Inicio / En forma / Bienestar / ¡Plántale cara al frío! Cómo hacer ejercicio en invierno

© iStock
En forma

¡Plántale cara al frío! Cómo hacer ejercicio en invierno

por Redacción enfemenino Publicado en 14 de noviembre de 2017
A-
A+

Corazón más fuerte, más calorías gastadas, mayor resistencia y fuerza... Hacer deporte en invierno no tiene más que ventajas, ¡deja el frío en casa y empieza a moverte con estos consejos!

Es inevitable: con el frío y la llegada del invierno a muchos nos apetece quedarnos en el sofá, tomar un café caliente e hibernar en casa. Sin embargo, si consigues levantarte del sillón, vencer a la pereza y salir al aire libre a realizar algo de ejercicio, pronto notarás un bienestar total.

¡Y es que practicar deporte en invierno tiene múltiples beneficios para el organismo! Además, los deportes de invierno son algunos de los más divertidos: esquí, patinaje, senderismo... ¿cuál prefieres?

Sea como sea, debes recordar que practicar deporte solamente cuando el clima sea suave no te permitirá avanzar en tus objetivos. ¿Necesitas un empujoncito? Sigue leyendo y descubre cómo hacer ejercicio en invierno y todos sus beneficios. ¡Querrás empezar ya!

Cómo hacer ejercicio en invierno

Como ya sabes, el deporte tiene muchísimos beneficios y los cambios estacionales no deben ser una excusa para dejar de practicarlo. Si suele darte pereza practicar ejercicio en invierno, los consejos que te vamos a dar a continuación pueden venirte muy bien. ¡Atenta!

  • Consigue la equipación adecuada: es importante que adaptes tu equipación al frío. Los tejidos técnicos son una buena opción ya que no ocupan mucho y te aportarán mayor comodidad. Lo ideal es que te vistas por capas finas para que cuando tu temperatura corporal aumente, puedas quitarte las prendas que sean necesarias. También te recomendamos que apuestes por prendas con buena transpiración.

  • Protege tu piel con protector solar: especialmente si vas a hacer ejercicio en la nieve o cerca de ella, ya que esta refleja el sol y puedes quemarte la piel.

  • Hidrata tu piel: además de la protección solar, al realizar deporte al aire libre lo mejor es hidratarse bien la cara, ya que el frío y el viento puede hacer que se seque. También debes hidratar tus labios con bálsamo (si tiene SPF, mejor).

  • Elige los horarios menos fríos: al igual que en verano se suele practicar deporte a primera o última hora del día, en invierno es mejor que elijas las horas centrales, ya que las temperaturas serán más suaves.

  • Dedica más tiempo al calentamiento: al contrario que en verano, durante los meses invernales es necesario que el calentamiento sea más largo para que el cuerpo tenga la temperatura adecuada para hacer deporte. De esta forma evitarás lesiones y la práctica será mucho más agradable.

  • Quítate la ropa húmeda lo antes posible: cuando termines de entrenar quítate las prendas que hayas utilizado para evitar que la humedad del sudor se enfríe y puedas resfriarte. La mejor opción tras quitártela es ducharte y ponerte ropa limpia y seca.

Los beneficios de entrenar en invierno

  • Más gasto de calorías: ¿sabías que practicar ejercicio al aire libre en invierno aumenta la quema de calorías hasta en un 30% más? La razón es simple: en invierno el cuerpo debe trabajar más para regular su temperatura interna frente los elementos externos, y esto lo consigue consumiendo más calorías y parte de la grasa acumulada. ¡Ya tienes una razón de peso para salir de casa!

  • Más tolerancia al frío: el ejercicio físico es una buena forma de calentar nuestro cuerpo mediante el movimiento, lo que a la larga, hará que tu tolerancia a las bajas temperaturas aumente. Que no te dé pereza salir de casa por el frío: ¡ejercitándote entrarás en calor rápidamente!

  • Corazón más fuerte: un clima frío también fortalece el corazón, ya que hace que éste tenga que esforzarse más para distribuir la sangre caliente por el cuerpo. Si practicas ejercicio con regularidad en invierno, tus probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares en un futuro se reducirán considerablemente.

  • Un ejercicio de compensación: nuestra alimentación cambia en invierno, ya que tendemos a consumir más guisos calientes y comidas copiosas, que se traducen en más calorías. Además, como por lo general no somos tan activos como en otras épocas del año, tendemos a engordar. ¿La solución? Tómate el hacer deporte como un ejercicio de compensación. ¡Tu organismo se lo merece!

  • Dosis extra de vitamina D: aunque haga frío, la exposición al sol aporta los mismos nutrientes que en otras fechas, entre ellos la tan importante vitamina D, responsable de mantener los huesos fuertes. Así que aprovecha los días despejados y sin lluvia, échate un poco de protector solar, ¡y a la calle!

Descubre: ¡A entrenar! 50 deportes para estar en forma

¡Puedes conseguirlo! © iStock

Y además:
¡Que no te pare el frío! 6 deportes para disfrutar en invierno

Motívate con las mejores canciones para hacer deporte
¡A entrenar! 25 beneficios de practicar algún deporte

por Redacción enfemenino

Puede interesarte