Inicio / Maternidad / Concepción / Moco cervical: cómo reconocerlo durante y después de la ovulación

Maternidad

Moco cervical: cómo reconocerlo durante y después de la ovulación

por María Viéitez Creado en 26 de septiembre de 2019
© Getty

¿Sabes cómo es el moco cervical antes del ciclo? ¿Y después de la ovulación? Aprende a interpretar los distintos síntomas que experimentas durante las etapas del ciclo para saber cuándo eres fértil.

¿Cómo cambia el moco cervical durante nuestro ciclo? E El moco cervical es una sustancia filamentosa producida de forma natural dentro de la vagina y cucyo cometido es proteger el útero de agentes externos e infecciones. Además de cumplir esta importante función, el moco funciona como indicador de fertilidad: según su textura, aspecto y consistencia, podemos saber cuándo estamos ovulando.

¿Sabes reconocer e interpretar los diferentes aspectos del moco cervical? Identificarlos puede serte de gran utilidad tanto si quieres quedarte embarazada como si no.

Video por Patricia Álvarez

¿Cómo es el moco cervical?

El moco cervical, como dice la propia palabra, es producido por el cuello uterino, que es el tracto del aparato reproductor femenino, y se genera cambia de textura y consistencia dependiendo de si te encuentras en el periodo fertil o infértil. Así, durante el periodo infértil, el cuello uterino es un ambiente hostil para los espermatozoides ya que el contenio en agua es más bajo, de alrededor de un 92%. Esto dificulta que lleguen a las trompas. Mientras, durante el periodo de fertilidad, la composición del moco cervical es agua en un 98%.

Para ayudar durante la concepción hay excelentes lubricantes que ayudan a crear el ambiente ideal y aumentar las posibilidades de supervivencia de los espermatozoides. Te recomendamos el Lubricante Conceive Plus, que puedes comprar en Amazon por 19,97€.

El moco cervical durante la ovulación

Los días en los que es más importante observar el aspecto del moco cervical son los de la ovulación. Si quieres saber cuándo eres más fértil, es importante controlar la temperatura basal y observar la apariencia del moco. En la fase preovulatoria el moco es bastante denso, y si se toma entre el pulgar y el índice, al estirarlo se rompe cn facilidad.

Más adelante, el aumento del estrógeno en sangre cambia gradualmente su apariencia. En los días inmediatamente anteriores a la ovulación, el moco se vuelve más líquido, transparente y acuoso. Se nota porque si lo tomas entre el pulgar y el índice, el moco se estira sin romperse. Por este motivo puedes notar en tu vagina una sensación de humedad y lubricación. Es aconsejable no tomar el moco directamente con los dedos, sino esperar a que salga por sí solo y recogerlo con papel higiénico.

El pico del moco cervical es el último día de tu ventana de fertilidad, cuando tiene un aspecto transparente y líquido, es muy elástico y te genera sensación de humedad. La ovulación comienza en este pico o en los tres días siguientes. Estos son los días en durante los que eres más fértil y el mejor momento para tener relaciones sexuales si estás intentando quedarte embarazada.

Conocer los estadios de tu ciclo no es solo importante si quieres tener un bebé: si estás evitando un embarazo no deseado, sabiendo cuándo eres más fértil, podrás vigilar cuando debes mantener relaciones sexuales con protección. Es importante recordar que si no tienes una pareja estable, siempre debes utilizar preservativo, no solo para evitar embarazos, sino para prevenir enfermedades de transmisión sexual.

Si quieres hacer un seguimiento seguro y fiable de tu ciclo menstrual, puedes recurir al Monitor de Fertilidad Clearblue Advanced, que puedes comprar en Amazon por 154,45€, diseñado para aumentar las probabilidades de quedar embarazada a través de la detección de las 2 hormonas principales vinculadas con la fertilidad.

El moco cervical después de la ovulación

El día de la ovulación, la cantidad de moco disminuye, a pesar de que puede continuar teniendo esa apariencia líquida y transparente ya descrita. El nivel de estrógenos en la sangre comienza a disminuir y crecen los niveles de otra hormona, la progesterona. Esto indica el inicio de fase lútea del ciclo menstrual, durante la que el endometrio se prepara engrosando sus paredes para permitir la posible implantación del embrión. En esta etapa, el útero se nutre de sangre y el moco se espesa para impedir la proliferación de gérmenes que puedan afectar el desarrollo del huevo.

En resumen, el estrógeno le da al moco una apariencia más grumosa y amarillenta. Los días fértiles están en su fase de decadencia, por lo que las probabilidades de quedarte embarazada son mucho más bajas.

Para más información sobre el ciclo menstrual, los cambios hormonales de nuestro cuerpo y la regla, te recoemendamos el libro Cómo mejorar tu ciclo menstrual: Tratamiento natural para mejorar las hormonas y la menstruación, de Lara Briden. Puedes comprarlo en Amazon por 18,30€.

Y además...
Síntomas de la ovulación: 5 signos para saber si eres fértil
Aborto voluntario: qué hacer para interrumpir un embarazo
La importancia de enfocarte en ti mismo para brillar con luz propia

por María Viéitez