Inicio / Cocina / Cocina internacional / Calzone rellena de pollo, pimiento y queso de cabra

Cocina

Calzone rellena de pollo, pimiento y queso de cabra

por Patricia Álvarez Creado en 12 de mayo de 2020
Calzone rellena de pollo, pimiento y queso de cabra© GettyImages-1150375093

Son cada vez más los que están aprovechando esta situación excepcional de estar en casa para experimentar en la cocina y hacer platos que nunca habían hecho. A estos nuevos “cocineros” y a los que ya eran amantes de la cocina, les proponemos elaborar una deliciosa receta de calzone rellena de pollo con verduras con queso de cabra.

Contenido elaborado en colaboración con Levital

La masa del calzone es prácticamente igual que la de una pizza. La única diferencia reside en que, cuando vayamos a hornear, la plegaremos sobre sí misma en forma de media luna. Así, el relleno termina de cocinarse dentro de la propia masa

Como en cualquier elaboración de este tipo, el secreto del éxito está en realizar un buen amasado. Para ello, tendremos que plegar la masa una y otra vez, sobre sí misma, de manera enérgica y constante. Para saber si nuestra masa está lista, lo primero que tenemos que notar es que deje de pegarse a nuestras manos y a la superficie en la que estamos trabajando. También si al estirarla ni se agrieta ni se rompe rápidamente.

Video por Carla Dominguez

Otro paso importante en la elaboración de la masa es el tiempo de reposo. En este caso, no hay una duración estipulada sino aproximada. Sabremos que este periodo ha terminado cuando veamos que nuestra masa ha doblado su propio volumen.

Con estas indicaciones, llega el momento de ponerse “manos a la masa” y comenzar a preparar nuestra propia calzone en casa.

Ingredientes:

  • 500gr de harina
  • 300gr de agua tibia
  • 20gr de levadura fresca Levital
  • 10gr de sal
  • 15gr de aceite de oliva

Para el relleno:

  • 200gr de pechuga de pollo fileteada
  • Medio pimiento rojo
  • Medio pimiento verde
  • Tomate
  • Medio rulo de queso de cabra
  • Aceite
  • Sal

Descubre: 20 recetas con pasta para viajar a Italia desde tu cocina
¿Sabes cómo preparar tus recetas de pasta más deliciosas? © iStock

Elaboración:
Comenzaremos preparando la masa. Para ello, tendremos que disolver la levadura en el agua. En un recipiente amplio, añadimos la harina, la sal y el aceite de oliva. A continuación, incorporamos la disolución de la levadura y mezclamos bien todos los ingredientes, ya en el mismo recipiente.

Cuando tengamos todos los ingredientes bien mezclados, comenzaremos a amasar. Preparamos una superficie amplia, en la que espolvoreamos ligeramente harina, y trabajamos la masa. Como hemos mencionado anteriormente, para realizar un buen amasado tendremos que plegar la masa sobre sí misma, con fuerza, una y otra vez. Tendremos que repetir este proceso hasta que deje de pegarse a nuestras manos y la masa esté elástica y fina.

Cuando tengamos la masa lista, la colocamos en un bol que taparemos con un paño. Dejamos reposar hasta que doble su tamaño (aproximadamente 1 hora). Pasado este periodo de reposo, cogemos la masa y la extendemos, con cuidado, dándole forma redonda y dejando un grosor más bien fino (similar a la pizza).

Cuando tenga la forma deseada, comenzaremos a poner el relleno que hemos preparado previamente. Para ello, troceamos los pimientos. Ponemos una sartén a fuego medio con un poco de aceite y echamos los pimientos. Cuando veamos que comienzan a pocharse, troceamos el tomate y lo añadimos a la sartén.

Por otro lado, troceamos las pechugas de pollo e incorporamos a la sartén. Añadimos una pizca de sal y removemos, de vez en cuando, hasta que todo se cocine a partes iguales. No es necesario que el pollo llegue a dorarse. Retiramos la sartén del fuego y reservamos. Mientras tanto, ponemos a precalentar el horno a 220ºC.

Una vez añadido el contenido de la sartén sobre solo una mitad de la masa y, dejando uno o dos dedos de margen en el borde, cortamos unas rodajas de queso de aproximadamente medio centímetro de grosor y colocamos sobre el revuelto de verduras y pollo. Después, plegamos la masa sobre sí misma dándole forma de media luna. Es importante que sellemos bien los bordes para evitar que salga el relleno durante el horneado.

Teniendo la calzone lista, metemos en el horno y dejamos hornear a 180ºC. Cuando veamos que la masa comienza a dorarse por la parte superior, la sacamos del horno y, ¡ya tendremos lista nuestra calzone!