Inicio / Belleza / Tratamientos / ¿Por qué el ácido hialurónico es el ingrediente fetiche en belleza?

© iStock
Belleza

¿Por qué el ácido hialurónico es el ingrediente fetiche en belleza?

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 9 de marzo de 2015
A-
A+

Desde hace algunos años, el ácido hialurónico se ha convertido en uno de los activos más buscados en los tratamientos y cremas faciales. ¿A qué se debe este fenómeno? ¿Cuáles son las propiedades que aporta a nuestra piel? Hablamos con Elisabeth Bouhadana, Directora Global de Comunicación científica de L'Oréal Paris para dar respuesta a estas y otras preguntas.

El envejecimiento de la piel va mucho más allá de la aparición de arrugas y líneas de expresión. El paso del tiempo también provoca otras consecuencias como la falta de definición del óvalo facial y la pérdida de volumen. Es precisamente este envejecimiento volumétrico el que podemos frenar gracias al uso continuado de cremas y tratamientos faciales que contengan una buena dosis de ácido hialurónico. Revitalift Filler HA, el nuevo producto de L'Oréal Paris, ha sido uno de los últimos en apostar por esta tendencia y la científica Elisabeth Bouhadana nos habla de los beneficios de incluir este ingrediente en nuestra rutina diaria de belleza.

La importancia del ácido hialurónico © iStock

¿Cómo debemos ir cambiando nuestra rutina a medida que nos hacemos mayores? ¿Qué tipo de productos debemos empezar a incluir?
Además de una hidratante, todas las mujeres deben usar productos de limpieza facial que sean adaptados a sus necesidades, ya que se deben usar todos los días, aunque no te hayas puesto maquillaje (para quitar el sebo acumulado, el polvo de la polución, las células muertas, etc). No se eligen los productos en función únicamente de la edad, sino también según el estilo de vida y el tipo de piel que tengamos.

El primer producto antiedad que debemos empezar a usar es el limpiador, el segundo es una crema hidratante, el tercero sería un producto con antioxidantes que protegen la piel del envejecimiento relativo al entorno, como el aceite extraordinario (no debemos olvidarnos tampoco de la protección solar, principalmente en los meses de verano o si pasamos mucho tiempo al aire libre). Después vendría el tratamiento antiedad, que ayuda a rellenar la piel antes de que las arrugas sean demasiado profundas, un tratamiento de colágeno si se necesita actuar sobre la firmeza y la elasticidad de la piel, y un producto antimanchas en los casos en los que sea necesario.

Se habla mucho del envejecimiento relativo a las arrugas, pero el paso del tiempo también provoca una pérdida de volumen. ¿En qué consiste el envejecimiento volumétrico? ¿Qué signos provoca en nuestro rostro?
El envejecimiento no es solo arrugas o pérdida de firmeza. Si una se mira en el espejo y se compara con una fotografía suya tomada 20 años antes, lo que más se nota no son las arrugas, o la pérdida de firmeza, sino la pérdida de volumen. Esta pérdida de volumen depende de la morfología de cada una, algunas lo verán más que otras según como sea nuestra estructura ósea y nuestra masa muscular. La nutrición y las hormonas tienen una influencia sobre la pérdida de volumen, y por supuesto el espesor de la piel (epidermis y dermis) también.

¿Qué aporta el ácido hialurónico en nuestra piel? ¿Por qué es importante comenzar a suministrar dosis de este compuesto a medida que cumplimos años?
El ácido hialurónico (AH) es el componente responsable de la tonicidad de la piel, porque es capaz de absorber y retener hasta 1000 veces su peso de agua. Las células de nuestra piel producen de manera natural este AH, pero después de los 30, se nota una bajada en la síntesis de este compuesto en la epidermis. La piel pierde un poco de su firmeza cada día.

Además, el ciclo natural del AH es muy corto. Por lo tanto, es interesante aplicar AH fragmentado en la piel para que pueda penetrar hasta las capas más profundas de la epidermis, para así hidratar y revoluminizar la epidermis todos los días sin necesidad de recurrir a una inyección.

¿Existe alguna diferencia entre inyectar ese ácido hialurónico y aplicarlo a través de una crema o un sérum?
Claro que hay diferencias. El AH que se inyecta por un dermatólogo es de alto peso molecular (2000k Daltons), y se inyecta en la dermis, mientras que el AH que se usa en cosmética puede ser de bajo peso molecular (20-30K Daltons), el cual penetra en la capas vivas de la piel hasta 120 micrometros. También se puede aplicar AH de alto peso molecular a nivel cosmético, pero tiene el inconveniente de que hidrata muy bien pero no penetra, se queda en la parte externa de la piel.

En resumen, con una inyección tenemos directamente el AH de alto peso molecular inyectado en los tejidos de la dermis para rellenar los volúmenes, mientras que con Revitalift FILLER, tenemos un relleno de la epidermis (AH micrométrico, fragmentado de bajo peso molecular) y una estimulación de la dermis (gracias al Fibroxyl).

Y además:
Rinoplastia: todo lo que debes saber antes de pasar por quirófano
Cómo saber si necesitas un tónico facial
Relleno para pómulos: ¿en qué consiste?

por Patricia Álvarez

Puede interesarte