Inicio / Moda / Tendencias / Christian Dior, Yves Saint Laurent: las mejores frases de diseñadores famosos

© Getty
Moda

Christian Dior, Yves Saint Laurent: las mejores frases de diseñadores famosos

por Bechra Dominguez Publicado en 30 de noviembre de 2017
A-
A+

Sabemos que los grandes nombres de la moda firmaron un pacto con la eternidad gracias a sus creaciones. Vestidos que revolucionaron a la sociedad, accesorios que liberaron a la mujer... así pasaron a la historia. Pero sus palabras no se quedan atrás. En ocasiones incluso levantaron más polémica que sus diseños, y prevalecieron de la misma manera.


La modestia de Balenciaga, la despiadada ironía de Coco Chanel o la melancolía de Alexander McQueen, han quedado grabadas en piedra gracias a sus frases. ¿Quién mejor que ellos para explicarnos sus colecciones, para hacernos partícipes de su inspiración y ayudarnos a entender su obra?

A lo largo de estas páginas vas a encontrar las frases más interesantes, irreverentes, divertidas y bellas que han pronunciado los popes de la moda. Que disfrutes.

Frases del maestro Balenciaga


Ejemplo para todos, absolutamente todos los creadores de moda, Cristóbal Balenciaga se distinguió por su sencillez y humildad. Poco dado a conceder entrevistas, -incluso realizaba desfiles privados- el couturier de Getaria prefería pasar horas y horas en su taller, donde las musas le sorprendían estudiando las telas y dando vida con sus propias manos a unos vestidos que apenas tenían costuras, como hechos por arte de magia.

Así hablaba el modisto:

- “Una mujer no tiene la necesidad de ser perfecta ni hermosa para llevar mis vestidos, el vestido lo hará por ella.”

- “Un buen modisto debe ser arquitecto para la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida”.

- “La elegancia es eliminación.”

- “Es más importante el prestigio que la fama. El prestigio queda, la fama es efímera”.

Sin duda, su manera de influir tanto en sus contemporáneos como en los diseñadores actuales no tiene precedentes en el mundo de la moda. Así le definía Cecil Beaton:

- “Si Dior es el Watteau de la costura (lleno de matices, chic, delicado y oportuno), entonces Balenciaga es el Picasso de la moda porque, como el pintor, Balenciaga guarda un profundo respeto por la tradición y posee un depurado estilo clásico que subyace a todos sus experimentos con lo moderno.”

Y Christian Dior le bautizó como "El maestro de todos nosotros" y aseguró que: “Con los tejidos, nosotros hacemos lo que podemos. Balenciaga hace lo que quiere”. Pero las alabanzas de monsieur Dior al español no acaban ahí: “La alta costura es como una orquesta, cuyo director es Balenciaga. Nosotros, los demás modistos, somos los músicos, y seguimos las directrices que él da.”

Incluso la mismísima Coco Chanel, cuya lengua viperina es casi tan famosa como sus diseños dijo de él: “Balenciaga es un couturier en el verdadero sentido de la palabra. Sólo él es capaz de cortar los tejidos, montarlos y coserlos a mano. Los demás son simples diseñadores de moda.”

Y su mayor admirador, Hubert de Givenchy lo definió como: “El arquitecto de la alta costura.” Y realmente lo fue. Así lo demostraron las opiniones de algunas de sus ilustres clientas, entre ellas Marlene Dietrich, quien siempre aseguró que el maestro conocía sus medidas y era capaz de diseñar vestidos para ella sin necesidad de probárselos, y sin que hubiera que realizar arreglos.

La pregunta es ¿sabe España que el mejor diseñador de todos los tiempos forma parte de su patrimonio?

Frases de Coco Chanel, la incombustible


Que la vida de Gabrielle Chanel -cuya infancia transcurrió en un orfanato- no fue fácil, es de sobra conocido. Pero fueron precisamente sus años más duros los que forjaron una personalidad arrolladora, capaz de poner patas arriba el mundo de la moda. Se inspiró en la vestimenta de los marineros, hizo que las aristócratas, poseedoras de joyas incomparables quisieran comprar su bisutería -que decidió poner de moda por carecer de joyas heredadas- y tuvo la genial idea de colocarle a un bolso -el que sería el mítico 2.55- una cadena larga para liberar las manos de una mujer que ya no quería ser un simple adorno al que presentar en sociedad.

Coco fumaba, se ponía pantalones masculinos y hacía (y decía) básicamente, lo que le daba la gana:

- “El estilo soy yo.”

- "La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con las ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo."

- "No es la apariencia, es la esencia. No es el dinero, es la educación. No es la ropa, es la clase."

- "La moda pasa de moda, el estilo jamás."

- "Las mujeres necesitamos la belleza para que los hombres nos amen, y la estupidez para que nosotras amemos a los hombres."

- "Encontrar un hombre que te ame no te transforma en una cazadora de hombres, porque si lo cazaste, deja de ser un hombre para transformarse en un zorro y el día de mañana abrirá un agujero y se escapará".

- "La moda reivindica el derecho individual de valorizar lo efímero."

- "No existen mujeres feas, sólo mujeres que no saben arreglarse."

- "La simplicidad es la clave de la verdadera elegancia."- "Una mujer tiene la edad que se merece".- "Viste vulgar y solo verán el vestido, viste elegante y verán a la mujer."

- "Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente."

Mención aparte merece su encontronoazo con el también diseñador Paul Poiret, quien, aludiendo a su gusto por vestir de negro le dijo:

- “¿Por quién guarda luto señorita?”, a lo que la malévola Coco respondió “Por usted señor Poiret, por usted.”

¿Hace falta decir más?

La delicadeza de las frases de Christian Dior


Era 1947 cuando Christian Dior devolvió el color y la magia a París. Un mundo desolado por la guerra, donde tras el horror nazi no había cabida para la esperanza, languidecía cada día esperando un salvador. Y entonces Dior creó a la mujer.

Y creó una mujer flor, como él mismo la definió en su colección Corolle -bautizada por Carmel Snow, editora de Harper's Bazaar USA como New Look-. Empleó metros y metros de tela para unas faldas llenas de vuelo -que evocaban la corola de la flor-, culminadas en una finísima cintura, resaltando de nuevo la feminidad de la mujer. Y a esos metros de tela interminables le debe la industria textil francesa su recuperación económica tras la Segunda Guerra Mundial. Eso y que la mujer volviera a soñar con la moda:

- “El entusiasmo por la vida es el secreto de toda belleza. No existe belleza sin entusiasmo.”

- “Las mujeres no llevan lo que les gusta. Les gusta lo que llevan.”

- “El perfume de una mujer dice más de ella que su letra.”

- “Nunca te equivocas si tomas la naturaleza como ejemplo.”

- “Un vestido es una pieza de arquitectura efímera diseñada para ensalzar las proporciones del cuerpo femenino”.

- “Sólo diré que la elegancia debe ser la combinación de distinción, naturalidad, cuidado y simplicidad. Fuera de esto, créanme, no hay elegancia. Sólo pretensión. La elegancia no depende del dinero. De las cuatro cosas que he mencionado antes, la más importante es el cuidado. Cuidado al elegir tu ropa. Cuidado al llevarla. Cuidado al mantenerla. Pero es posible para una mujer ser elegante sin gastar mucho dinero en su ropa, si sigue las reglas básicas de la moda y tiene cuidado a la hora de elegir las prendas que van con su personalidad.”

Gracias, Monsieur Dior.

Frases de La irreverente Elsa Schiaparelli


Pronunciar el nombre de Elsa Schiaparelli es soñar con el surrealismo y el dadaísmo. Con un círculo de amigos como Dalí, Picabia, Jean Cocteau Marcell Duchamp o Man Ray, era de esperar que los diseños de Schiap -como le gustaba hacerse llamar-, no fueran ortodoxos.
Utilizaba elmentos de la vida cotidiana y los elevaba a la categoría de moda, como el sombrero langosta, o el jersey con lazo que se convirtió en éxito de ventas. Además de sus prendas de punto, fáciles de llevar y precursoras del easy wear americano, empleaba celofán o látex, e incluso inventó un color: el "shocking pink".

Así habló Schiaparelli:

- “Sería maravilloso poder tener el rostro cubierto de flores como un jardín divino.

- "En tiempos difíciles la moda siempre es extravagante.”

- “Las mujeres visten igual en todo el mundo: visten para molestar a otras mujeres.”

- “En mi casa hay dos palabras prohibidas: artístico e imposible.”

Y es que nunca quiso darse el título de artista que otros le otorgaban.El también diseñador Paul Poiret, admirador de su estilo, le dijo una vez: “Una mujer como usted puede llevar cualquier cosa en cualquier ocasión.” Sin embargo Coco Chanel, de quien fuera adversaria durante toda su vida, no le profesaba tanto cariño, así definía sus creaciones:

- "Pobres de lujo"

Y sobre ella decía que era:

-"Esa artista italiana que hace ropa."

- "Hay una poesía costurera, un dadaísmo costurero y un estajonovismo costurero, el de Madame Schiaparelli, que presenta sus vestidos en las fábricas."

Su rivalidad pasó a la historia, pero por encima de la polémica quedaron sus diseños.

Las frases de Paul Poiret y la libertad


Paul Poiret liberó a la mujer del corsé. Aquel objeto de culto que casi acaba con la salud femenina durante la época victoriana, no entraba en los planes del divo Poiret, y por eso creó una silueta mucho más fluida, en sintonía con la moda oriental y con los gustos de una nueva mujer, que no estaba dispuesta a permanecer en casa, enjaulada en unos vestidos que apenas le permitían moverse.

Sin embargo, si bien acabó con la esclavitud del busto femenino, se dice que le "ató" los pies a la mujer, pues ideó una nueva forma donde la falda se ajustaba en la zona de los tobillos. A él le debemos también los pantalones harén, los estampados orientales, las telas livianas...

Así explicó su obra:

- “Desencadené la guerra al corsé, y de todas las revoluciones, la mía se hizo en nombre de la libertad. ¡Había que dejar en libertad los estómagos!.”

- “Es lo que una mujer se quita, no lo que se pone, lo que le da estilo.”

- “Encuentro mis vestidos satisfactorios sólo cuando los detalles que los componen desaparecen en la armonía general del todo.”

- “Todas las mujeres deben descubrir su propia individualidad y vestir según su estilo.”

- “No impongo mi voluntad a la moda. Simplemente soy el primero en percibir los deseos secretos de las mujeres y colmarlos. “

Poiret no era discreto precisamente.

Frases de Yves Saint Laurent, el príncipe de la moda


Revolucionó la casa Dior cuando tomó sus riendas tras la muerte de su fundador, le puso smoking a la mujer, elevó la sahariana a una nueva categoría... Todo lo que Yves Saint Laurent tocaba, se transformaba al instante en elegancia. Con una sensibilidad muy especial, Yves se convirtió en el favorito de clientas y modelos, impulsando el fenómeno de las top models, tal y como haría años más tarde Gianni Versace.

Estas son algunas de sus mejores frases. A través de ellas el diseñador nos habló de su profunda admiración por la mujer:

- “¿La elegancia no es olvidar lo que uno lleva?”

- “La prenda más bella que una mujer puede llevar son los brazos del hombre que ama. Pero para aquellas que no tienen la fortuna de haberlo encontrado, ahí estoy yo.”

-“Con los años he aprendido que lo más importante en un vestido es la mujer que lo lleva puesto.”

- “La moda no sólo está hecha para embellecer a las mujeres, sino también para darles seguridad y confianza, y permitirles aceptarse.”

- “Para mí es físicamente doloroso ver a una mujer esclavizada y rendida patéticamente a la moda.”

- “En la alta costura en los próximos años, detrás de mí no vendrá nadie que merezca la pena. No veo ni un solo talento. ”

- “Vestir es una forma de vida.”

- “Un buen diseño puede soportar la moda durante diez años.”

- “Lo único que lamento es no haber inventado el pantalón vaquero. Ha expresado la modestia, el sexo, la simplicidad… todo lo que espero en mi ropa.”

- “El mejor maquillaje para la mujer es la pasión. Pero los cosméticos son más fáciles de comprar.”

- “Quiero encontrar para la mujer el equivalente del traje masculino.”

Yves le dio una nueva dimensión a la indumentaria femenina. Y así se volvió eterno.

Frases de Givenchy, el aristócrata de la moda


Sus musas hablan por él: Audrey Hepburn y Jackie Kennedy. No se podría soñar con mejores embajadoras. Pero la adoración que sintieron por él se debe a la absoluta delicadeza de sus creaciones, y a su voluntad férrea por ensalzar la silueta femenina.

Hubert de Givenchy es uno de los mayores coleccionistas de la obra de Balenciaga, y también uno de sus más fervientes admiradores, y esa veneración, esa manera de estudiar cada puntada del maestro, se ha dejado sentir en sus creaciones.

Audrey Hepburn desayunando frente a Tiffany en Desayuno con diamantes, con uno de los vestidos más copiados del mundo es su carta de presentación ante la historia. Pero su idilio con Audrey no comenzó de la manera que podríamos imaginar. La joven actriz, aún desconocida, llegó al taller del diseñador y una de sus asistentes le dijo: "Señor, la señorita Hepburn le espera". Inmediatamente Givenchy se emocionó ante la idea de que la gran -y ya consagrada- Katharine Hepburne quisiera llevar sus diseños, y cuando entró en la sala y encontró a otra Hepburn -Audrey-, sintió una gran decepción.

​Se planteó incluso si vestir o no a aquella muchacha flacucha -aunque no sabía que la primera opción de la actriz había sido Balenciaga, pero éste tenía una agenda demasiado apretada-, sin embargo la química surgió al instante. La pareja artística había nacido y creó el vestuario de su película Sabrina. A partir de ahí la vestiría en muchas de sus películas, en la alfombra roja, en los Oscar... Estaban hechos el uno para el otro.

Así hablaba Audrey de él:

- "Las suyas son las únicas prendas con las que me siento yo misma. Es mucho más que un diseñador, él es un creador de personalidad.”

Y así define él su obra:

- “El vestido debe seguir el cuerpo de una mujer. No es el cuerpo el que debe adaptarse al vestido.”

- “Balenciaga fue mi religión. Están Balenciaga, y Dios.”

- “El lujo está en cada detalle.”

- “Creo absolutamente que mi talento es un don de Dios.”

Provenga de donde provenga, agradecemos ese don único de Givenchy.

Frases de Azzedine Alaïa, el respeto por el oficio


Alaïa forma parte de ese selecto grupo que no se pliega al abrumador calendario oficial de la moda. No participa en ninguna fashion week, ni presenta cuatro colecciones al año -una práctica que ha acabado por hacer enloquecer a más de un diseñador-, sino que da a conocer sus propuestas cuando siente que es el momento.Sus siluetas body-con, su corte impecable y sus inconfundibles volantes, le han convertido en uno de los diseñadores más valorados y respetados de su generación.

Así define su obra:

- “Cuando veo prendas bonitas, siento el deseo de quedármelas, de preservarlas… la ropa, como la arquitectura y el arte, refleja una era.”

- “Yo hago ropa, las mujeres hacen la moda.”

A pesar de su timidez, en los últimos años se ha atrevido a desafiar a la mismísima Anna Wintour, sabiendo que esto puede suponer un suicidio profesional:

- “Ella lleva el negocio muy bien, pero no la parte de la moda. Cuando veo cómo viste, no creo en su gusto ni durante un segundo. ¡Puedo decirlo bien alto! No ha fotografiado mi trabajo en años, incluso a pesar de que soy un best seller en Estados Unidos. No necesito su apoyo para nada. Ella sólo hace de relaciones públicas y asusta a todo el mundo. Pero cuando me ve, la asustada es ella. Hay otras personas que piensan como yo, pero no lo dicen porque tienen miedo de que Vogue no les fotografíe. De todas formas, ¿quién recordará a Anna Wintour en la historia de la moda? Nadie."

Alaïa no le teme a nadie. Incluso se ha atrevido a opinar sobre Karl Lagerfeld:

- “No me gusta su moda, su espíritu, su actitud. Es demasiado caricaturesco. No ha tocado un par de tijeras en su vida. Eso no significa que no sea genial, pero es parte de otro sistema. Un día hace fotografía, al siguiente hace anuncios para Coca-Cola. Preferiría morir antes que ver mi cara en un anuncio de coches. No hacemos el mismo trabajo. Y creo que no le hace ningún favor a los jóvenes diseñadores, que pueden pensar que este trabajo funciona de esa manera. Van a caer antes de retirarse”.

Rotundo, así se expresa Alaïa, que verdaderamente pertenece a otro circuito muy diferente a la vorágine en la que se hallan inmersos la mayoría de los diseñadores.

Frases de Karl Lagerfeld, el káiser de la moda


Karl Lagerfeld es la moda tal y como el mercado la entiende hoy en día. Él es la tendencia. De su cuaderno de dibujo no salen prendas, salen sentencias, pues dicta absolutamente todo lo que vamos a llevar. Y siempre, absolutamente siempre, genera un éxito arrollador.

Ha guiado a Chanel desde la atemporalidad de Coco hasta nuestros días, convirtiendo sus iconos en prendas que no dejan de tener vigencia. Mantiene su propia firma, crea para Fendi, es fotógrafo... la hiperactividad de Lagerfeld es legendaria.

Pero casi tan comentadas como sus desfiles -su manera de transformar el escenario del Grand Palais es lo más esperado de la Semana de la Moda de París-, son sin duda sus palabras. Lagerfeld no le teme a la polémica.

Así opina sobre el mundo de la moda:

-“Un gran sentido del humor y un poco de falta de respeto, eso es todo lo que necesitas para que tu leyenda sobreviva.”

- “La palabra trendy se ha convertido en la fase previa a hortera.”

- “Uno nuca está mal vestido o demasiado elegante con un vestido negro o una chaqueta negra.”

- “No me gusta la belleza estándar, no hay belleza sin extrañeza.”

- “Tengo los pies en la tierra, solo que no en ésta.”

- “Quiero que cada uno lleve lo que quiera y lo mezcle a su manera. Eso, para mi, es lo que es moderno.”

- "Cuando era un niño, mi madre siempre me dijo que podría despertarme en mitad de la noche gravemente enfermo, así que siempre tienes que estar impecable. Ahora me río, pero creo que todo el mundo debería irse a la cama como si tuvieran a su cita en la puerta"

- “Tener estilo se trata de estar a gusto con la vida que nos rodea.”

- “De todo lo que hago hay algunas cosas que Coco odiaría. Chanel tiene una imagen determinada y mi labor es actualizarla. Tengo que encontrar mi propia identidad. Tengo que ir desde lo que la firma era hasta lo que debería y podría ser hoy.”

- “Nunca utilices la palabra ‘barato’. Hoy en día todo el mundo puede lucir chic con ropa de bajo coste -los ricos también la compran-. Hay buen diseño de ropa en todos los niveles. Tú puedes ser la más elegante del mundo con una camiseta y jeans, depende de ti”.

- "Cuando era niño pregunté a mi madre qué era la homosexualidad, y ella me dijo (y esto fue hace 100 años en Alemania, y ella era de mente muy abierta): 'Es como el color del pelo. No es nada. Algunas personas son rubias y algunas tienen el pelo oscuro. No es importante'. Fue una actitud muy sana"

El káiser no tiene rival.

Frases de Rei Kawakubo, la conceptual


Más que una diseñadora, Rei es una filósofa –de hecho es licenciada en Filosofía y Literatura por la Universidad de Keio de Tokio-. Sus creaciones para Comme des Garçons, conceptuales, teñidas de color negro y dominadas por la androginia revolucionaron el sector. De hecho ella misma reconoce que algunos de sus diseños no son sencillos de llevar:

-“Implican un esfuerzo para llevarlos, pero quien los lleva obtendrá una recompensa final: sentirse más fuerte y libre.” Kawakubo crea obras de arte.

Define su manera de entender la moda como “La libertad.”, y su deseo es:

- “Diseñar ropa que nunca haya existido.”Rei Kawakubo es lo contrario a Balenciaga, la tijera y la aguja jamás han caído en sus manos, y explica sus ideas a su equipo con pocas palabras y algunos gestos:

-"No necesitas hablar conmigo. Sólo tienes que mirar la ropa. Lo que quiero decir está ahí."

Incluso ha impreso sus lemas, cargados de individualismo en sus prendas, tales como:

-“La mayoría siempre está equivocada” o “La conformidad es el lenguaje de la corrupción.”

Ha inspirado a diseñadores de todas las generaciones, desde Marc Jacobs a Junya Watanabe, pasando por Ann Demeulemeester o Martin Margiela, y aunque la mayoría de sus admiradores ve su obra como una pieza de arte abstracto, ella misma lo enfoca desde un punto de vista más sociológico:

- “La moda no es arte. El arte se le vende a una sola persona, mientras que la moda se produce en serie y es más un fenómeno sociológico. También es algo más personal e individual, ya que sirve como expresión de la propia personalidad. Es una participación activa, al contrario que el arte, que es pasiva.”

Kawakubo no es para todos los públicos, eso está claro.

Frases de Alexander McQueen, la melancolía


La temprana muerte de Alexander Lee McQueen no impidió que su obra fuera admirada, convirtiéndose en uno de los diseñadores más brillantes de su generación. Sus desfiles no se pueden describir, pues se trataba de espectáculos únicos que trascendían más allá de la moda. Alexander nos llevaba de la mano por un sendero que oscilaba entre la tradición victoriana y la mejor sastrería británica, unidas a las ideas más oscuras y los estampados más hipnóticos.

Sus prendas son únicas, y su manera de entender la moda, como un romántico del siglo XIX que se enfrente a lo sublime, a la naturaleza en su versión más despiadada y a los mayores temores del ser humano, es simplemente irrepetible:

- “Dame tiempo y te daré una revolución.”

- “Quiero ser el creador de cierta silueta, o de un determinado tipo de corte, así cuando muera la gente sabrá que el siglo XXI lo comenzó Alexander McQueen.”

- “Hace mucho tiempo que elegí no encajar. Nunca encajaba. No quiero encajar. Y ahora la gente está comprando eso.”

- “La moda debería ser una forma de escapar, no una forma de esclavizar.”

- “Es una nueva era en la moda. No hay reglas.”

- “No hay mejor diseñador que la naturaleza.”

- “Encuentro belleza en lo grotesco. Como la mayoría de los artistas, tengo que forzar a la gente a mirar las cosas.”

Es inevitable preguntarnos cómo habrían sido sus colecciones si le hubiera dado tiempo a madurar en la moda. Alexander nos dejó demasiado pronto, y el mundo de la moda le llorará siempre.

Y además:
Diccionario de moda: términos imprescindibles
Mujeres pioneras de la historia que cambiaron el mundo

por Bechra Dominguez

Puede interesarte