Inicio / Psico / Consejos / La magia de la incertidumbre

Psico

La magia de la incertidumbre

Úrsula Calvo
por Úrsula Calvo Publicado en 26 de enero de 2017
64 compartidos

El desapego al futuro es una forma eficaz de conseguir aquello que te propongas. Para mí, este concepto fue algo difícil de entender, y por ello tardé un tiempo en empezar a experimentar sus beneficios…

Había entendido mal algo fundamental para alcanzar mis metas: estaba convencida de que, cuando te planteas un objetivo, tenías que imaginar con exactitud qué es lo que querías, focalizarte en ello, y después hacer un plan de acción con todo lujo de detalles para alcanzarlo.

Tenía el cerebro “frito” de tanto proyectar, y los “recursos planificadores” ocupaban una gran parte de mi espacio de trabajo.

No digo que planificar no esté bien, ¡en absoluto! Pero hay que ver la sutileza, la delgada línea entre planificar y pretender que tu sueño (lo que realmente quieres, lo que cubre tu necesidad más profunda) te llegue de una forma concreta y exacta, sin ver las infinitas posibilidades que te puede brindar la vida para lograrlo.

​Cuando utilizas tu mente para proyectar y definir el camino, estás utilizando tu mente racional. Esta mente es muy poderosa, pero está condicionada por muchas limitaciones: miedos, creencias, experiencias pasadas, juicios… Nuestra mente racional es capaz de procesar 2.000 bits de información por segundo.

Por debajo de esa mente consciente, se encuentra la mente subconsciente, capaz de ver cosas que el consciente no ve y con muchísima más capacidad, ya que procesa 400.000 millones de bits de información por segundo.

Y más allá de esta mente subconsciente, se encuentra lo que eres realmente. Lo que tú eres, que es potencialidad pura, no tiene esas limitaciones.

Tu mente racional es muy poderosa, pero está condicionada por muchas limitaciones: miedos, creencias, experiencias pasadas, juicios…

¿Qué suele ocurrir cuando hacemos un plan excesivamente detallado?

El exceso de detalle te hace apegarte a una forma concreta de llegar al resultado, sin darte cuenta de que estás utilizando exclusivamente los recursos de tu mente racional, limitada y condicionada, lo que crees que sabes, lo que consideras correcto; no ves más allá.

Y si algo no sale cómo lo tenías previsto, ¡ya está! ¡otro fracaso! A lo mejor no ves que la vida te está indicando otro camino, otra puerta aún mejor de lo que tú habías previsto.

No estoy diciendo que no te planifiques, ni mucho menos, te estoy diciendo que no te apegues a una forma concreta de conseguir el resultado.

Es importante dejar que el subconsciente y la Vida se encarguen de los detalles. Porque tienen muchos más recursos que tu mente racional, y ven caminos que tú no ves.

Es importante dejar que el subconsciente y la Vida se encarguen de los detalles.

​Graba tus intenciones y propósitos a través de la meditación y la atención, y mantente en el presente, en el Ahora, para ver las oportunidades que te brinda la vida.

Trabaja, actúa, pero deja que cada parte de tu mente haga su parte, porque forman un gran equipo si dejas que cada uno haga su papel.

La mente racional es el timón, marca el rumbo, ¡pero deja trabajar al capitán!

Artículo realizado por Úrsula Calvo Casas, creadora del método Yo ahora, instructora de meditación, experta en Inteligencia Emocional y fundadora del Úrsula Calvo Center (Madrid)

Y además:
Aceptar tu situación: primer paso para poder cambiarla
¿Cómo dejar de caminar por el lado autodestructivo?

por Úrsula Calvo 64 compartidos

Puede interesarte