Inicio / Moda / Tendencias / Las peor vestidas del 2016

© iStock
Moda

Las peor vestidas del 2016

por Redacción enfemenino Publicado en 13 de diciembre de 2016

Hemos analizado con lupa el 2016 y te traemos una selección de los peores looks que nos han dejado las celebrities. ¿Preparada? ¡No tienen desperdicio!

Como cada año, un buen número de celebs ha conseguido dejarnos sin palabras gracias a sus looks. Puede que el hecho de tener tanta cantidad de ropa en el armario les dificulte la elección o puede que solo busquen llamar la atención. Sea como sea, el resultado no siempre es favorecedor. ¿Hasta que punto merece la pena ser el centro de todas las miradas de forma negativa? Desde luego para ganarse el título de it girl, no.

Algunos de los más comentados han sido protagonizados por famosas de la talla de Kim Kardashian, Nicki Minaj, Rita Ora, Jennifer López, Rihanna o Britney Spears. Echa un vistazo a nuestra selección de las peor vestidas del 2016, ¡y toma nota de lo que no debes hacer!

Britney Spears © Gtresonline

Los errores más recurrentes

Resumimos los fallos más frecuentes de este año. Si no quieres cometerlos, ¡saca papel y boli!

Pasión por enseñar: sí, una de las constantes del 2016 ha sido la de llevar vestidos o monos en los que la tela es inexistente o totalmente transparente. Sin olvidar casos como el de Mariah Carey o el de Britney Spears en los que su prenda principal se reducía a ropa interior. Por el contrario, otros como el de Elettra Lamborghini eran tan transparentes que no les permitían ni llevar braguitas. Otra tendencia que ha sido muy comentada este año han sido las faldas o vestidos con grandes aberturas como el que llevó Chrissy Teigen en los American Music Awards.

Lady Gaga, por su parte, ha tenido una etapa obsesiva con los mini shorts y los tops que dejaban ver gran parte de su anatomía. La consecuencia, en la mayoría de los casos, es un look hortera y vulgar. Estamos de acuerdo en que alguna transparencia puede quedar bien, pero cuando es excesivo, se pierde toda la elegancia.

No se guían por lo que les favorece: a veces el problema no solo son las prendas elegidas sino como le sientan a cada persona. Parece algo obvio pero nuestras celebs no parecen tenerlo muy en cuenta. Algunos de los grandes fallos en este tema es llevar vestidos excesivamente ajustados o colores que por el tono de piel o del pelo de la portadora, no resaltan nada sus cualidades. Ejemplos de ello son Kristen Stewart o Salma Hayek.


​Llevan al extremo las tendencias: ¿se lleva lo metalizado? Pues vamos a vestirnos como si fuéramos un rollo de papel de aluminio, deben pensar. Nos parece estupendo que quieran ir a la moda, como buenas celebs que son, pero no se trata de competir para ver quién consigue el look más estrambótico. Ya se sabe que los excesos no son buenos... Y sino que se lo digan a Kim Kardashian.


​Acuerdos con las marcas: en ocasiones todo se reduce a acuerdos de imagen con firmas de lujo. Y claro, si te ofrecen una buena cantidad por lucir un vestido, por muy extravagante que sea, las cosas cambian. Nos quedamos con aquellas que prefieren ser fieles a su estilo.


​Eligen mal los accesorios: el error no siempre está en la prenda principal sino en el conjunto. En ese caso encontramos a Olivia Palermo, que para los British Fashion Awards eligió un vestido que por si solo estaba bien pero perdió muchos puntos por los accesorios.


No tienen muy en cuenta la naturaleza del evento al que asisten: uno de los puntos más importantes para acertar con un estilismo es elegirlo en función del plan que vayamos a hacer. Las famosas a veces lo pasan por alto y acaban acudiendo a la alfombra roja con vestidos que más bien parecen disfraces o, por el contrario, en eventos informales como si fueran de gala. Ser prudente y actuar con lógica es lo mejor antes de acudir a una cita importante.

¿Nuestros consejos para no aparecer en la lista de los horrores? Ser una misma, huir de los atuendos con los que te sientas disfrazada y conocer lo que te favorece.

Y además:
Las mejor vestidas de 2016
Las peor vestidas del 2015

por Redacción enfemenino