Inicio / Maternidad / Concepción / Reproducción asistida: ¿conoces el diagnóstico genético implantacional?

Maternidad

Reproducción asistida: ¿conoces el diagnóstico genético implantacional?

por Elvira Sáez Creado en 17 de octubre de 2019
© Getty

Este método ayuda a reducir el riesgo de aborto, protege la salud del bebé y contribuye al correcto desarrollo del embarazo en reproducción asistida. Te contamos en qué consiste.

Artículo elaborado en colaboración con César Lizán, director médico de Clínicas Eva

Si tienes problemas para lograr el embarazo o ya has tomado la decisión de someterte a un tratamiento de infertilidad, es posible que sea mucha la información que estés procesando en estos momentos. Distintas técnicas, procedimientos y conceptos importantes que tienes que comprender bien no sólo para contribuir al buen término del proceso, sino para tu mayor tranquilidad.

Uno de estos conceptos es el de diagnóstico genético implantacional, que se asocia a bebés sanos en reproducción asistida. Para aclararlo hemos pedido la colaboración de César Lizán, director médico de Clínicas Eva.

Video por Patricia Álvarez


El diagnóstico genético implantacional puede ser empleado con distintos fines. Quizá el más frecuente consiste en estudiar las aneuploidías, un fallo en el número de cromosomas. Con el análisis de los 23 pares de cromosomas, mediante el llamado PGT-A, se ha conseguido aumentar la tasa de embarazo, disminuir el riesgo de aborto y evitar el nacimiento de un niño afectado por enfermedades y síndromes relacionados con los cromosomas.

Esta herramienta es de gran utilidad para aquellas mujeres que deciden abordar la maternidad a edades avanzadas, en las que, debido al envejecimiento del material reproductivo, el niño puede presentar alteraciones cromosómicas, como en el caso del Síndrome de Down.


Otra posibilidad es el DGP de enfermedades monogénicas (PGT-M), que ayuda a detectar las alteraciones en los genes que causan enfermedades en los embriones. Gracias a su empleo se puede evitar la transmisión de enfermedades graves de padres a hijos. El diagnóstico genético preimplantacional permite conocer el estado de los embriones fecundados in vitro, antes de ser transferidos al útero de la madre y se realiza habitualmente al quinto o sexto día de desarrollo embrionario, cuando ya es factible analizar la información genética.

El proceso paso a paso

1. Obtención de los embriones en la Fecundación in Vitro.


2. Biopsia embrionaria. Consiste en extraer varias células del embrión sin alterar su desarrollo normal. Una vez realizada la biopsia, el embrión suele criopreservarse en el laboratorio, donde se mantendrá hasta el momento de la transferencia al útero.

3. Análisis genético. Las células obtenidas mediante biopsia son procesadas para su análisis y sometidas a estudio genético.

4. Valoración de los resultados y explicación de los mismos a los pacientes.

5. Transferencia embrionaria. El equipo médico decide qué embriones van a ser transferidos en función de la dotación cromosómica y de las características de viabilidad embrionaria.

El DGP no solo es útil en cuanto a la salud del futuro bebé sino que contribuye también al buen término del embarazo, ya que aumenta la posibilidad de supervivencia del embrión.

La técnica también puede ser de ayuda para parejas en las que el varón tiene alteraciones en la dotación cromosómica o en la meiosis de sus espermatozoides, en algunos casos de aborto de repetición o fallos de implantación. Por último, es importante recordar que el análisis genético de los embriones se encuentra sometido a un estricto control y se realiza por profesionales con gran experiencia.

Y además:
4 películas que visibilizan la reproducción asistida
Mitos y verdades sobre la reproducción asistida
Reproducción asistida para lograr el embarazo: ¿qué pasos debo seguir?

por Elvira Sáez