Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / La historia de Nadia: de esclava sexual del Estado Islámico a embajadora de la ONU

Mujer hoy

La historia de Nadia: de esclava sexual del Estado Islámico a embajadora de la ONU

por Cristina Gonzalez Creado en 30 de septiembre de 2016

Nadia Murad Basee Taha es una joven iraquí que fue secuestrada por el Estado Islámico y obligada a someterse como esclava sexual. Por suerte, consiguió escapar de aquel infierno y a día de hoy se ha convertido en Embajadora de Buena Voluntad de la ONU, donde lucha contra el tráfico de personas. Por su gran labor, Nadia es hoy nuestra Mujer de la Semana.

Naia Murad, de 23 años, fue secuestrada hace dos por miembros del Daesh que asaltaron su hogar en la aldea de Kocho, cerca de la ciudad de Sinjar, al norte de Irak. La joven yazidí fue trasladada a la ciudad de Mosul, controlada por los terroristas. Allí fue violada, vendida y comprada en múltiples ocasiones. Ella pudo escapar, buscar refugio en Alemania, donde ahora vive junto a su hermana, y conseguir que su historia haya sido escuchada. De hecho, cuenta con el respaldo de Amal Clooney, abogada de derechos humanos. La mujer de George Clooney es la encargada de representar tanto a Nadia como a todas las mujeres víctimas de trata por el Daesh ante el Tribunal Internacional de La Haya.

Y es que a día de hoy, la ONU calcula que más de 3.200 mujeres y niños yazidíes se encuentran aún en manos del Estado Islámico, quienes utilizan a las mujeres y a la niñas como esclavas sexuales y a los niños como soldados. Nadia Murad compartió hace unos días su historia ante la organización y exigió la liberación de los yazadíes secuestrados.

Descubre: Nadia Murad embajadora de buena voluntad de la ONU
Nadia Murad © Getty

"Fui usada en el modo que ellos querían usarme. Y no estaba sola", explicó Nadia ante la Asamblea. "Mi temor real es que cuando el Estado Islámico haya sido vencido, sus militantes, los terroristas, se afeiten sus barbas y caminen por las calles como si nada hubiese pasado. No podemos permitir que eso ocurra". La joven exigió también que se recnozca como un genocidio los crímenes que los terroristas han cometido a lo largo de estos años contra los yazidíes. A partir de ahora, su labor como embajadora se enfocará en incrementar la conciencia sobre la dramática situación que viven miles de mujeres y niñas víctimas de trata, especialmente los refugiados.

Por su parte, Amal Clooney, quien acompañaba a la joven en su discurso, declaró abiertamente que el hecho de encontrarse allí le daba vergüenza. "Es la primera vez que hablo ante esta Asamblea. Desearía poder decir que estoy orgullosa de estar aquí, pero no lo estoy. Me da vergüenza, como defensora de las Naciones Unidas, que los estados estén fallando en prevenir e incluso en castigar el genocidio simplemente porque creen que perjudicaría sus propios intereses", declaró su discurso. Aprovechó, además, para pedirle perdón a Nadia en nombre de los líderes y de las instituciones que no están haciendo nada por ayudar a las mujeres que se encuentran en la situación en la que se hallaba Nadia. "Lamento que te hallamos fallado. Quienes pensaron que, con sus actos, podrían destruirte, hazles saber esto: el espíritu de Nadia Murad no está roto y su voz no será silenciada, porque desde hoy Nadia es una embajadora de Naciones Unidas que hablará a nombre de los sobrevivientes de todo el mundo”.

Los yazidíes, una minoría perseguida por el Estado Islámico

Los yazidíes son una comunidad étnico-religiosa asentada en el norte de Irak desde hace miles de años. El yazidismo surgió como religión minoritaria entorno al año 2.000 a.C. Antes de que fuesen atacados (secuestrados o asesinados) por el Estado Islámico, unas 400.00 personas pertenecían a esta etnia. Sus creencias conjugan la herencia de diferentes tradiciones y religiones de Oriente Medio, por lo que los islamistas radicales les consideran paganos.

Desde que el Estado Islámico declaró un califato en julio de 2014, sus militantes se han dedicado a perseguir, asesinas y expulsar de la región a religiones minoritarias por considerarlos infieles. En agosto de 2014, atacaron y conquistaron la ciudad de Sinjar, donde residía Nadia Murad, la cual estaba poblada por yazadíes. Su persecución por parte de los terroristas ha provocado que las personas que pertenecen a esta etnia hayan tenido que huir de sus hogares para refugiarse en las montañas, en la cuales se encontrarían entre unas 35.000 y 50.000 personas, según estima la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).

Descubre: Por un mundo mejor: mujeres activistas que están haciendo historia
Mujeres inspiradoras © iStock
REDACTORA@CriistinaG


Y además:
Emma Watson denuncia la desigualdad de género en las universidades con un inspirador discurso
Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños