Inicio / Ocio / Entretenimiento / Conoce a Daisy, una perrita que se salvó de ser sacrificada y ahora corre feliz en su silla de ruedas

Ocio

Conoce a Daisy, una perrita que se salvó de ser sacrificada y ahora corre feliz en su silla de ruedas

por Adrián Martín Creado en 19 de mayo de 2015
© facebook.com/underbiteunite

No te pierdas la historia de esta superviviente, ¡es todo un ejemplo de superación! Daisy ha sabido crecerse ante la adversidad y tras salvarse de ser sacrificada, ahora vive feliz en una silla de ruedas y tiene todo el amor que nunca le dieron.

La última perrita viral de la Red lo es por una buena causa: fomentar la adopción. Y es que su vida podría haber acabado de forma trágica de no haber conocido a su dueña. Ella estaba buscando adoptar a algún perrito con alguna discapacidad o con necesidades especiales tras saber que estos son los primeros en ser abandonados y sacrificados ya que muy poca gente se quiere hacer cargo de ellos. Y entonces, Daisy conoció a su dueña.

© facebook.com/underbiteunite

"Daisy fue abandonada en la calle a los dos meses. Por suerte, un voluntario de un centro de animales lo encontró y lo llevó allí. Meses después, Daisy encontró su hogar para siempre", cuenta su dueña en una una página web dedicada a ella. La adopción se produjo en 2011. Ahora tiene ya 5 añitos y Daisy es una perrita feliz que solo quiere que adoptes a otros como ella. "Es una chica con mucha energía, siempre me inspira, soy muy afortunada de que forme parte de mi vida", cuenta su dueña.

Daisy tiene una enfermedad congénita en las piernas delanteras que le impide andar con normalidad, pero con una silla de ruedas y mucho amor ha conseguido tener una vida tremendamente feliz y miles de fans por todo el mundo (130.000 seguidores en Instagram). Si con su caso consigue que haya más gente que se anime a adoptar otros perritos como ella, todo esto habrá merecido la pena.

Y además:
Zappa, el adorable perrito sin dientes que te enamorará
Antes y después: 25 imágenes de mascotas que cambiaron sus caras y sus vidas tras ser adoptadas

por Adrián Martín