Inicio / Ocio / Ocio TV / 'Si tú saltas yo salto...' Ayer echaron 'Titanic' y llorarás con las nuevas conclusiones

'Si tú saltas yo salto...' Ayer echaron 'Titanic' y llorarás con las nuevas conclusiones

Todas tenemos una amiga que ve Titanic cada vez que la echan y si tú no la tienes yo puedo ser tu amiga. No, ahora en serio, ¿quién no llora cada vez que Rose y Jack vuelven a unirnos delante de la televisión? Podría deciros que hay un sinfín de películas romanticonas que merece la pena ver -en Enfemenino tenemos numerosos artículos con listas la mar de majas sobre este tipo de films lacrimógenos que, aunque no gustan a todo el mundo, para mí son la auténtica salsita de la vida- pero si tengo que meter una en mi Top 3 (Dios me libre de pecar de falta de objetividad pues a mí donde se ponga una buena historia de amor que se quite todo lo demás), Titanic iría sin duda en cabeza. 

Por todas las veces que hemos sentido que lo que hacíamos no merecía la pena y hemos pronunciado en nuestra mente las tres palabras mágicas: ''haz que cuente''; por todos los problemas que intentan hundirnos como aquella en fátidica noche del 14 de abril de 1912 se hundió el transatlántico más impresionante del mundo construido hasta esa fecha y hemos remontado al más puro estilo Rose  (que no Dewitt Bukater, sino Dawson, que mola mucho más) gritando rebeldía desde los más profundo de nuestros corazones, por este juego de azar que es la vida en el que Jack nos enseñó a exprimir cada instante como si fuera el último, a no conformarnos, a sentir, a vivir, porque ''cuando no tienes nada, no tienes nada que perder'' y cuando lo has conseguido, serías capaz de saltar al vacío, de hundirte en el océano, de saltar una y mil veces por mantener aunque solo sea una pequeña chispa de esa llama que una vez te encendió el alma y oye, porque como a Leo DiCaprio y su personaje, a mí también me encanta despertar sin saber qué pasará a quién voy a conocer, o dónde terminaré. 

No me voy a poner a echar la cuenta de las horas que he invertido en mi vida saboreando cada escena de una de las historias de amor más bonitas jamás escritas, pero han sido tantas que cada vez que vuelvo a verla descubro algo nuevo que me deja de piedra y precisamente éste ha sido el motivo por el que esta mañana me he levantado, me he tomado un nesquik bien cargadito y me he dicho: ''chica, tienes que contar tus nuevas conclusiones''. Y aquí estoy, exprimiendo la película como si la protagonista fuera yo, como si en aquel cuadro con el ''corazón de la mar'' me hubiesen pintado a mí, como si la mano plasmada en aquel coche de época fuese la mía, como si de aquel bote salvavidas hubiese saltado yo arriesgándolo todo por él. Todas deberíamos sentirnos Rose alguna vez en nuestra vida, o todas, pues su personaje es una auténtica inspiración para las mujeres luchadoras, feministas y revolucionarias del siglo XXI. 

Desde el cameo del perro de James Cameron en una de las escenas principales de la película, hasta el precio del billete de barco de Jack, pasando por anécdotas del rodaje, partes más impactantes o curiosidades sobre el buque, te dejo con 30 detalles que pueden pasar inadvertidos si ves la peli una vez, pero que después de verla 4564636767 veces, tienes memorizadas ya hasta las pausas entre frase y frase. Empezamos con una curiosidad de la propia cadena y es que ayer, mientras Telecinco emitía Titanic, no dudaron en meter la promo de la nueva temporada de Vivir sin permiso en plena escena del beso entre Rose y Jack, todo un acierto económico para Mediaset que sabe que ese beso tendría más audiencia que la final de GH Vip 7. 

Puede interesarte...

Los protagonistas de Titanic 20 años después

Kate Winslet: un discurso inspirador

31 motivos por los que Kate Winslet y Leonardo DiCaprio deberían dejarlo todo y estar juntos de una vez