Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Depresión posparto en hombres: existe y es más frecuente de lo que pensamos

Maternidad

Depresión posparto en hombres: existe y es más frecuente de lo que pensamos

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 16 de marzo de 2017
967 compartidos

Los hombres también pueden sufrir depresión posparto después del nacimiento del bebé. Les ocurre entre a un 4% y 10% de la población masculina y se caracteriza más que por la tristeza, por la irritabilidad y agresividad.

En otras ocasiones ya hemos hablado sobre la depresión posparto o el baby blues, un estado anímico por el que pasan aproximadamente un 40% de las mujeres que se convierten en madres, según la OMS. Pero ellas no son las únicas que pueden sentir tristeza, falta de motivación, problemas para cuidar del bebé o aislamiento. Los hombres también pueden sufrir depresión posparto, de hecho los expertos estiman que se da en un 4% - 10% de los padres y, generalmente, entre los tres o seis meses después de nacer el bebé.

Aunque son las mujeres las que experimentan mayores emociones y se someten a un gran esfuerzo físico y psicológico durante el embarazo y el parto, los hombres también viven las luces y las sombras de la paternidad. Para abordar la depresión posparto desde el punto de vista de los padres y resolver algunas dudas al respecto, hemos hablado con la pediatra Lucía Galán, autora de Lo mejor de nuestras vidas y Eres una madre maravillosa, dos ejemplares que se han convertido en referentes sobre maternidad.

Relacionados: Frases mejorar autoestima

Frases para mejorar tu autoestima © Girls

Irritabilidad y agresividad, dos síntomas frecuentes

Mientras que en la mujer se ha observado que la depresión posparto cursa sobre todo con sentimientos de tristeza, ansiedad o desmotivación, en el caso de los hombres puede aparecer además la agresividad e irritabilidad. "Me he encontrado con pocos casos y los que he visto lo han reconocido posteriormente, una vez han superado el trance", nos explica Lucía. "Hace poco me lo contó una madre: fue curioso porque ella me decía que no había sufrido ningún tipo de tristeza ni apatía al nacer su hija, pero su marido sufrió unos cambios de humor tan drásticos que pensó que nunca volvería a ser el mismo. Entre los tres y los nueve meses después del parto él estaba irascible, apático, ansioso, preocupado, irritable y sin energía.

"A los hombres les cuesta más expresar sus emociones en la consulta, aunque esto es algo que va cambiando poco a poco".

Aunque no podemos generalizar, pues cada hombre atraviesa este momento de una manera diferente, la pediatra afirma que en el fondo no hay tanta diferencia respecto a las mujeres. "Sus miedos son similares, al menos los que a mi me transmiten", afirma. "Los papás que acuden a mi consulta me hablan sobre diferentes miedos: miedo a que al bebé le pase algo, a que enferme, a no saber cómo ayudar a la madre, que se encuentra desbordada, a sentirse en muchas ocasiones un cero a la izquierda".

Hay veces en las que ellos pueden sentirse excluidos

A través de la lectura del último libro de Lucía Galán hemos podido conocer de primera mano lo que supone para algunos hombres enfrentarse a la paternidad. "Hubo un papá que me escribió una carta desde la más absoluta sinceridad y desde la ternura que siente por su familia", explica en relación a una reveladora carta de uno de sus lectores. "Reconocía cómo se había sentido excluido desde el principio y cómo el peso de la paternidad le vino de golpe, aunque nadie se percatara de ello ni le reconociesen ese papel tan grande".

"Es después del parto cuando los hombres se sienten padres. Es ese día y no antes".

"Los hombres y las mujeres llevamos ritmos diferentes, en el embarazo, en el posparto y en la crianza también. Tenemos que asumirlo, aceptarlo e intentar arrimar el hombro para hacernos la vida un poquito más fácil".

Los padres suelen ser más prácticos en la consulta que las madres

Una cualidad que la pediatra resalta en su libro es la practicidad de los hombres a la hora de acudir a la consulta del médico con los niños. "Ellos suelen ser más pragmáticos, ven las cosas con más claridad, sin demasiadas interferencias emocionales como nos ocurre a veces a las mujeres. Esto es algo que vengo observando hace años: los padres entran en la consulta con cuatro cuestiones claras que quieren resolver al salir de allí y poco más", afirma. "Las consultas con ellos suelen ser más rápidas, nosotras sin embargo somos un poco más complicadas".

"A veces las madres debemos ser más prácticas y saber discernir entre lo que es importante y lo que no merece más tiempo de dudas y preocupación".

No exigirse tanto, la clave para superar una posible depresión posparto

Cuando le pedimos a la experta algunos consejos para superar esta fase tan abrumadora por la que algunos padres pasan, Lucía lo tiene claro: "Deben saber que no están solos, que la llegada del bebé es un cambio abismal para todos. Que no se exijan tanto, que hagan equipo con sus parejas e intenten ponerse cada día en la piel del otro", sugiere. "Los pasos que se den han de ser constructivos, debemos huir de los pensamientos negativos y separatistas. Y, por supuesto, si se sienten especialmente desbordados que lo consulten con un profesional. Aquello de que los chicos no lloran es algo que ha pasado a la historia".


Y además:
Guía práctica para padres primerizos: todo lo que debéis saber sobre los recién nacidos
10 cambios sorprendentes durante el embarazo

por Cristina Gonzalez 967 compartidos

Puede interesarte