Inicio / Belleza / Cabello / Todo lo que debes (y puedes) hacer en casa para frenar la caída del cabello

Belleza

Todo lo que debes (y puedes) hacer en casa para frenar la caída del cabello

por El equipo editorial Creado en 26 de febrero de 2020
© GettyImages

El otoño y la primavera son épocas en que podemos notar que nuestro cabello se cae más que de costumbre. Pero, además de la estacionalidad, el estrés y la mala alimentación pueden jugar un papel importante en nuestra salud capilar. Por suerte, conocemos los hábitos que te pueden ayudar a solucionar este problema.

La caída del pelo es un proceso natural que contribuye a que nuestro pelo crezca sano y fuerte. Cada día, perdemos una media de entre 50 y 80 cabellos, que tienen una vida media de entre dos y siete años. Así, una buena salud capilar, nos garantiza que todo el cabello que se cae sea sustituído por nuevos cabellos que crecen en ciclos sucesivos los cuales dependen de cada uno de nuestros folículos pilosos. Es decir, cada folículo tiene un ciclo de vida distinto y, por este motivo, no todos los cabellos crecen al mismo ritmo. Pero, ¿cuáles son la fases de crecimiento del pelo?

Fase anágena, catágena y telógena

La fase en que el pelo comienza a crecer se denomina fase anágena y se prolonga entre uno y cuatro años durante los cuales el pelo crece a un ritmo aproximado de 1 cm al mes. En esta etaba el bulbo piloso, que se encuentra en la base del folículo conectado a la matriz del pelo, genera un cabello nuevo.

Durante las dos o tres semenas posteriores tiene lugar la fase de transición que da lugar a los cabellos adultos y que se conoce como fase catágena. En esta etapa finaliza la producción del cabello, de manera que el folículo piloso se retrae y el cabello deja de crecer. Una vez superada esta etapa, se inicia la fase telógena, también conocida como fase de reposo y que precede a la caída del pelo. Se prolonga durante, aproximadamente, tres meses durante los que el pelo mantiene su longitud pero, sin embargo, cae cuando lo lavamos o cepillamos.

Pero la caída del cabello no solo depende de los ciclos de vida de los folículos. Además, influyen factores como los cambios de estación, el estrés, la herencia genética –principal causante de la alopecia androgenética, más común en hombres–, los cambios hormonales –causados, por ejemplo, por el embarazo y la menopausia– o la mala alimentación –más concretamente, la falta de hierro, manganeso, proteínas o vitaminas A, B y C, entre otros. Por eso, si experimentas una caída excesiva de cabello y quieres volver a lucir un pelo sano y fuerte, te aconsejamos que apliques los hábitos y consejos que te sugerimos a continuación.

¿Es posible frenar la caída del cabello?

Aunque algunos tipos de alopecia están relacionados con nuestros niveles hormonales y nuestra herencia genérica, el Instituto Médico Dermatológico (IMD), advierte de que, siguiendo ciertos hábitos y recomendaciones, es posible combatir la excesiva caída del cabello.

1. Lava el cabello según tus necesidades
Para no saturar el cabello y oxidar las fibras capilares, es fundamental que lo lavemos según nuestras necesidades. Así, quienes estén expuestos a suciedad o sudor diarios, deberán lavarlo todos los días, mientras que en los casos en que no sea así, lo ideal es dejar entre lavados un día de descanso.

2. Un masaje que estimule la circulación
Durante el lavado, procura aplicar el champú y acondicionador primero sobre tus manos, de manera que la distribución sea más equitativa en todas las zonas del cuero cabelludo. Cuando lo hagas, aplícalo realizando un masaje suave y lento dibujando círculos con las yemas de los dedos. Haciendo esto, nutres los folículos pilosos, lo que permite que el pelo crezca brillante, resistente y elástico.

3. Huye de las temperaturas demasiado altas
IMD aconseja que el lavado y aclarado del cabello se lleve a cabo con agua tibia, ya que las tempraturas demasiado altas estimulan la producción de sebo y las frías dificultan la circulación sanguínea del cuero cabelludo.

4. El secado ideal
Con el secado ocurre algo similar, y es que también deberás evitar el aplicar sobre tu pelo aire demasiado caliente. Empieza retirando el exceso de humedad con una toalla, pero sin frotar. Después, si utilizas secador, hazlo a una distancia prudente de alrededor de 30 cenímetros. Mientras, mueve tu pelo con las manos lentamente, de manera que el aire no se concentre en una única zona durante demasiado tiempo.

Además de seguir estas recomendaciones de lavado y cuidado capilar, es importante que tu dieta sea rica en vitaminas, proteínas y minerales como el hierro, el zinc o el manganeso. Y es que cubrir la demanda de estos nutrientes es fundamental para que los folículos reciban alimento y así puedan generar cabellos sanos y fuertes.