Inicio / Belleza / Tratamientos / Plan de emergencia para pieles secas

Belleza

Plan de emergencia para pieles secas

Patricia Álvarez por Patricia Álvarez

El invierno es uno de los momentos más duros del año para nuestra piel, sobre todo a estas alturas en qué ya hemos pasado los meses de las bajas temperaturas, el viento frío, las calefacciones… El resultado es una piel seca y deshidratada, que nos deja una sensación de tirantez e incluso picor que aún puede agravar la situación. Te enseñamos a combatirla.

Si desde que empezó a bajar la temperatura no has cuidado tu piel como deberías, es hora de iniciar un plan de emergencia para recuperar tu piel y ayudarla a vencer lo que queda de invierno y empezar la primavera con buena cara. Para ello nuestra máxima será la hidratación, pero no cualquier fórmula vale.

Si nuestra piel está muy seca lo mejor será utilizar productos que concentren ingredientes humectantes para darle el extra de hidratación y protección que necesita. Y es que una piel deshidratada es una piel débil, lo que se traduce en menos protección ante las agresiones del entorno (polución, cambios de temperaturas…) y el proceso de envejecimiento. En este caso lo más recomendado es echar mano de los aceites esenciales, especialmente los de rosa mosqueta, semillas de sésamo, almendras dulces o caléndula, pues reequilibran el manto lipídico y actúan como un escudo que preserva las reservas de agua de la epidermis. Además su textura es muy agradable en pieles secas y ásperas, y la forma en que hay que aplicarlos hace que los principios activos penetren mejor. Hay que hacerlo mediante un masaje, primero calentando el aceite en las yemas de los dedos y luego aplicarlo suavemente en forma circular. Al instante notaremos que la piel se vuelve más elástica y la sensación de picor desaparece. Aunque bien utilizados los aceites no generan grasa ni taponan los poros, si no nos convence esta idea podemos aplicar un poco de aceite en nuestra crema habitual, para aumentar su capacidad hidratante y protectora.

Normalmente este paso lo haríamos antes de salir de casa, cuando nos preparamos para ir a trabajar, estudiar o hacer nuestras tareas diarias. ¿Pero qué pasa el resto del día? Si volver a aplicar crema nos deja una sensación incómoda, nada mejor que utilizar un spray de agua termal para re-equilibrar el manto lípidico de la piel y devolver la hidratación perdida durante el día. Actualmente existen frascos cuyo tamaño reducido nos permite llevarlos en el bolso o tenerlos en el trabajo sin ocupar un gran espacio, para usarlos durante el día y no dejar que la piel se deshidrate. Además se trata de un cosmético versátil pues también podemos usarlo después de maquillarnos o incluso en verano para refrescar la piel, así que merece la pena invertir en él.

En cuanto a la limpieza de la piel, lo mejor es usar fórmulas indicadas para pieles secas que no contengan jabón ni perfume y si puede ser, elegir las que incorporan en su lista de ingredientes aceite de girasol, de ricino o de almendras dulces, pues a la vez que limpian protegen la piel. En las mascarillas decántate por aquellas que contengan arcilla amarilla, indicada especialmente para pieles secas y frágiles, así como extracto de manzanilla, caléndula o miel, ingredientes naturales y muy hidratantes. Si vas a usar exfoliante, que sea uno suave, por ejemplo los que incorporan extracto de albaricoque, y hazlo un par de veces al mes hasta que tu piel esté al 100%.

Contenido elaborado por Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.



Y además:
Todo lo que la árnica puede hacer por tu cuerpo
Fórmulas flash para lucir perfecta eventos

por Patricia Álvarez

Puede interesarte