Inicio / Maternidad / Concepción / Estimulación ovárica: qué es y cómo funciona esta técnica de reproducción

Maternidad

Estimulación ovárica: qué es y cómo funciona esta técnica de reproducción

por Blanca Nieto Creado en 30 de septiembre de 2019
Estimulación ovárica: qué es y cómo funciona esta técnica de reproducción© Getty

La estimulación ovárica es una técnica de reproducción que ayuda a quedarte embarazada en casos de ovulación débil. ¿Cómo funciona esta práctica?

Quedarte embarazada no siempre es fácil, son muchas las parejas que tienen dificultades para tener un bebé pero, por suerte, son muchos los tratamientos de fertilidad que ayudan a concebir a las parejas con dificultades. Te contamos en este vídeo cuáles son los principales problemas para tener hijos:

Video por Patricia Álvarez

A veces, la infertilidad femenina se debe a un problema ovárico, como puede ser la ausencia de ovulación o la ovulación de mala calidad. Afortunadamente, existen diversas soluciones para poner remedio a este problema, soluciones que tienen gran porcentaje de éxito y acaban en embarazo. La estimulación ovárica es uno de estos tratamientos.

¿Qué es la estimulación ovárica?

La estimulación ovárica consiste en el suministro de hormonas a la mujer para aumentar la producción de folículos maduros por parte de los ovarios, obteniendo así una ovulación de calidad. Este tratamiento se recomienda a mujeres cuya reserva ovárica es muy baja o cuyas ovulaciones son muy débiles para permitir la fertilización. La estimulación ovárica también se utiliza en tratamientos de inseminación artificial o FIV (fecundación in vitro).

Estimulación ovárica: ¿cómo funciona este tratamiento?

Si has decidido seguir el tratamiento de estimulación ovárica, deberás pasar por una serie de análisis y tests obligatorios e indispensables destinados a multiplicar las posibilidades de embarazo. Estos son algunos de los pasos a seguir antes de iniciar el tratamiento:

  • Exámenes clínicos en profundidad en tu consulta del médico de cabecera.
  • Medición de la curva de la temperatura basal durante varios meses para determinar el periodo de ovulación.
  • Análisis del moco cervical después de una relación sexual (prueba post-coital o prueba de Hünher).
  • Dosis de hormonas (FSH, LH y estradiol).
  • Ecografía pélvica, que se realizará en un laboratorio especializado para visualizar cualquier anomalía en el útero, las trompas o los ovarios.

Específicamente, la estimulación ovárico actúa en la hipófisis, una gládula que forma parte del sistema nervioso y está situada debajo del cerebro. Actúa sobre los ovarios secretando, entre otras cosas, tres hormonas: FSH, LH y prolactina.

El mal funcionamiento de la glándula pituitaria se puede detectar a través de la curva de temperatura basal que proporciona información sobre la presencia y calidad de la ovulación.

¿Es eficaz la estimulación ovárica?

La estimulación ovárica es eficaz en el 30% de los casos, alrededor de 3 de cada 10 mujeres se quedan embarazadas después del tratamiento. Además, es un método para quedarte embarazada más rápido, la mayoría de los embarazos obtenidos a través de este tratamiento llegan tras 3 meses desde el inicio del mismo.

¿Tiene efectos secundarios la estimulación ovárica?

Los tratamientos de estimulación ovárica suelen ser muy bien tolerados por las mujeres, sin embargo, pueden causar efecto secundarios leves: trastornos de la visión, rubor, migraña, mareos y naúseas. En algunos casos, también pueden causar irritabilidad severa e insomnio. Los problemas más visibles pueden derivar del aumento del tamaño del ovario, debido a la estimulación. El ovario pasa de ser del tamaño de una almendra al de una naranja en algunos casos. Este aumento puede provocar tensión abdominal, hinchazón y molestias.

También pueden surgir problemas más graves, aunque son menos frecuentes, como la torsión del ovario (debe ser operado quirúrgicamente) o la hiperestimulación ovárica, otra urgencia médica que debe ser tratada por un médico de forma urgente.

Debido a su delicadeza, la estimulación ovárica debe realizarse siempre en centros especializados y con un seguimiento constante de cada una de las fases.

Estimulación ovárica y fecundación in vitro

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de fecundación artificial, la estimulación ovárica es uno de los pasos obligatorios, aunque la paciente ovule con normalidad. La fecundación in vitro (FIV) se practica cuando los ovocitos y los espermatozoides no pueden producir un embrión de forma natural.

Esto se debe a que la estimulación ovárica es la primera de las cinco etapas de la fecundación in vitro:

1. Desencadenamiento de la ovulación.
2. Colección de ovocitos y espermatozoides.
3. Fecundación in vitro (el semen se mezcla con 2 o 3 ovocitos y se cultiva en un tubo de ensayo a 37º)
4. La implantación de embriones en el útero, este proceso se realiza en el hospital.

¿Adónde debemos acudir para seguir un tratamiento de estimulación ovárica?

Lo ideal si estás pensando en seguir un tratamiento de estimulación ovárica, es consultar a un especialista, ya que este tratamiento necesita de una doble vigilancia: biológica y ecográfica. Las ecografías permiten controlar los folículos y hacerle seguimiento a su crecimiento. Las pruebas biológicas controlan la dosis de hormonas y evalúan la calidad de la secreción hormonal. Estos seguimientos permiten adaptar el tratamiento a las necesidades de cada mujer, prevenir el riesgo de embarazo múltiple, indicar la fecha ideal para la relación sexual o, si es necesario, estimular la ovulación.

Descubre: EL ABC del embarazo: 100 palabras que debes conocer
Las palabras que debes saber durante el embarazo © iStock

Y además...

Los mejores libros de maternidad para leer durante el embarazo
Moco cervical: cómo reconocerlo durante y después de la ovulación
Ácido fólico durante el embarazo: todo lo que debes saber sobre cómo tomarlo