Inicio / Belleza / Tratamientos

Belleza

Cuidado de uñas durante un tratamiento de cáncer

por Redacción enfemenino Creado en 26 de enero de 2016
Cuidado de uñas durante un tratamiento de cáncer© iStock

Cuando una persona se somete a un tratamiento oncológico, su piel y su cabello no son los únicos que sufren las consecuencias de este tipo de tratamientos tan agresivos, sino que las uñas también se ven alteradas, y por lo tanto necesitan unos cuidados especiales. Te enseñamos cómo cuidar correctamente las uñas durante este periodo.

Posibles alteraciones que pueden sufrir las uñas

Es frecuente que aparezcan alteraciones en la velocidad y forma del crecimiento de las uñas (onicodistrofia), así como roturas de causa no traumática (onicolisis), pueden salir estrías (arruguitas en la uña), verticales y horizontales, reblandecimiento o engrosamiento de las mismas. En algunos casos, no muy comunes, pueden llegar a caerse.

Todo ello es debido al efecto que sobre la matriz ungueal (zona de crecimiento de la uña) producen tanto los agentes quimioterapéuticos como la radioterapia. También pueden aparecer alteraciones en la coloración de las uñas, ya sea por pigmentación de melanina, o por depósitos de sustancias sobre las células de la matriz ungueal.

Estas alteraciones suelen desaparecer una vez finalizados los tratamientos, y en ese momento es aconsejable proteger la uña con esmaltes protectores y favorecer la hidratación de la matriz ungueal con aceite de oliva o aceite de rosa mosqueta.

Cuidado de manos durante un tratamiento oncológico

¿Puedo hacerme la manicura y pedicura?

No hay problema, siempre que se sigan las siguientes precauciones:

  • No cortar cutículas ni producir heridas, ya que puedes encontrarte baja de defensas y tener por tanto un alto riesgo de contraer infecciones.
  • No maquillar las uñas (se introducen agentes químicos no deseables).
  • Mantener una longitud de uña corta, para evitar que se enganchen y se quiebren, además que se reduce el riesgo de arañazos.

Qué hacer y qué no hacer

Qué hacer

  • Usa productos hidratantes y regenerantes a diario para evitar que tus uñas se rompan en capas o se estríen.
  • Llévalas cortas para evitar que se enganchen y se rompan.

Qué no hacer

  • Nunca cortes las cutículas ni te levantes los padrastros, ya que se pueden producir heridas, con el consiguiente aumento del riesgo de infecciones.
  • No te pintes las uñas, ya que son productos químicos que asfixian las uñas y hacen que se partan.
  • No uses uñas postizas, ya que el pegamento es agresivo e irritativo. La uña natural, por efecto del pegamento y por la uña postiza se asfixia y se parte.
  • No las lleves largas, para evitar que se rompan, se quiebren y te hagas posibles arañazos.
  • Nunca uses alicates corta-cutículas, cuchillas corta-callos, ni cualquier otro material punzante o de corte.



Y además:
El cuidado del pelo durante el tratamiento oncológico
Cómo cuidar la piel durante un tratamiento oncológico