Inicio / Belleza / Cabello / ¡Piérdele el miedo a los trasplantes de pelo!

© Getty
Belleza

¡Piérdele el miedo a los trasplantes de pelo!

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 14 de noviembre de 2014

Ya en el antiguo Egipto, se buscaban remedios para evitar la caída del cabello o intentar recuperarlo. La medicina ha ido avanzando con el paso del tiempo, y ha sido en el siglo XX cuando se han logrado los mayores avances, y entre ellos el desarrollo y perfeccionamiento del trasplante de pelo. La doctora Cristina de Hoyos, médico dermatólogo de Clínicas Ceta, nos cuenta por qué debemos perderle el miedo al injerto capilar.

Inicialmente el trasplante capilar fue descrito como una técnica con buenos resultados aunque no muy estética, con aquel aspecto de pelo de muñeca por el tipo de injertos que se trasplantaban. Hoy en día, la técnica ha evolucionado hasta resultar tan natural que en ocasiones incluso a los médicos que se dedican a ello les cuesta detectarlo a simple vista.

El trasplante de pelo por técnica FUE (la más novedosa hasta el momento), consiste en obtener una a una las unidades foliculares (grupos de pelos que crecen de forma natural en el cuero cabelludo) de la zona posterior del cuero cabelludo y trasplantarlas a las zonas despobladas sin alterarlas. Es un procedimiento muy laborioso pero muy poco invasivo, que se realiza bajo anestesia local, con la persona despierta en todo momento.

En las clínicas Ceta emplean material de muy pequeño tamaño (los micropunch que ayudan a extraer las unidades foliculares que no son mayores de 0.75 mm de diámetro) y realizan todo el proceso de forma manual, por lo que no habrá cicatrices visibles en ninguna zona de la cabeza. La intervención no es dolorosa, permitiendo al paciente incluso, relajarse viendo alguna película durante el proceso.

Debido a que no hay heridas que requieran puntos de sutura, el post operatorio es muy leve, con una recuperación completa en 1 semana, lo que le permitirá incorporarse rápidamente a sus actividades diarias. Por otro lado, apenas habrá molestias tras la intervención, y únicamente se deberán de llevar a cabo una serie de recomendaciones que mantengan la zona limpia durante los primeros días.

Por lo tanto, si te has planteado alguna vez realizarte un trasplante de pelo, piérdele el miedo. Estas son algunas de las razones para hacerlo:

  • Se trata de una intervención mínimamente invasiva, sin dolor, realizada bajo anestesia local.
  • Con un postoperatorio muy breve, simplemente cuidando la zona para mantenerla limpia.
  • Puedes volver al trabajo al día siguiente de la intervención, aunque en función del tipo de puesto y de las características de la persona, recomendamos esperar unos días, aunque no más de una semana.
  • Todo el procedimiento es manual, no se emplean dispositivos motorizados que puedan provocar cicatrices perceptibles, y es realizado únicamente por médicos.
  • Los resultados son paulatinos, lográndose repoblar la zona casi completamente aproximadamente a los 8 meses de la intervención.

Y además:
Mitos y verdades sobre el injerto capilar
Mitos sobre la caída del cabello

por Patricia Álvarez

Puede interesarte