Capricornio (23 de diciembre – 20 de enero)

Publicado por mvega
Publicado en 22 de abril de 2008

Décimo signo del zodíaco que comienza en el solsticio de invierno, llamado Puerta de los dioses. Aunque el solsticio de invierno corresponde al país de los muertos, es sobre todo el signo del renacimiento. Al contrario que Cáncer, símbolo de la infancia, de la madre, del instinto y del inconsciente, Capricornio representa la madurez, la sabiduría que domina sus instintos para actuar y hacer. Encarna la imagen paternal, la autoridad.

Elemento: Tierra cardenal

Signo complementario y opuesto: Cáncer

Signo: femenino

Metales: plomo

Planeta dominante: Saturno

Color: negro, marrón

Partes del cuerpo: huesos, esqueleto, articulaciones

Perfume: madreselva

Edad de la vida: principio de la vejez

Día: sábado

Expresión simbólica del signo: Realizamos

Espacio / tiempo: diciembre/enero

La imagen simbólica del signo
Es una cabra que trepa en solitario hacia las cimas escarpadas, pero el signo también está representado por un animal fabuloso medio macho cabrío, medio delfín que encarna la naturaleza ambivalente del Capricornio, abandonado y atormentado entre las tendencias del abismo y las alturas: la duda y la ambición.

El Capricornio es un ser voluntario que sabe defenderse y combatir cuando hace falta. En su deseo de ascensión, lo que busca es el crecimiento de la conciencia. Para él, la sabiduría y el equilibrio interior son mucho más envidiables que toda la riqueza del mundo, aunque intente tenerla.

El hombre Capricornio
Se le considera frío, altivo, que corta a los demás con cierto desprecio, mientras que realmente es tímido, rígido, no se siente a gusto con su cuerpo y no sabe establecer contacto con otras personas. Es una persona de tierra adentro que se muestra con parsimonia. Arde en su interior, sin que nadie se dé cuenta.

¿Para qué está hecho?
Ante todo, es un ser responsable qué quiere asumir y dirigir todo el solo. Nada le resulta más difícil que delegar. Encontramos a numerosos hombres políticos con este signo, cuyos valores preponderantes son el gusto por el poder, el amor al trabajo, la necesidad de dominar y de ser útil (Mao Tsé Toung, Nasser, Nixon, Stalin, Lyndon Johnson, Talleyrand, etc.).

¿Cómo ama?
Con precaución y calma, no por falta de sensibilidad ni generosidad, sino por miedo a ser abandonado. El hombre Capricornio es, por otra parte, el soltero feliz, que navega entre su trabajo, sus relaciones (porque tiene pocos amigos) y su aficiones. Pero no nos equivoquemos, que sabe protegerse muy bien: tiene un gran corazón y simplemente sueña con formar una familia y ser feliz.

La mujer Capricornio
Tiene la frente alta, los pómulos marcados y la cara un poco alargada, como el hombre del signo. Es una mujer leal y orgullosa, que quiere gustar por su interior, no por su belleza o por artificios que se consideran específicamente femeninos, que ella detesta. Tiene una severidad temible en todo lo que la concierne.

¿Para qué está hecha?
Para ser útil a los demás, para sacrificarse aun con el riesgo de no tener en cuenta sus propios deseos y de verse frustrada por ello. Activa, trabajadora, es como la abeja obrera que trabaja sin parar y nunca para. Maestra de escuela, profesora, asistenta social, médica, enfermera, colaboradora... ¡ella sabe lo que es bueno para los otros!

¿Cómo ama?
Igual que su homólogo masculino: con el miedo a que la abandonen y, por lo tanto, a sufrir, se refugian en una torre de marfil, a la que poco hombres atreverán a subir. Es una gran enamorada que da... demasiado y en mal momento. Puede encontrar el amor más tarde.

Puede interesarte