Inicio / Belleza / Tratamientos / ¿Sonrisa perfecta? ¡Consíguela con estos sencillos trucos!

© iStock
Belleza

¿Sonrisa perfecta? ¡Consíguela con estos sencillos trucos!

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 3 de abril de 2016
257 compartidos

Lucir una sonrisa bonita y sana es uno de los aspectos más importantes a la hora de estar guapa y mantener un aspecto juvenil. Tanto un buen cepillado como un buen mantenimiento del cepillo es fundamental para prevenir enfermedades en dientes y encías, y lograr una salud bucodental completa. Algunos sencillos cambios como corregir el modo del cepillado, elegir un buen lugar para guardar el cepillo, o conocer el tiempo de vida útil de éste, ayudarán a conseguir una boca 100% sana.

Una buena salud bucodental es fundamental para estar guapa y lucir una sonrisa perfecta. El cepillado dental es el método de higiene que nos permite remover de forma más completa la placa bacteriana de la superficie de los dientes y encías con el objetivo de evitar problemas de caries y de enfermedad periodontal. El cepillo dental es el instrumento más eficaz para la eliminación de la placa bacteriana. Debe reunir unas características de tamaño, de diseño, calidad de los materiales y normas específicas de fabricación. Además, no todos los cepillos son iguales, los hay especial ortodoncia, especial blanqueadores, especial encías, en función de las necesidades de cada paciente, exigirán un cepillo en concreto.

Las sonrisas de las celebrities

¿Te cepillas correctamente los dientes?

La técnica de Bass es una de las técnicas más utilizadas para realizar un adecuado cepillado dental. La forma de realizar este cepillado es la siguiente:

1. Apoyar los filamentos del cepillo a lo largo de los dientes, en concreto, en la superficie dental más cercana a las encías. Colocar las puntas de los filamentos con una inclinación de 45º en dirección a las encías.

2. Sin dejar de apoyar, realizar un suave movimiento de rotación (de una anchura inferior a un diente) y, a continuación, arrastrar los filamentos por la superficie dental y en dirección a la cara de masticación.

3. Procurar no dejar ninguna zona sin cepillar, prestando especial atención a huecos y espacios interdentales.

4. Repetir esta acción en toda la dentición. Con esta técnica también se consigue una limpieza de los surcos subgingivales. En las caras de masticación, el cepillado se realizará en sentido horizontal y con movimientos cortos.

5. Recordar siempre, al terminar el cepillado, limpiar la lengua con el cepillo: mejorará el aliento

¿Quieres saber qué más puedes hacer?

1.- El enjuague es clave

El enjuague ayuda a eliminar la placa bacteriana además de dejar en nuestra boca un aliento de lo más fresco. Aunque a menudo nos olvidamos de este importante paso, es importante enjuagarse la boca despsués de cepillado. Prueba a hacerlo una vez al día, te encantará.

2.- Cepillarse los dientes con regularidad y después de cada comida

De nuevo la periodicidad del cepillado. Es aconsejable que se realice tres veces al día durante al menos 2 minutos, principalmente después de las comidas más importantes.

3.- Usar el hilo o seda dental al menos 1 vez al día

Es importante acompañar el cepillado con la utilización de hilo o seda dental al menos una vez al día para eliminar los restos de comida que con el cepillo no hemos conseguido eliminar.

4.- No compartir el cepillo con nadie

Tras un estudio realizado entre parejas, muchas de ellas admiten compartir el cepillo. Este hábito no solo es insalubre, sino que puede ser el motivo de la aparición de caries y enfermedades periodontales.

/

5.- No guardar el cepillo en un lugar húmedo

Si acostumbras a gurdarlo en un lugar húmedo, estarás favoreciendo el crecimiento de microorganismos. Por lo que se recomienda tener los cepillos en un sitio seco, de forma vertical y al descubierto para dejarlo secar hasta el siguiente uso.

6.- Enjuagar bien el cepillo tras su uso con agua y posteriormente secarlo

Esto permitirá retirar todos los restos de pasta de dientes y de comida que queden atrapados entre las cerdas y así disminuir el nivel de bacterias.

7.- Si los filamentos del cepillo están abiertas, es hora de cambiarlo

Los cepillos, por muy bien cuidados que estén, tienen un período de vida útil, que suele oscilar entre los tres y cuatro meses, o bien cuando las cerdas comienzan a abrirse.

8.- No mezclar varios cepillos en un mismo recipiente

Para prevenir la contaminación cruzada (que las bacterias pasen de un cepillo a otro) se recomienda guardar los cepillos separados o que no se toquen los filamentos.

9.- No te olvides de sonreír


Puede interesarte...

por Patricia Álvarez 257 compartidos

Puede interesarte