Inicio / Maternidad / Embarazo / El cerclaje

© Jupiter
Maternidad

El cerclaje

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 26 de octubre de 2009
A-
A+

El cerclaje

El cerclaje
Normalmente el cuello del útero permanece duro y firme durante todo el embarazo sin modificarse hasta el día del parto, cuando se ablanda y deforma para dejar salir al bebé. Sin embargo, en ocasiones, esto ocurre antes de tiempo, durante el segundo trimestre y, como consecuencia, provoca un parto prematuro.

¿Por qué practicarlo?
El cerclaje previene una dilatación o incompetencia cervical en aquellas mujeres que ya han sufrido un parto prematuro o un aborto tardío (durante el segundo trimestre de embarazo) para evitar que vuelvan a sufrirlo por segunda vez.

¿Qué es el cerclaje?
Consiste en suturar el cuello uterino con un hilo de nylon. Se puede realizar entre las 12-16 semanas de amenorrea (aproximadamente en la semana 14 del embarazo) o un poco más adelante, cuando existe una amenaza real de aborto tardío (cuello acortado entre la semana 15-24 de amenorrea). En este caso se habla de «cerclage en caliente» o «tardío», para intentar salvar el embarazo.

Implicaciones
La intervención dura entre 5 y 20 minutos y se practica con anestesia general o con la administración de la epidural. El hilo de nylon se retira durante la semana 37 de amenorrea, antes de que se produzcan las primeras contracciones. Esta pequeña cirugía requiere a menudo una hospitalización de 48 horas aproximadamente.

Consulta también:
La amenorrea
El bebé prematuro

por Elena Bonet