El segundo mes del bebé

Publicado por mvega
Publicado en 29 de mayo de 2008

Tu bebé tiene ya dos meses y sigue aprendiendo a cada instante y se va abriendo al mundo exterior. Las vacunas regirán su control médico.

Tu bebé en el transcurso del segundo mes
Pesa unos 5 kg y mide unos 60 cm.
Mantiene la cabeza derecha y se gira hacia el lado estando tumbado boca arriba.
Tira de la sábana, puede sostener un objeto ligero con las manos y sigue un objeto con la mirada moviendo la cabeza.
Le gusta bañarse.
Es muy sensible a las caricias y a los masajes que le haces.
Toma entre 700 y 800 ml de leche materna de 1ª edad, lo que corresponde a 5 o 6 biberones al día.

Su salud: las visitas médicas
Las vacunas marcarán el ritmo de las revisiones médicas. Algunas son obligatorias, y otras recomendadas. En el primer mes, tu bebé ya tiene la vacuna BCG. Es el momento de la primera inyección de Pentavalent, para protegerlo de la difteria, del tétanos, de la tos ferina, de la poliomielitis, de las infecciones invasivas del hémophilus influenzae tipo B. Estas infecciones son un riesgo considerable para su salud, por eso esta etapa es indispensable. Esta vacunación se descompone en tres inyecciones con un mes de intervalo.
La inmunización contra la hepatitis B puede asociarse a ella. Puede haber efectos secundarios, pero sin consecuencias, y el médico podrá recetar algún medicamento.

La reacción al pinchazo varía en función del niño. Para evitar una subida de la fiebre, seguramente el pediatra te aconsejará darle paracetamol antes de acostarlo por la noche.

Las pequeñas preocupaciones
Probablemente tu bebé tendrá cólicos. Son dolorosos, pero es normal. Gritará, pero no puedes hacer más que mantener la calma. Estos cólicos duran poco. Puedes reconfortarlo con caricias. Este problema suele desaparecer a finales del tercer mes.
Para evitar que se le irriten las nalgas, cámbialo a menudo con toallitas ultrasuaves para limpiarlo y piensa en las cremas especializadas. Si tu bebé tiene acné, es un problema leve. También puede tener eczemas, que a menudo se localizan sobre las mejillas, las manos, los tobillos, las muñecas y los codos. Hay cremas para eliminar la sensación de picor.
Respecto al lloro, a veces no tiene razón aparente. Al final del día los lloros son bastante frecuentes y ayudan al bebé a aliviarse de las presiones del día. No olvides que el llanto es su único medio de comunicación.

El insomnio del bebé

Tu bebé da un gran paso que concierne a su desarrollo cognoscitivo y su raciocinio. Cosas que a ti te parecen anodinas, para él no lo son, como los gritos en el momento de la comida.

Sus períodos de insomnio serán cada vez más largos. El bebé es muy receptivo, aunque todavía sólo emita pequeños gritos, ya está aprendiendo a hablar. Por eso los juegos de lenguaje son un medio excelente para contribuir a su despertar y crear lazos afectivos

Puede interesarte