Inicio / Moda / Tendencias / 15 prendas absurdas que todos compramos de adolescentes

© iStock
Moda

15 prendas absurdas que todos compramos de adolescentes

Cristina García-Adán
por Cristina García-Adán Publicado en 4 de febrero de 2016
115 compartidos

Tenías una paga semanal bastante limitada y lo único que se te ocurría era comprar lo que todo el mundo llevaba. No importaba si tenía algún significado o si encajaba con tu estilo y personalidad. Sí todos tu amigos lo tenían, tu no podías ser menos.

Palestina © compartemimoda

1.Una palestina

La tradicional kefia o pañuelo palestino arrasó durante años. Hasta el mismo Balenciaga la incluyó en una de sus colecciones. En Madrid los coolhunters se pasaban el día husmeando por la calle Fuencarral en busca de la versión más deseada. Podías encontrarla ahí, en Pull&Bear o en cualquier puesto de Tirso de Molina, dónde por supuesto era bastante más barata.

La palestina es una prenda militar, religiosa, que está unida a una ideología. Al parecer, todo esto nos importaba poco por entonces, y lo que más nos preocupaba era que combinara bien con los cuadros de nuestras zapatillas Vans.

2. El cinturón del piano

Es uno de los accesorios estrella de tu adolescencia. Lo vendían en todos los mercadillos, olía a plástico y solo lo llevabas en ocasiones especiales como conciertos y salidas a discotecas light.

3. Tutú negro y calentadores

Entre Moulin Rouge y Un paso adelante, se desató la locura de los tutús y calentadores. Una moda completamente horrible que consiguió que saliéramos disfrazados a la calle. ¿En qué quedamos, samba o ballet?

4. Camiseta de los Ramones

En este apartado también podríamos incluir la de Superman, Batman o The Beatles. Daba igual si no conocías una sola canción del grupo de tu camiseta. El rollito grunge o frikie era muy guay. Importante mencionar que tanto chicos como chicas, la llevábamos en una talla diminuta. Que se viera un trocito de tripa nos hacía sentir un poco surfers, aunque viviéramos en Cuenca.

5. Piercing fluorescente

Hacerte un piercing fue, durante meses, tu obsesión. Querías llevarlo en la lengua, en la ceja o en el ombligo, y si era fosforito mejor. Para comprarlo ibas a los hippies de Goya o a los puestos que ponían los fines de semana cerca de tu casa.

6. Collar o cinturón de conchas

Te aportaba ese toque veraniego que sienta tan bien. Además te recordaba a tu amor de verano. En realidad, es una tendencia que se extendió a todo tipo de accesorios. Lo vimos en bolsos, cinturones, pulseras, collares y hasta fulares.

7. Pendientes de plumas

Esa época en la que te encantaban los atrapasueños y los pendientes estilo Pocahontas. Seguro que aún conservas algunos de ellos, por si vuelve la moda. Les encantan a las chicas con un estilo hippie chic.

8. Gafas de sol de pantalla

Concretamente esas con las que te creías importante. Normalmente las elegías con el cristal de algún color llamativo y las comprabas en los chinos, por lo que proteger tus ojos del sol era imposible.

9. Babuchas con pantalones bombacho

La moda hippie en su mayor plenitud. Hablamos de aquellos meses en los que llevabas pantalones de goma, cagados, con los que podías llevar pañal y nadie se enteraba. Si completabas el look con unas babuchas, directamente pasabas por Aladdin.

10. Pendientes de coco

Los pendientes de coco le aportan a tu look un estilo africano y hippie, que lo más probable es que no encaje contigo. ¿Fue en tu época más surfera o el verano que querías hacerte un piercing?

11. Pulseras con pinchos y tachuelas

El reino de las tachuelas cubrió bolsos, sneakers, cazadoras y hasta faldas. A pesar de que viene de la cultura punk, celebrities y fashionistas sucumbieron a esta tendencia sin apenas pensarlo. ¿Recuerdas tu inseparable pulsera?

12. Una corbata muy fina

Jamás la utilizaste, pero solo el hecho de tenerla en tu armario te hacía sentir elegante.

Si quieres aprender a hacer el nudo de la corbata, no te pierdas este vídeo:

13. Una mochila con parches

Así es, te encantaban los parches y no dejabas de coserlos a tu mochila cuando comprabas o te regalaban uno. El más importante era el de la lengua de los Rolling Stones.

14. Pulseras de goma por una buena causa

Pulseras de silicona que se pusieron de moda gracias a la fundación del famoso ciclista norteamericano Lance Armstrong. A los pocos días se desató el furor y muchas otras organizaciones decidieron sacar su propia pulsera. Las había para cualquier causa: contra el cáncer, trabajo infantil, pobreza, sida...

La acción fue estupenda hasta que llegaron las falsificaciones y el oportunismo. Como muchas otras cosas, se puso de moda dejando a un lado su principal objetivo.

15. Gargantillas de caramelo

Hablamos de los típicos collares de caramelos para niños. Durante tu adolescencia lo más probable es que llevaras en algún momento uno a modo de accesorios. ¡Un auténtico horror cuando hacía calor y se derretían por tu cuello!

Y además...
Vestido+pantalón, propuesta de pasarela adaptada a la calle
15 maneras de llevar Converse en tus looks de oficina

por Cristina García-Adán 115 compartidos

Puede interesarte