por supuesto, hay mil formas más de integrar este producto en nuestra dieta: como acompañante de la pasta, parte de una quiche, revuelto con huevos y verduras, ensaladas templadas, ensaladilla rusa...

Y estos son los alimentos con los que mejor combina:

  • Especias: curry (en polvo o en pasta), vainilla, jengibre, comino.
  • Leche de coco y la nuez de coco, las salsas a base de yogur.
  • Las hierbas: albahaca, cilantro, menta, cebolleta, ajo.
  • El aguacate, pimientos, calabacín, coliflor.
  • Las frutas exóticas (en ensalada): piña, mango, kiwi, lichi.
  • Los cítricos: limón amarillo, verde, pomelo.
  • Las aves y carnes blancas: como relleno o en la salsa, en brocheta mar y tierra.
  • La charcutería: chorizo, bacon, tocino.

​Y además:
Modos de cocción: ¿cuál es la mejor forma de cocinar los alimentos?

Buon apetito! Descubre la mejor receta para las bases de tus pizzas

por Redacción enfemenino

Puede interesarte