Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Musulmanas y emprendedoras: la moda y la belleza no están reñidas con el Islam

Mujer hoy

Musulmanas y emprendedoras: la moda y la belleza no están reñidas con el Islam

por Sara Hormigo Creado en 13 de abril de 2015
© iStock

Los tiempos están cambiando. Y si no, que se lo pregunten a aquellas mujeres musulmanas de mediana edad que ahora pueden ver cómo sus hijas y nietas visten siguiendo las últimas tendencias sin dejar de respetar su cultura y religión. Entrevistamos a la diseñadora de moda Cintia Robles y a la emprendedora especializada en belleza y estética, Yasmin Salem, durante el primer desfile de moda musulmana en España.

El caso de Cintia es especial. Se trata de una española convertida al Islam que estudió diseño de moda y comenzó su carrera como emprendedora creando su propia marca Trestristestigres (antes de convertirse). Después trabajó como patronista en empresas subcontratadas por Inditex, sobre todo en colecciones para Bershka: "Vamos, nada que ver con lo que hago ahora (…) No me gusta eso de que la ropa caduque porque ya no se lleva. Creo que nos obliga a hacer un gasto inútil y que fomenta el consumismo", afirma. Pero fue al inicio de su condición de musulmana cuando empezó a realizar sus propios diseños basados en el Islam ya que tal y como nos admite la diseñadora, ni ella "encontraba nada que ponerse".

© Casa Árabe / Laura Martínez Lombardía

Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, existe una mayor oferta y cada vez hay más tiendas online donde poder comprar este tipo de prendas. Cintia nos cuenta que su cambio de vestimenta fue gradual y al principio tuvo que enfrentarse a: "querer salir a la calle sin sentirse disfrazada con un montón de capas como por ejemplo, un vestido largo que lo tenía que usar con una camiseta de manga larga debajo o cosas así", recuerda.

¿Es real la imagen que se proyecta de la mujer musulmana en televisión?

Pero el principal motivo por el que se rigen estas mujeres a la hora de vestirse es el Islam y esto conlleva cubrir su cuerpo por completo: "El hiyab tiene algunas condiciones para que pueda considerarse un hiyab religioso. La más importante es cubrir la figura de la mujer, y no sólo el pelo como se piensa (...) Me gustan los colores lisos, las combinaciones discretas pero elegantes. Mis colecciones son de estilo más bien austero y sencillo, para cada día". Con esto, "simplemente pretendo dar una opción a la mujer musulmana accesible, asequible, cómoda y correcta religiosamente hablando", nos cuenta.

Una pregunta inevitable fue su opinión acerca de las series de televisión de éxito que en la actualidad dan una imagen de la mujer musulmana más "moderna" de lo que estamos acostumbradas a ver, a lo que Cintia responde: "Creo que ayudan a confundir más al respecto y no sólo a la gente no musulmana, sino a las jóvenes musulmanas que quieren iniciarse en el hiyab (...) Por lo que una mujer con un pantalón vaquero apretado y un pañuelo en la cabeza no lleva hiyab sino sólo un pañuelo en la cabeza que quizá sea identificativo o cultural, o quizá moda pero nada más", sentencia.

La moda y la belleza en las mujeres musulmanas

"Las diseñadoras aportan una opción personalizada de vestimenta adaptada a nuestra ley de recato y diseñada a gusto personal de cada clienta. Muchas musulmanas españolas no tenemos facilidad de encontrar este tipo de prendas ni tenemos contactos en países árabes donde es muy fácil conseguirlas, incluso el no poder comunicarte con la diseñadora o vendedora en otro idioma que no sea español es un obstáculo que ellas pretenden cubrir con su trabajo", nos cuenta Yasmin Salem, también mujer emprendedora y creadora del primer salón de belleza para mujeres musulmanas en España. Su mensaje es claro: "Desde Salón Masturah, como desde la visión de las diseñadoras Nadia Zein y Cintia Robles, queremos dar a conocer la perspectiva real de la mujer musulmana en el ámbito laboral y su aportación económica a la sociedad. Apostamos por la marca "Made in Spain" creando producto y servicio desde dentro y no como siempre se ha visto importando desde fuera. También buscamos abrir de esta manera las puertas a nuestras presentes y futuras generaciones y posicionarnos en el mismo nivel de la mujer musulmana en países como Inglaterra o Estados Unidos donde pueden ser líderes de flotas sin ser juzgadas por su credo o su forma de vestir".

Las tres mujeres presentaron hace unas semanas en Casa Árabe de Madrid, el primer desfile de moda musulmana en nuestro país en el que además de mostrar sus diseños a las nuevas generaciones, quieren transmitir un claro mensaje: "No estamos creando una nueva imagen sino abriendo el campo de enfoque, y crearemos sin duda iniciativas parecidas relacionadas con el emprendimiento e incluso repetiremos esta misma iniciativa por su gran éxito para abrir más caminos a muchas necesidades de la mujer musulmana que nadie nos las va a cubrir excepto nosotras mismas".

¿Qué opina el sector masculino?

Pero históricamente si hay algo por lo que han tenido que luchar aquellas que quieren sobresalir es contra el sector más conservador. Pero tal y como nos cuenta Yasmin, como decíamos, los tiempos están cambiando: "Los hombres musulmanes se sienten orgullosos de este tipo de iniciativas en las que trabajamos como hermandad luchando por nuestro futuro. A nivel personal a cada una de las participantes las han apoyado sus padres, esposos, hermanos y familiares, y no han dudado en ningún momento en ofrecer incluso su ayuda para que se pueda llevar a cabo la iniciativa sin ningún problema", nos asegura. Y es que el único objetivo de este tipo de iniciativas que empoderan a la mujer musulmana es el de: "Romper estereotipos, abrir barreras y a su vez facilitar servicios a nuestras hermanas en un país donde es complicado encontrar vestimenta y belleza adaptado a nuestra forma de vida. No puede haber ningún sector conservador que no le guste este tipo de iniciativas porque estaría contradiciendo sus valores", nos cuenta Yasmin.

Yasmin Salem: "Las mujeres musulmanas no tenemos las mismas oportunidades laborales que las españolas"

Aunque en España se presume de ser uno de los países más abiertos a la hora de contratación de personal y de admisión de otras religiones en empresas tanto públicas como privadas, hemos sido testigos de todo lo contrario en casos que vieron la luz y fueron denunciados en los medios de comunicación como por ejemplo, el de la niña a la que se le prohibía llevar hiyab en el colegio de la localidad gallega de Arteixo. Respecto al tema de la igualdad Yasmin es tajante: "Las mujeres musulmanas no tenemos las mismas oportunidades laborales si llevamos velo que una mujer que no lo lleve, incluso se puede ver juzgada simplemente por su apellido. Solemos cubrir puestos que casi nadie los puede cubrir por nuestra alta formación o facilidad de idioma y muy pocas veces como atención al público. Suelen contratarnos para puestos más bien tipo oficina, laboratorio o atención telefónica. En ocasiones, hasta ya es cansado para muchas seguir echando solicitudes de empleo y que al concertar las entrevistas sean descartadas por su forma de vestir. A mí personalmente nunca me ha faltado trabajo, gracias a Dios, pero sí he sido rechazada en muchos puestos de trabajo por mi atuendo. Por estos motivos yo personalmente como emprendedora apoyo el emprendimiento de la mujer musulmana puesto que tenemos el nivel, las ganas, la disciplina y potencialmente somos aptas para competir con cualquier otra empresa de nuestro país valorando los resultados antes que las apariencias", asegura.

Sin duda, tres ejemplos de mujeres valientes que desean abrir las puertas a otras mujeres y que luchan por defender sus creencias por encima de los estereotipos que la sociedad impone. Y ¿tú? Después de conocer las historias de Yasmin y Cintia, ¿sigues teniendo la misma imagen de la mujer musulmana? ¿Las ves más cerca de las mujeres españolas?


Y además:
La evolución de la moda en Irán, ¡el mundo al revés!
15 fotografías que denuncian los dictados de la moda

por Sara Hormigo