Inicio / Maternidad / Embarazo / Incompetencia cervical: ¿tienes una enfermedad?

© iStock
Maternidad

Incompetencia cervical: ¿tienes una enfermedad?

por Redacción enfemenino Publicado en 19 de marzo de 2018

Te contamos lo que es la incompetencia cervical de la mano de Paula Zubiaur, que cuenta su experiencia en primera persona.

Una mujer con incompetencia cervical descubre que tiene este problema tras haber sufrido uno o más partos prematuros o encontrarse en una situación de riesgo de dar a luz de forma precoz en el embarazo. En mi caso, fue al acudir una tarde de domingo a urgencias, tras un pequeño sangrado en la semana 16 de mi segundo embarazo (el primero fue un aborto natural en la semana siete).

Recuerdo que me hicieron unas preguntas y luego una joven, posiblemente estudiante de medicina, me sentó en el potro para revisar si todo estaba en orden. Tuvo que llamar a otro médico más experto y, entre los dos, determinaron que no debía moverme. Trajeron una camilla, a la que me pasaron tras ponerme un camisón, y permanecí inmóvil boca arriba, hasta que al día siguiente me operaron de urgencia para ponerme un cerclaje​. Así descubrí que hay un defecto en el cuello del útero​ que padecen algunas madres y que se llama incompetencia cervical.

De todas las fuentes que he consultado en Internet (más de 20), solo un artículo de una revista chilena de Ginecología y Obstetricia se refiere a la incompetencia cervical como una enfermedad o patología. El resto de webs, hablan del problema como un defecto, un debilitamiento, una incapacidad… Ni siquiera el diccionario médico Vademecum lo incluye en su directorio de enfermedades. Por otro lado, en diversos foros online, algunas madres se refieren al problema también como pacientes de una enfermedad.

¿Qué es la incompetencia cervical?

Si entendemos que una enfermedad es una alteración más o menos grave en el funcionamiento normal de un organismo, quizá podemos referirnos a la ‘incompetencia cervical’ como una enfermedad. Si tuviéramos que definirla, diríamos que es un debilitamiento en el cuello del útero por el que éste se dilata antes de tiempo en un embarazo.

Las causas principales por las que algunas madres padecen esta debilidad en el cérvix no están claras. Una falta congénita de colágeno ​o anteriores intervenciones obstétricas, pueden facilitar la aparición de este defecto. Si el cuello del útero es débil, al aumentar el peso del feto en el desarrollo del embarazo, el cuello se dilata, produciendo un parto prematuro que compromete la vida del bebé. Como la dilatación es pasiva (es decir, sin contracciones), en muchas ocasiones se descubre el problema demasiado tarde. La incompetencia cervical es la causa de entre el 8 y el 15% de partos espontáneos.

Tratamientos

Una vez se detecta el problema, la solución puede pasar por intervenir quirúrgicamente con un cerclaje​. Esta operación consiste en poner una cinta alrededor del cuello del útero para evitar que éste se dilate solo. El cerclaje se pone entre la semana 12 y la 23 de embarazo, es decir, en el segundo trimestre. Puede colocarse de forma preventiva para evitar que se produzca la dilatación en mujeres con una historia clínica de incompetencia cervical, o de urgencia.

Tras la intervención, el médico dictamina reposo absoluto o relativo según sea la evolución. Solo el reposo, sin intervención quirúrgica, también puede ser la elección que hagan los médicos para mujeres que presentan un acortamiento en el cuello del útero. Es decir, si este baja de los 2,5 cm de longitud. El reposo puede ir acompañado de un tratamiento hormonal con progesterona​.

Entonces, ¿es una enfermedad?

Más que una enfermedad, yo entiendo la incompetencia cervical como un defecto o una alteración muscular​. ¿Se le consideraría enferma a una persona que tiene cuatro en lugar de cinco dedos en una mano? Creo que el ejemplo es parecido, sobre todo si las causas que provocan la alteración que nos ocupa no están claras, y eso que el problema se conoce desde 1672​.

En el tiempo que estuve ingresada con mi primer embarazo, coincidí en la habitación del Hospital con una mujer nigeriana, Esther, que tenía una niña de cinco años y había perdido otros dos hijos por una falta de control en la consulta de alto riesgo de sus embarazos. Cuando la conocí, le habían practicado un cerclaje preventivo. Meses más tarde daba a luz a un hijo varón al que llamó ‘Kelem’, que en su idioma significaba algo así como ‘bienvenido a la tierra prometida’.

La incompetencia cervical es un problema grave que requiere un seguimiento cercano del embarazo para controlar la longitud del cérvix ​y evitar abortos espontáneos. Quizá esta alteración no tenga causas bien conocidas ni otra solución que no sea inmediata, como el cerclaje, el reposo o el tratamiento con medicamentos; pero todas las medidas son pocas cuando hay una vida en riesgo.

Contenido elaborado por Paula Zubiaur Autora del blog Embarazo con cerclaje

Descubre: Evolución del embarazo

Evolución del embarazo © enfemenino

Y además:
¿Cómo combatir el cansancio durante el embarazo?
Diabetes gestacional: ¿cómo influye en el embarazo?

por Redacción enfemenino