Inicio / Maternidad / Embarazo

Maternidad

Dolores de parto: cómo reconocerlos y aliviarlos

por Blanca Nieto Creado en 8 de octubre de 2019
Dolores de parto: cómo reconocerlos y aliviarlos© iStock

Los dolores de parto son difíciles de describir, pero hay muchas formas de superarlos y controlarlos. Te contamos todo lo que necesitas saber para reconocerlos y, sobre todo, para hacerlos más soportables.

¿Cuál es la mejor descripción del dolor que se sufre durante el parto? ¿A qué se parecen estos dolores? ¿Cómo se pueden describir? Aunque es difícil entender cómo son estos dolores sin haber pasado por elos, hay varias formas de reconocerlos una vez que llegan, distinguiendo las contracciones reales de las irregulares que, a menudo, son solo una falsa alarma. Además, te damos varios trucos para controlarlos durante el parte.

El dolor del parto natural

Los dolores del parto comienzan con las primeras contracciones y te acompañan en todo momento durante el parto natural. El parto natural es una experiencia inolvidable en la que sentirás todas las sensaciones naturales provocadas por el nacimiento de tu bebé, tanto para bien, como para mal. Muchos médicos aconsejan dar a luz de forma natural cuando las condiciones son las adecuados, precisamente porque la madre puede vivir en todo momento lo que está sucedicendo y establecer inmediatamente una relación con el niño.

Ver al bebé justo en el momento de su nacimiento y tener contacto inmediato piel con piel debería ser, según los expertos, una de las prioridades a la hora de elegir cómo y dónde dar a luz. Cuando no es posible un parto natural, se realiza una cesárea, que implica anestesia y una operación quirúrgica en quirófano. Los dolores del parto por cesárea están más relacionados con el posoperatorio y la cicatrización. Los dolores del parto natural requieren de diferentes métodos para mitigarlos y evitar sufrimiento innecesario o excesivo para la madre

¿Cómo reconocer los dolores del parto?

Una futura madre debería saber que los dolores que siente, incluso en el último trimestre, no siempre anuncian el inicio del parto. Las contracciones irregulares son comunes en los últimos meses de embarazo, las llamadas contracciones Braxton Hicks indican, por su parte, que el útero está empezando a expandirse para preparse para el parto. Se trata de una fase muy lenta que no indica el inicio inminente del parto.

Con frecuencia, los dolores reales del parto se comparan con los dolores mensutrales, pero son mucho (mucho) más intensos. Se trata de un dolor en la parte inferior del abdomen que penetra en el interior y que llega hasta la espalda, a la parte del sacro. A la hora de dar a luz, los dolores llegan en oleadas, empiezan de forma más suave y se intensifican según pasan los segundos hasta que desaparecen y dan paso a una nueva contracción. Las contracciones del parto que anuncian que el cuerpo está listo para dar a luz se vuelven más frecuentes e intensas, esto indica que el útero se está dilatando y preparando para el parto.

Los métodos para superar los dolores del parto

¿Son soportables los dolores del parto? Esta es una pregunta que se hacen todas las futuras madres e incluso aquellas mujeres que no se plantean tener hijos. Afortunadamente, a lo largo de los años, la medicina ha evolucionado y ha encontrado diversos métodos para disminuir los dolores de un parto natural, permitiendo así que las mujeres disfruten de las las ventajas de este tipo de parto, sin sufrir tan alto grado de dolor.

El primer método, el más utilizado, es la anestesia epidural, una inyección que se aplica en la columna vertebral para dormir los músculos y nervios de la pelvis y poder, así, dar a luz sin sentir dolor. Las ventajas de la epidural son claras, el dolor se mitiga notablemente y la experiencia del parto natural es más llevadera, además, los riesgos son mínimos y poco comunes. Por esta razón, la epidural siempre se recomienda en madres con buena salud.

Una segunda alternativa al método epidural es el gas hilarante (conocido como gas de la risa). Este gas es un analgésico formado por 50% de óxido nitroso y 50% de oxígeno. Este gas se empezó a utilizar para mitigar los dolores del parto en Estados Unidos y es capaz de crear una sensación de calma y relajación, que a menudo conduce a la euforia, lo que no disminuye la sensibilidad del cuerpo, pero permite producir más endorfinas para calmar el dolor. La madre puede manejar la cantidad a inhalar según la cantidad de dolor que sienta. Sin embargo, no todos los hospitales ofrecen esta alternativa, ya que sigue siendo evaluada y estudiada para descartar posibles efectos adversos.

Dolores del parto: métodos alternativos menos utilizados

Además de los métodos que te hemos contado, existen otros métodos alternativos, poco utilizados. Algunos centros, muy pocos en España, ofrecen masajes o el uso de la acupuntura para estimular las zonas adecuadas para estirar el perineo y acelerar el parto haciéndolo menos doloroso. Los masajes en el perineo con un aceite especial puede hacer que esta piel esté más flexible y preparada para estirarse cuando llega el momento del parto, facilitándolo y evitando una posible episiotomía, la incisión quirúrgica del perineo que s realiza cuando cabeza del niño es más grande que la dilatación alcanzada (comprar aceite perineal natural en Amazon).

Otro método que está empezando a ser discutido es la autohipnosis, una técnica en la que el médico enseña a la madre técnicas de concentración que le ayudarán a soportar el dolor del parto, permaneciendo despierta y consciente. El contrrol sobre las sensaciones físicas, especialmente en una situación como el parto, es muy difícil y solo las más decididas están dispuestas a intentarlo. Conoce todo sobre el hipnoparto con este libro, de venta en Amazon: Hipnoparto: Preparación para un parto positivo, de Carmen Moreno.

Por último, un método que no debe subestimarse y que está empezando a extenderse es el parto en el agua. El agua es capaz de relajar los músculos, reduce la fricción y permite un parto más suave, con una fase expulsiva en la que la madre puede cambir de posición y relajarse. Muchas mujeres empiezan a elegirlo también porque es la mejor manera de tener un parto en casa, bajo la supervisión de profesionales.

Y si quieres más información sobre los distintos tipos de parto, el dolor que experimentarás y todos los detalles de esta experiencia vital, te recomendamos estas dos lecturas:

Descubre: ¡Sentimientos a flor de piel! Descubre cómo es el embarazo semana a semana
Evolución del embarazo © enfemenino

Y además...

Los mejores libros de maternidad para leer durante el embarazo
Ácido fólico durante el embarazo: todo lo que debes saber sobre cómo tomarlo
Prueba Triple Screening: en qué consiste y cuándo hacerla
El ciclo menstrual tras el parto: ¿cuándo llega y cuándo se regula?

Blanca Nieto
Redactora Commerce Blanca Nieto es editora commerce en Enfemenino. Se graduó Traducción y desde entonces ha combinado su pasión por las lenguas y las letras con la comunicación digital y …