Límite entre amor y amistad

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 5 de julio de 2009

No vale la pena contar las películas, los libros y las canciones que han intentado definir la fina frontera que separa el amor de la amistad entre un hombre y una mujer. A continuación, te ofrecemos un resumen para evitar dicha confusión de sentimientos.


1) Aclarar qué sentimos

Afirma o desmiente las siguientes sentencias para definir mejor el sentimiento o entender los de la otra persona.


• Es amor si...

-Sientes algo físico.
-Empiezas a imaginarte en situaciones futuras con la persona en cuestión.
-Te gustaría dar un paso más y ser más que amigos.
-Cada vez te pones más celosa ante sus conquistas o chicas que le gustan.

-Le pides explicaciones en cuanto a su tiempo libre.

-Criticas sistemáticamente a todas las chicas que pasan a menos de 100 metros de él.

-Te sorprendes prestando más atención a tu aspecto y maquillaje cuando tienes que verlo.

-Buscas excusas para llamarlo, verlo, para acercarte físicamente a él.
-Has iniciado un acercamiento más seductor.
-Mientes a tus amigas acerca de si tiene novia y dices que no está soltero cuando no es el caso.


• Es amistad si…

-Te desagrada la idea de yacer los dos desnudos en una cama.
-Os inscribís juntos a una sesión de citas rápidas.
-Te lo imaginas como padrino de tus futuros hijos.
-Opinas objetivamente sobre sus conquistas.
-Te llevas bien de verdad con sus conquistas.
-No te pones histérica cuando ves que no te contesta de inmediato a un sms.
-Le pides consejo para seducir a un ligue potencial.
-No te importa recibirlo en pijama o con una mascarilla de arcilla en el rostro o el cabello a lo loco.
-Quieres que encuentre a alguien formal y no dudas en presentarle a tus amigas.
-Lo perdonas cuando llega tarde, se olvida de tu cumpleaños o cuando lleva zapatos con calcetines blancos.


2) Posibles situaciones

Si los dos sentís sólo amistad: no hay problema, seguid adelante.
Si crees que uno de los dos empieza a sentir mariposas en el estómago y que «Love is in the air», vigila porque habrá que empezar a actuar.


• Reflexiona sobre las consecuencias eventuales
-Desafortunadamente, puede pasar que los sentimientos no se correspondan. Uno de los dos sufrirá más que el otro, la amistad puede resentirse y dicha revelación puede resultar incómoda.

-Si, en cambio, los sentimientos son recíprocos es genial y puede nacer una hermosa historia de amor. Pero atención, también puede tener un mal final y perder vuestra amistad y relación a la vez. Así que no te precipites.


• Evita la ambigüedad
Si estás segura de vuestra amistad y no quieres provocar ningún tipo de malentendido, no te dejes llevar. Evita protagonizar situaciones que puedan acabar mal: noches para dos con demasiado vino, masajes relajantes sin fin, juegos de seducción para confirmar el atractivo de uno mismo, etc.


• Habla claro

Si notas que vuestra amistad empieza a tomar otro tono y quieres que así sea, ¡dilo! Expresa claramente lo que sientes por la otra persona y pídele que se lance. Pero debes tener en cuenta que corres el riesgo de que no te corresponda. Si al contrario, sientes que tu amigo empieza a sentir algo por ti, no lo marees y hazle entender con sutileza que para ti es como un hermano.


• Adopta la distancia adecuada
Si no compartís los mismos sentimientos hay que protegerse de la otra persona. Espacia un poco las llamadas, las confesiones e intenta no salir siempre juntos, busca nuevos rostros. Ante un «enamoramiento» así sólo hay que pasar por una época de promiscuidad absoluta y soltería prolongada. Estas medidas permitirán recolocar las cosas en su sitio y volver rápidamente a la normalidad. No vale la pena cortar de raíz vuestra buena relación, a menos que sufras demasiado.

Puede interesarte