Inicio / En forma / Salud / 14 hábitos saludables para ser más feliz

En forma

14 hábitos saludables para ser más feliz

Laura Marcos
por Laura Marcos Publicado en 20 de marzo de 2017
229 compartidos

¿El secreto de la felicidad? Gozar de una buena salud. ¡No tenemos ninguna duda! Poniendo en práctica en tu día a día pequeñas costumbres saludables lograrás hacer más por tu bienestar de lo que te imaginas.

La salud no es sólo bienestar físico, sino también emocional. El ejercicio físico, la alimentación sana, alejarte del estrés... Las actividades que realizas a diario tienen mucho más impacto en tu estado de ánimo de lo que imaginas y, por consiguiente, también repercuten en tu felicidad. Puede que lo que te impide ser feliz no se encuentre en ese ascenso que nunca llega, en encontrar a tu pareja ideal, en mudarte a un piso más grande. ¡La felicidad empieza por una misma!

Estamos seguras de que el secreto para ser feliz consiste en cuidarse y quererse a una misma. ¿Quieres empezar ya? Haz tuyos los siguientes hábitos de vida saludable, y te aseguramos que la felicidad estará presente en tu vida todos los días.

Aliméntate bien © iStock

1. Aliméntate bien

Una alimentación sana es una de las claves para lograr una buena salud. Es importante que lleves una dieta variada y equilibrada, rica en frutas y verduras, cereales, legumbres, lácteos, carnes y pescados. Nutrirte bien te permitirá tener la energía necesaria para afrontar el día a día, y darás a tu cuerpo los minerales y vitaminas necesarios para todas sus funciones.

¿Te preocupa mantener la línea? Puedes optar por leches desnatadas, cereales integrales, que contienen más fibra, y carnes magras. ¡No abuses de los alimentos procesados e industriales! La obesidad es un factor de riesgo de muchas enfermedades. ¡Manténte en tu peso! Lo ideal es permanecer entre 21 y 24 de Índice de Masa Corporal. ¿No sabes cuál es tu IMC? Puedes calcularlo fácilmente aquí.

Por último, cocina tus propios platos en casa. La comida casera es mucho más saludable que la preparada o precocinada ¡y, desde luego, tiene muchas menos grasas y azúcares! Elige técnicas de cocina sanas y bajas en grasa, como la cocción, el vapor, el horno o la plancha. Escoge productos naturales y de temporada, como verduras y frutas frescas.

2. Reduce el consumo de alcohol

Sabemos que la reuniones con amigos, fiestas y eventos sociales incitan al consumo de alcohol, y que es una sustancia depresora que deshinibe y relaja. Aún así, abusar del alcohol es muy peligroso para la salud, y no es compatible con una vida sana.

Aunque algunos estudios ​sugieren que el vino tinto contiene resveratrol, un potente antioxidante, no existe una cantidad mínima de alcohol segura. Si tienes la agenda llena de eventos donde la gente suele beber, siempre puedes recurrir a alternativas sin alcohol. Si aún así vas a beber, recuerda acompañar tus bebidas de algo para comer, beber despacio y a tragos cortos, y espaciar tus bebidas dejando, al menos, una hora entre una y otra.

3. Haz deporte

El ejercicio físico es fundamental para llevar una vida sana. Escoge la actividad que más te guste: running, danza, entrenamiento de alta intensidad, yoga, natación... O simplemente un paseo cada día. Hay muchas opciones para introducir el movimiento en tu vida diaria. El ejercicio físico frecuente mejora el humor, oxigena los órganos y los músculos, tonifica la piel, quema calorías... Los beneficios del deporte son inmensos. ¿A qué estás esperando?

El sedentarismo es muy peligroso para la salud, y es un factor de riesgo para muchas enfermedades, entre ellas, el cáncer de mama, que a tantas mujeres afecta cada año. Además, conlleva riesgo de padecer sobrepeso. Aunque lo más cómodo sea quedarse todo el domingo tumbada en el sofá, no es lo más saludable. ¡Levántate a dar un paseo!

4. El tabaco, cuanto más lejos mejor

La nicotina es una sustancia tóxica y muy adictiva. Seguro que estás al tanto de sus peligros, pero te los recordamos: aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, de laringe, de mama, y otros problemas respiratorios. Además, el tabaco puede hacer que tu piel envejezca, dado que los tóxicos matan a las células más rápidamente. Tu pelo se debilita, los dientes se amarillean... ¡Aleja el tabaco de tu vida!

Y, recuerda: si estás cerca de alguien que fuma, no tienes por qué soportar sus "malos humos". Respirar el humo del tabaco tiene casi tantos peligros como fumarlo, y el efecto del humo sobre tu piel es igual de devastador. Dile que se aleje de ti mientras fuma o que trate de no hacerlo mientras está contigo. Estás en tu derecho. ¡Di no al tabaco!

5. ¡Cuidado con abusar de los medicamentos!

¿Tienes gripe o resfriado y decides medicarte con lo que tienes en casa? Los medicamentos deben ser prescritos por el doctor y tomarse siempre bajo supervisión médica. Es muy habitual que, si no sentimos mal, enseguida recurramos a fármacos, cuando puede que unos cuidados básicos y saludables sean suficientes para sentirnos mejor. Si vas a tomar medicamentos, consulta siempre con un profesional. Es el único que puede ayudarte a desterrar falsos mitos, y sabrá qué es lo mejor para ti.

6. El sexo es salud

Mantener una vida sexual activa puede ayudarte a estar más sana y, claro está, a ser más feliz. El sexo disminuye el estrés, activa el sistema inmunitario, protege el corazón, puede proteger frente al cáncer, tonifica el suelo pélvico, eleva la autoestima... Los beneficios del sexo son inmensos. Y, si lo practicas junto a alguien de quien estás enamorada, el placer y el bienestar se multiplican.

Pero, ¡recuerda! No existe el sexo saludable si no tienes en cuenta una serie de precauciones. Utiliza siempre el preservativo, dado que es el único método que puede protegerte frente e Enfermedades de Transmisión Sexual. Algunas de ellas, como el SIDA o el Virus del Papiloma Humano, tienen asociadas muchas muertes. ¡El sexo es placer y salud, pero, no es ningún juego!

7. ¿El sol? Nunca en exceso

A todas nos encanta tumbarnos a la bartola a tomar el sol de vez en cuando. El sol tiene muchos beneficios, como que segrega hormonas del bienestar y ayuda a sintetizar la vitamina C. Pero abusar del sol puede tener efectos totalmente contrarios a los deseados.

​Si estás pensando en lucir un bronceado bonito, resulta que tomar demasiado el sol puede hacer que tu piel se vuelva seca, envejecida y con mal aspecto. Por no hablar de las quemaduras, que son un riesgo de cáncer de piel, especialmente si se producen en la juventud. Cuidado con el sol y utiliza siempre protector solar.

8. Sé responsable al volante

Es obvio que el coche no es ningún juego, pero los accidentes de tráfico son más habituales de que lo crees. Llevar una vida feliz y sana también implica ser responsable con los vehículos que conduces, por ti y por las personas que llevas en él. No bebas ni una gota de alcohol al volante, descansa cada 2 horas de viaje, cuida la velocidad e intenta conducir habiendo dormido lo suficiente.

9. Di adiós al estrés

El estrés es un gran enemigo para tu vida. Demasiado cortisol, la hormona del estrés, puede impedir que adelgaces, altera tus ciclos menstruales, impide que descanses bien, produce malestar gástrico y baja las defensas, con lo que es más probable que enfermes. Encuentra tiempo para ti misma todos los días y olvida las preocupaciones del día mediante actividades placenteras, como la meditación.

10. Duerme lo suficiente

No te pedimos que duermas 10 horas cada día, pero sí 7 u 8, para mantenerte descansada, sana y feliz. Durante el sueño, el cuerpo se "reinicia" y recicla las energías para afrontar el día siguiente. Si no dejas a tu cuerpo el tiempo suficiente para realizar este proceso, te pasará factura horas después con cansancio, fatiga, mareos y bajo rendimiento. Aprende a dormir bien. Porque quieres estar al cien por cien para disfrutar de todo lo que te ofrece un nuevo día, ¿verdad?

11. ¡Ilusiónate!

Tener proyectos, planes, ilusiones... También es fundamental para llevar una vida sana. La motivación de realizar actividades que te apasionen segrega hormonas del bienestar, y repercutirá positivamente en tu salud y tu bienestar emocional. El trabajo de tus sueños, el viaje de tu vida... ¡O aunque sólo sea planear una tarde increíble con tus amigas! La ilusión por la vida y por todo lo que realizas también es garantía de buena salud. ¡Amar lo que hacer es felicidad!

12. Ten cerca a tus seres queridos

¿Cómo vamos a ser felices si no podemos compartir la vida con quienes más amamos? Las relaciones sociales también repercuten en tu salud y tu felicidad. El sentimiento de pertenencia a un grupo es una de las necesidades básicas humanas, y también hará que te mejore el humor, la autoestima y te hará sentir tranquila y segura.

13. ¡Arriba la autoestima!

Aunque no siempre nos lo planteamos, tener un buen concepto de una misma es fundamental para una buena salud. Cuanto más te quieras a ti misma, más ganas tendrás de poner el práctica hábitos que mejoren tu salud y te hagan más feliz. Piensa en lo que te dices a ti misma cada mañana frente al espejo. Dedícate palabras bonitas, perdónate y encuentra momentos de soledad reparadora. Tú eres el único amor de tu vida. ¡Ámate!

14. Ríe sin parar

Los beneficios de la risa están sobradamente demostrados. Tu cerebro segrega multitud de sustancias beneficiosas cuando te ríes a carcajadas. Reír está asociado a los circuitos de placer del cerebro, ¡y es casi tan beneficioso como el sexo! Además, elimina el estrés, alarga la vida, refuerza el sistema inmunitario... ¡Échale sonrisas a tu vida!

Y además...
5 hábitos que te impiden tener una piel saludable y joven
6 consejos para dormir como los ángeles toda la noche

por Laura Marcos 229 compartidos

Puede interesarte