Inicio / Maternidad / Embarazo / Diástasis abdominal posparto: cuáles son los síntomas y los mejores remedios

Maternidad

Diástasis abdominal posparto: cuáles son los síntomas y los mejores remedios

por María Viéitez Creado en 27 de septiembre de 2019
© Getty

Son muchas las mujeres que sufren de diástasis abdominal posparto. ¿Eres una de ellas? Averigua con nosotros cómo reconocerla, aprende a reconocer los síntomas y descubre cuáles son los remedios para combatirla. ¿Ejercicios, fisioterapia o cirugía?

La diástasis abdominal es muy comun tras el embarazo: el 30% de las madres primerizas la padecen, a menudo sin ser conscientes de ello. Se trata de un problema de tipo fisiológico que consiste en la distensión del tejido conectivo del abdomen que puede llegar a provocar disfunciones en el suelo pelvico.

Lo más normal, sobre todo después del primer parto, es que esta distensión se resuelva e forma espontánea y natural una vez pasados 4 ó 5 meses desde el nacimiento. Sin embargo, en algunas mujeres no se resuelve con tanta facilidad y los músculos del abdomen permanecen hinchandos. Y, si bien en algunos casos se trata solo de un problema estético, en otros puede convertirse en una verdadera patología.

¿Qué es y cuáles son las causas que la provocan?

La diástasis abdominal consiste en la división longitudinal de las dos partes que componen el músculo principal de la pared abdominal, el llamado 'recto del abdomen'. Las dos partes del abdomen están demasiado separadas debido a la presión ejercida por el útero durante el embarazo: en la línea que las separa, la denominada 'línea del amanecer', se crea un 'agujero'.

De hecho, las causas de la diástasis abdominal aún no están del todo claras. Parece que hay otros factores que la determinan, además del crecimiento del útero: por un lado, tiene un componente herediratio, por otro, la edad a la que la mujer se queda embarazada.

También parece que el ejercicio excesivo durante el último trimestre del embarazo puede ocasionar aún más contraindicaciones. Por eso, para mantenerte en forma, debes procurar seguir un programa de entrenamiento diseñado específicamente para mujeres embarazadas.

¿Cómo saber si padeces diástasis abdominal posparto?

A medida que tu vientre crece durante la gestación, los musculos de tu abdomen y la separación que hay entre ellos se expanden y pierden fuerza y elasticidad. De resolverse con normalidad, tardaría entre 4 y 5 meses y la separación entre los músculos desaparece.

De no ser así, la diástasis se convierte en un problema estético que puede incluso llegar a provocar otros trastornos como dolor abdominal y de espalda, incontinencia, náuseas e incluso dificultad para respirar y digerir. A veces la diastasa también puede degenerar en la formación de hernias epigástricas o abdominales. Y, en los casos más graves, si el espacio entre las dos partes del abdomen alcanza una distancia de más de 6 centímetros, puede suponer un riesgo para el estómago y los intestinos.

Aprende a reconocerla

El diagnóstico de la diástasis abdominal puede no ser tan simple y puede confundirse con otras patologías. Lo que debes hacer es analizar el aspecto de tu abdomen: si sigue hinchado y el ombligo sigue sobresaliento después de los 5 ó 6 meses posteriores al parto, es muy prblema que se trate de diástasis abdominal.

Otra señal puede ser la posible formación de una 'aleta' en la línea del amanecer, que será visible si se intenta realizar una flexión abdominal acostado sobre la espalda. Por último, tú misma puedes calcular la distancia entre las dos bandas musculares colocando los dedos en el surco de su vientre y midiendo su tamaño.

No dudes en pedirle a tu médico que te haga una ecografía o una resonancia magnética. Te servirá para tener la confirmación definitiva.

¿Cuál es el mejor remedio? Fisioterapia, cirugía o ejercicios

Además de los ejercicios posparto habituales que te ayudarán a recuperar la forma, existen ejercicios específicos para tratar la diástasis abdominal. Te recomendamos que recurras a un fisioterapeuta experimentado que pueda guiarte y te ayude a recuperar la línea y la salud.

Si, por el contrario, la diástasis ha alcanzado un estadio más avanzado, será necesario recurrir a la cirugía. La solución en estos casos es una abdominoplastia, una intervención que reconstruye la pared abdominal con el fin de cerrar la distancia entre las dos bandas musculares. La operación sólo ledejará una cicatriz similar a la de una cesárea.

Y además...
Los mejores libros de maternidad para leer durante el embarazo
Los primeros dientes del bebé: síntomas, trastornos y todo lo que debes que saber
Quedarse embarazada a los 45 años, ¿es o no es posible?

por María Viéitez