Inicio / Ocio / Cultura / Las mayores injusticias en la historia de los Oscar

© Getty
Ocio

Las mayores injusticias en la historia de los Oscar

Adrián Martín
por Adrián Martín Publicado en 1 de marzo de 2018
A-
A+

A lo largo de la historia de los Oscar muchos actores, actrices y largometrajes de nivel, se han quedado sin su estatuilla. ¡Hacemos un repaso!

En los Oscar nunca llueve a gusto de todos. Cada año suele haber críticas hacia unos u otros premiados, hacia la ausencia de nominados que probablemente lo merecían más que otros o hacia la práctica ausencia de diversidad (¿dónde están los nominados negros? ¿Y los latinos? ¿Y qué hay de las mujeres en categorías como la de dirección?). Por ello vamos a hacer un repaso a algunas de esas espinitas que tenemos clavadas en el corazón. Porque hay cosas que van más allá de los gustos de cada uno... Por ejemplo, ¿crees que se merecen todas las películas de esta lista ser las más premiadas en la historia de estos premios? Seguro que hay alguna que no...

Seguro que hay algunos con los que no estáis de acuerdo en nuestra lista, pero mucho se ha hablado de algunas ausencias e injusticias y lo cierto es que seguro que nadie querría estar en ninguno de estos cuatro clubs...

Descubre: Las mejores películas de la historia según los Oscar

Las mejores películas de la historia según los Oscar © Titanic

1. El club de los actores olvidados

Empezamos nuestro repaso hablando de grandes actores y actrices que, pese a ser auténticas estrellas del cine, no se han llevado todavía un Oscar. Veamos algunos de los casos más recientes...

Descubre: Grandes actrices que aún no tienen (y deben tener) un Oscar

Actrices que deberían tener un Oscar © Animales Nocturnos

​1. Leonardo DiCaprio se llevó el pasado 2016 la ansiada estatuilla, sí, en un acto de justicia universal. Pero el actor no solo esperó demasiado para lograrlo sino que algunas de sus interpretaciones más brillantes fueron ninguneadas por la Academia. Se quedó sin nominación por Titanic, Revolutionary Road, J. Edgar o Django Desencadenado.

2. Ewan McGregor es uno de esos grandes actores que sorprendentemente nunca ha sido nominado. Puede que aún le falte la interpretación de su vida para llevarse la estatuilla, pero ni siquiera optar a ella por sus papeles en Trainspotting o incluso en Moulin Rouge o El escritor, no es justo.

3. Jim Carrey es uno de los actores más extravagantes de Hollywood, sí, pero también ha brindado más de una interpretación memorable que bien merecía, al menos, la nominación. Es el caso de El Show de Truman, ¡Olvídate de mí!, o Man on the Moon.

4. Julia Roberts ha estado nominada hasta en cuatro ocasiones (se llevó el Oscar por Erin Brockovich) pero eso no nos parece suficiente: ¿por qué nadie valoró debidamente sus papeles en Closer, La boda de mi mejor amigo o Notting Hill?

5. Jake Gyllenhaal tiene un talento innegable para la interpretación. Le hemos visto ya en unas cuantas ocasiones bordando sus papeles pero, por alguna razón que no entendemos, casi siempre se le escapa la candidatura al Oscar. Le ha pasado con Donnie Darko, Nightcrawler, Enemy, Animales nocturnos... Demasiados momentos gloriosos para este ninguneo, ¿no?

6. Nicole Kidman es una de las actrices mejor tratadas por la Academia pero lo cierto es que, si vemos su filmografía, bien podría haber ganado alguna nominación por sus papelones en películas como Cold Mountain o Los Otros.

7. Scarlett Johansson nunca ha sido nominada al Oscar y vale, su filmografía es bastante irregular, ¿pero qué hay de Lost in Translation, La joven de la perla o Match Point?

8. Joaquin Phoenix es uno de los mayores talentos de Hollywood actualmente y simplemente no podemos superar que ni siquiera consiguiera una nominación por Puro vicio pero, sobre todo, por Her.

9. Johnny Depp es uno de esos actores a los que tenemos encasillados en un tipo de papel: extravagante, excesivo, exagerado... Pero lo cierto es que dentro de ese subgénero johnnydeppiano, ha tenido grandes momentos en películas como Eduardo Manostijeras, Charlie y la fábrica de chocolate o Alice in Wonderland.

​10. Kate Winslet es maravillosa en casi cada papel que interpreta y buena prueba de ello son las múltiples nominaciones a los Oscar que ha recibido a lo largo de su carrera. Solo un pero: ¿cómo no pudo estar nominada por Revolutionary Road o Labor Day?


11. Emma Thompson lleva más de 20 años sin recibir una nominación al Oscar, y lo cierto es que, al menos, Al encuentro de Mr. Banks bien merecía romper la mala racha.

12. Marilyn Monroe, por su parte, una de las actrices mejor consideradas de la historia, jamás recibió una nominación. Una pena, pues Con faldas y a lo loco o El príncipe y la corista bien las hubieran valido.

13. Michael Fassbender. Llegamos al final de nuestro pequeño repaso con este actorazo cuya ausencia de nominación por Shame fue la mayor injusticia de los Oscar de 2012. Así de claro.

Descubre: Actores que no han conseguido un Oscar

30 grandes actores que todavía no tienen un Oscar © Getty

2. El club de los directores malditos

No solo se producen injusticias en los apartados actorales, también suceden en las categorías a Mejor director y son incluso bastante más sorprendentes...

1. Y si no que se lo digan a Alfred Hitchcock. Considerado uno de los cineastas más brillantes de la historia, el inglés estuvo nominado a Mejor director hasta en 5 ocasiones, por Rebeca, Náufragos, Recuerda, La ventana indiscreta y Psicosis. No solo no se lo llevó nunca, sino que tampoco recibió mayor reconocimiento por Vértigo, Con la muerte en los talones o Los pájaros. Al menos tuvo el consuelo de que Rebeca ganara el Oscar a Mejor película, aunque está claro que echando un vistazo a su aportación al séptimo arte, no es suficiente.

​2. En la misma línea de Alfred Hitchcock encontramos a Stanley Kubrick. El director de La naranja mecánica, Espartaco, 2001: Odisea en el espacio o La chaqueta metálica nunca consiguió llevarse la estatuilla. Y sinceramente, no se nos ocurre qué más debería haber hecho para ello.

3. Martin Scorsese, en cambio, sí cuenta con un Oscar a Mejor director en su haber. Solo un Oscar, y ni siquiera por su mejor película. El cineasta lo logró con Infiltrados pero no fue premiado por obras maestras como Taxi Driver, Uno de los nuestros, Toro Salvaje o Casino, por decir unas pocas. Este año además, ni siquiera aparece entre las principales nominaciones con Silencio, su última película.

​4. Otra de las grandes injusticias es que Charles Chaplin nunca recibiera el reconocimiento merecido ni como Mejor director ni como Mejor actor. Una de las grandes leyendas del cine no fue demasiado tenido en cuenta por cintas tan valientes y revolucionarias como El gran dictador.

5. Quentin Tarantino ha ganado hasta en dos ocasiones el Oscar a Mejor guión original, pero sorprendentemente ninguno por su labor como director. Venga ya, Pulp Fiction, Malditos Bastardos, Kill Bill o Django desencadenado, bien lo hubieran merecido.

6. También merece la pena recordar a Orson Welles y la injusticia que supuso que su Ciudadano Kane, para muchos expertos considerada como la mejor película de todos los tiempos, no se llevara la estatuilla a Mejor director (ni a Mejor película).

7. Por último, cabe hacer una mención especial a todas esas mujeres cineastas que se han quedado a las puertas de recibir alguna nominación. Lo cierto es que en este caso lo injusto es que tan pocas mujeres lleguen a aspirar a esta categoría (¿falta de oportunidades, quizá?), pero sí hay algunas como Sarah Gravron por Sufragistas, Lisa Cholodenko por Los chicos están bien o Valerie Faris (junto a Jonathan Dayton) por Pequeña Miss Sunshine que bien podrían haber conseguido la nominación.

Descubre: Películas dirigidas por mujeres

Películas dirigidas por mujeres © Sufragistas

3. El club de los que no debían llevárselo

1. 1988. Cher, que aunque ahora parezca más una parodia de sí misma sí mereció en su día su nominación por Hechizo de luna, lo cierto es que Glenn Close merecía mucho más el premio por Atracción Fatal. De hecho aún no se ha llevado nunca el Oscar y puede que aquella fuera la ocasión más evidente para conseguirlo.

​2. 1998: uno de los mayores robos en el apartado de interpretación fue el Oscar que se llevó Roberto Benigni por La vida es bella. Es sin duda una gran película, pero que ganara en esta categoría ante Tom Hanks por Salvar al Soldado Ryan, Edward Norton por American History X o Ian McKellen por Dioses y monstruos, es simplemente inconcebible. ¡Si hasta el mismo Benigni reconoció que era injusto!

Descubre: Mejores actores de la historia del cine

Los mejores actores de la historia del cine © Web

2001. Halle Berry consiguió ser la primera actriz negra en llevarse el Oscar a Mejor actriz, algo que a día de hoy, tristemente, no ha cambiado. Y es que este hito hace de su premio algo tal vez más simbólico que merecido. ¿Debería haber muchas más actrices afroamericanas nominadas y premiadas? Rotundamente sí. ¿Merecía Halle Berry el Oscar antes que Judi Dench o Nicole Kidman? Ahí lo dejamos.

4. 1998. La gran injusticia de que Shakespeare in love arrasara en los Oscar de Salvad al soldado Ryan o La vida es bella ha empeñado también el Oscar que recibió Gwyneth Paltrow. ¿Sobrevalorada? Puede que sí, nosotros nos hubiéramos decantado por Cate Blanchett o incluso Meryl Streep. Doble combo además aquí, pues Judi Dench se llevó aquí el Oscar a Mejor actriz de reparto en la película que tal vez menos lo merecía: solo aparecía 8 minutos en pantalla.

5. 2008. Penélope Cruz es una grandísima actriz sí, pero que ganara el Oscar a Mejor actriz de reparto compitiendo con, por ejemplo, Viola Davis por La duda o Taraji P. Henson por El curioso caso de Benjamin Button, despertó la ira de más de un cinéfilo... Y hay que reconocer que es comprensible.

Descubre: Las mejores actrices de la historia del cine

Las actrices más premiadas de la historia del cine © Web

4. El club de las... ¿mejores películas?

1. 1998. Shakespeare in love estaba bien, sí, pero es tal vez la película que más injustamente ha ganado en esta categoría. Y es que a nadie le cabe en la cabeza que superara a Salvad al soldado Ryan, La delgada línea roja o La vida es bella. Sí, exacto, los Oscar de 1998 no dieron ni una.

2. 2005. Crash ganó a Brokeback Mountain. Nada más que añadir, salvo emojis de enfado.

3. 2002. Que Chicago se impusiera a El pianista en los premios Oscar de 2002 suscitó una gran polémica en su día. Y es que la cinta de Rob Marshall es un gran musical sí, pero la de Roman Polanski parecía a todas luces superior.

4. 1994. Ganó Forest Gump, sin lugar a dudas una gran película, pero con el paso de los años y la trascendencia que ha tenido Pulp Fiction en la cultura pop, parece que bien podrían haberse decantado por esa opción. Incluso Cadena Perpetua, la mejor película de la historia según IMDb, podría haber sido la clara vencedora. Un año muy difícil.

​5. 1976. Ganó Rocky el Oscar a Mejor película, una injusticia teniendo en cuenta que competía Taxi Driver en la misma categoría.

6. 1980. Un caso parecido sucedió cuatro años después, cuando ganó Gente corriente (una cinta de la que ya nadie se acuerda) a dos pesos pesados del séptimo arte: El hombre elefante y, sobre todo, Toro Salvaje.

Y a ti, ¿qué otras injusticias se te ocurren? ¿Qué cambiarías en los premiados de los Oscar?

REDACTOR:@adri_noseque

Y además
Ganadores de los Oscar 2017: Moonlight se impone a La La Land en un polémico giro de película
¡Infalibles! Los 30 mejores actores de la historia del cine

por Adrián Martín

Puede interesarte