Inicio / Maternidad / Embarazo / Test de embarazo: ¿cómo funcionan? Te contamos todo lo que deberías saber sobre ellos

Test de embarazo: ¿cómo funcionan? Te contamos todo lo que deberías saber sobre ellos

Publicado por Cristina Gonzalez
Publicado en 30 de junio de 2015

Se trata del método más empleado para confirmar o descartar un embarazo. Este pequeño aparato mide nuestro nivel de hormona hCG, la cual está relacionada con la concepción. ¿Sabes en qué consisten exactamente los test de embarazo y cuál es la manera correcta de realizarlos? ¡Te lo explicamos!

En esta ocasión, cuando hablamos de test de embarazo nos referimos al método que empleamos para analizar la presencia de hormonas en la orina. Estos test tienen forma de stick o varilla, su apariencia es similar a la de un termómetro y se he pueden adquirir en la farmacia sin necesidad de prospecto. El objetivo principal de este método es buscar la presencia de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana), la cual se encuentra solo en el cuerpo de las embarazadas, puesto que está asociada a la formación de la placenta. Por lo tanto, si se encuentra este tipo de hormona en la orina, el resultado del test será positivo, pero si no se haya, será negativo. Ahora que sabes la función principal de los test de embarazo, es hora de profundizar un poco más en el tema.

¿Cuándo se debe realizar un test de embarazo?

Si notas un retraso considerable de tu menstruación (más de una o dos semanas, que es cuando comienza a aparecer la hormona hCG) y estás segura de que no hemos puestos los métodos anticonceptivos necesarios, cabe la posibilidad de estar embarazada. Para salir de dudas lo mejor es acudir a la farmacia y comprar un test de embarazo. Podemos realizarlo en cualquier momento del día, pero lo ideal es hacerlo a primera hora de la mañana. En la primera orina del día es donde se acumula la mayor concentración de la hormona hCG, por lo que resultará más fácil detectarla. No es aconsejable beber una gran cantidad de líquido antes de realizar el test, puesto que la concentración de la hormona podría diluirse, reduciendo así la fiabilidad.

¿Cómo se realiza el test?

Como hemos dicho, lo mejor es hacerlo por la mañana nada más despertarse. Verás que el test se compone de dos partes, un extremo en el que hay una pequeña pantalla transparente y otro con una forma más plana. Este último es el que debe entrar en contacto con la orina. Para hacerlo, podemos recoger la orina en un recipiente limpio e introducir la parte plana del test de manera vertical en él o bien colocarlo directamente bajo nuestra propia orina. En ambos casos debemos procurar que la orina no caiga sobre la pantalla, por lo que el primer método puede resultar más útil.

Si lo has introducido en un recipiente, asegúrate de mantenerlo dentro durante unos 5-10 segundos. A continuación colócalo de manera horizontal, con la pantallita mirando hacia arriba, sobre una superficie plana y limpia: el lavabo, una mesa o cualquier encimera.

© iStock

Deja pasar 5 minutos desde el momento en que lo has colocado sobre la superficie plana. Pasado este transcurso de tiempo, el resultado aparecerá en la pantalla:

Si directamente no aparece la línea en la zona de control (C), el resultado no es válido, por lo que se debería repetir el test. Para asegurarte de que esto no te pasa, procura sumergir el test en la cantidad de orina suficiente y seguir detalladamente las instrucciones del prospecto.

¿Cuántos tipo de test existen?

Existen dos maneras de saber si estamos embarazadas o no: una es a través de un análisis de sangre y la otra a través del análisis de orina. En este último caso, podemos distinguir dos tipos de test. El procedimiento para realizar ambos es el mismo, lo único que varía es el matiz de su resultado. Unos te confirman si estás embarazada o no, y otros pueden precisar, en el caso de resultado positivo, de cuántas semanas de embarazo estás. Estos últimos tienen un precio más elevado que los primeros. No debemos confundir los test de embarazo con los de ovulación, cuya función es indicarnos nuestro día más fértil para concebir.

Normalmente, los test de embarazo tradicionales tienen un precio que oscila entre los 7 y los 15 euros, dependiendo de la marca y cuentan con una fiabilidad del 99%. Estos dos factores, sumados a lo sencillo que resulta su utilización, los han convertido en una opción ideal para salir de dudas al momento ante la sospecha de un posible embarazo.

Si estás tratando de quedarte embarazada, recuerda que hay ciertos hábitos saludables que puedes seguir para ayudar a acelerar el proceso. Uno de ellos es cuidar la alimentación. Aquí te dejamos una lista con 80 alimentos que pueden ayudar a favorecer la fertilidad:


Y además:
Diabetes gestacional: ¿cómo influye en el embarazo?
Guía de belleza para mamás: ¿cómo cuidarte durante el embarazo?

Puede interesarte

Comentarios