Inicio / Maternidad / Embarazo

Doble milagro: una madre y su bebé sobreviven a un cáncer y a una malformación cardíaca

por Miriam Aguilar Creado en 18/8/14 a las 13:15
Doble milagro: una madre y su bebé sobreviven a un cáncer y a una malformación cardíaca © Riki Graves

El embarazo de Riki Graves fue una maravillosa noticia, a la que siguieron otras no tan buenas. Los médicos informaban a la joven de que tenía cáncer de pecho y de que su bebé sufría una malformación cardíaca, lo cual amenazaba gravemente su vida. Ambas desafiaron a la muerte, y hoy pueden celebrar que están juntas. Conoce su historia.

El día en que Riki Graves cumplía 38 años no podía estar más feliz. Su doctor le anunciaba que estaba embarazada por segunda vez. Lo que no podía esperarse era que, al poco tiempo, le dieran otra noticia que ensombrecía completamente la anterior. A las 8 semanas de gestación la joven descubría que tenía un tumor en el pecho y que era cancerígeno. La "buena" noticia era que, gracias al diagnóstico precoz, el cáncer tenía buenas posibilidades de remitir.

Graves debía someterse a una tumorectomía, y llegó a hacérsela, pero el riesgo que implicaba el tratamiento posterior para su bebé era demasiado alto, así que decidió interrumpirlo. Desgraciadamente, a Riki aún le quedaba otro problema que afrontar: a las 20 semanas de embarazo, en una ecografía rutinaria, el doctor notaba una actividad cardíaca anormal en el bebé. "Nos dijeron que mi pequeña estaba muy enferma, que tenía una malformación cardíaca congénita y que cuando naciera, si es que eso ocurría, tendría que someterse a varias operaciones de corazón", decía la madre en el blog del Hospital Texas Children. "Me dijeron que este tipo de operaciones eran muy complicadas y que podría ser que mi bebé no pudiera superarlas". Devastados por este nuevo y horrible giro de los acontecimientos, Riki y su marido se dirigieron a un centro de Texas donde llevarían el caso de la joven mamá.

La pequeña Juliana © DR
La pequeña Juliana

La pequeña Juliana nacía finalmente por cesárea el 9 de abril de 2014, 4 semanas antes de lo esperado debido al estrés prenatal. Y, si bien su llegada al mundo colmó a sus padres de felicidad, el alivio duró muy poco. El bebé, demasiado débil para soportar su primera operación de corazón, así que tuvo que pasar a asistencia respiratoria. Ahora, la única opción que tenían para salvarle la vida era un transplante de corazón. Así, el 21 de abril, Juliana llegaba a la lista de espera, pero sus médicos no eran muy optimistas. Que llegara un corazón antes de que el suyo dejara de latir era altamente improbable: entre un 15 y un 20% de los pacientes mueren antes de recibir un nuevo órgano, según las estadísticas. Y aún recibiéndolo, el bebé tenía un 70% de probabilidades de que pudiera salir del hospital. "Su corazón no podía con su circulación sanguínea, lo que hizo que el resto de órganos empezaran a fallar. Su piel se puso gris y sus piececitos estaban helados", contaba Riki a ABC News. "Algunos días, no podía más que sentarme a su lado y llorar. Le decía que luchara y que fuera fuerte por nosotros, que hacíamos lo que podíamos y que la queríamos".

El 26 de abril se producía el milagro: a las 4h30 de la mañana, el marido de Riki recibía una llamada telefónica: ¡había un corazón disponible! La pareja se precipitó al hospital. "Fue surrealista", recuerda ella. "Fue como un chute de adrenalina, y al mismo tiempo era durísimo ver cómo mi niña se alejaba hacia la sala del quirófano. Sabíamos que podría no salir de allí, pero también sabíamos que era su única oportunidad". Tras la operación, que fue un éxito, Riki por fin pudo abrazar a su hija, por primera vez.

Una vez que su pequeña comenzó a mejorar, Riki siguió con su tratamiento para su cáncer de pecho. Tras 30 sesiones de radioterapia, la joven se recuperó completamente. El 16 de junio Juliana por fin podía ir a casa, el día más feliz de la familia. Hoy en día, las dos se encuentran perfectamente. Un verdadero final feliz.

Miriam Aguilar
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte