Inicio / Belleza / Tratamientos / Oxitocina, ¿cómo afecta a nuestra percepción de la belleza?

Belleza

Oxitocina, ¿cómo afecta a nuestra percepción de la belleza?

por Patricia Álvarez Creado en 4 de diciembre de 2019

La oxitocina u “hormona de la felicidad”, bautizada así por su vinculación con el parto, el amamantamiento y el sentimiento de amor, tiene más beneficios sobre tu piel de los que podrías imaginar. ¡Te los contamos!

Antes de nada, es necesario saber qué es la oxitocina para así lograr comprender todas sus cualidades.

La oxitocina es una hormona segregada de manera natural por nuestro organismo y con capacidad de influir sobre el comportamiento social, patrones de conducta sexual, además de ser la encargada de llamar a la puerta del instinto maternal. Esta pequeña hormona no solo está estrechamente vinculada con nuestro estado de ánimo y bienestar, sino que su circulación permite que nuestra piel luzca mucho más radiante.

La "hormona del amor", conocida mundialmente bajo el nombre de oxitocina, es una hormona secretada por el lóbulo posterior de la glándula pituitaria. Esta estructura, del tamaño de un guisante, se encuentra en la base del cerebro y es liberada principalmente ante interacciones sociales o contacto físico, como un abrazo.

Video por Norma Varela

Ha estado siempre relacionada con momentos de felicidad, algunos tan simples como jugar con una mascota, como indica un estudio de 2009 realizado por la revista Hormones and Behavior. No obstante, estos apodos de "hormona del amor" u "hormona del abrazo", pueden resultar engañosos.

La oxitocina también es capaz de intensificar los recuerdos de vínculos que se han deteriorado, además de hacer que las personas estén más o menos proclives a establecer relaciones con otros. En otras palabras, la oxitocina es uno de los encargados de hacerte percibir a las personas mejores o peores, más atractivas o menos, en función de sus niveles de concentración.

¿Quieres saber cómo funciona? ¿Afecta igual a hombres que a mujeres? ¿Sabías que hay tratamientos que te ayudan a estimular la secreción de esta hormona? Te contamos todo lo que quieres saber de la oxitocina.


La oxitocina en las mujeres

La oxitocina es una hormona particularmente importante para las mujeres. Su papel en el proceso del parto es imprescindible, por ello la oxitocina es un péptido producido por el cerebro ante estas circunstancias.

Esta hormona causa contracciones uterinas durante el parto y ayuda a encoger el útero tras el mismo. La recuperación después del parto no es su única función en la maternidad, y es que amamantar también provoca la liberación de oxitocina que, a su vez, ordena al cuerpo para que llegue la leche para el bebé.

También es común oír que la oxitocina promueve la unión entre madre-hijo. Según un estudio de 2007 publicado en la revista Psychological Science, cuanto más altos son los niveles de oxitocina de una madre en el primer trimestre del embarazo, es más posible que el "lazo psicológico y emocional" sea más fuerte.

Eso sí, el vínculo materno no tiene por qué ser necesariamente biológico. Después de todo, las mujeres que adoptan bebés también liberan oxitocina, no solo en la madre, sino en el propio bebé.

En los hombres, al igual que en las mujeres, la oxitocina facilita la unión. No obstante, en el caso de los hombres, es la hormona llamada vasopresina la que juega un papel más importante a la hora de estrechar lazos.


La oxitocina y sus efectos sobre la piel

Adiós signos de cansancio:

La liberación de oxitocina disminuye la segregación de otras hormonas como el cortisol o la adrenocorticotropina, directamente relacionadas con el estrés. De este modo, si conseguimos liberar oxitocina de manera natural, nuestro rostro se verá descansado y conseguiremos eliminar toda señal de estrés.

Iluminador natural:

“La hormona de la felicidad” es el perfecto sustituto de los iluminadores, ya que la liberación de esta hormona se traduce de manera inmediata en un brillo natural sobre el rostro. Puede parecer magia, pero es ciencia.

Facilitadora de la regeneración muscular:

Una de las principales consecuencias del paso del tiempo en nuestro cuerpo es el envejecimiento de nuestros músculos, algo que la oxitocina consigue reducir significativamente. De este modo, esta pequeña hormona es capaz de estimular por sí sola la regeneración de los músculos, llegando incluso a disminuir la atrofia muscular.

Después de haber leído estos beneficios te estarás preguntando, ¿cómo podemos estimular la oxitocina de manera natural?

La respuesta es mucho más sencilla de lo que puedes imaginar: siendo feliz. Exacto, puede que esta idea te parezca demasiado romántica y algo ilusa, pero la oxitocina es conocida como “la hormona del amor y la felicidad” porque se segrega cuando somos felices. La felicidad es hacer lo que nos gusta, disfrutar de los pequeños placeres como un masaje o una tarde de sesión de belleza. Por todo esto, desde el centro de belleza Germaine Goya, en Madrid, animan a dejar las preocupaciones de lado y permitir que nos mimen.

Descubre: Oxitocina, ¿cómo afecta a nuestra percepción de la belleza?


¿Qué mejor que un masaje para tomarnos un respiro?

En Germaine Goya contamos con especilistas que consiguen, a través de sus manos, ejercer la presión exacta en cada músculo para eliminar las tensiones acumuladas por el estrés o la falta de sueño”, declara Carmen Díaz, directora de Germaine Goya.

Por tanto, a través de un masaje relajante, escuchar la música que te gusta, pasear, practicar deporte, jugar con tu perro o estar con los tuyos conseguirás despertar a esta increíble hormona y dejar que tu piel brille por sí sola.

Y, es que, todos estos sencillos gestos tienen la capacidad de generar en ti la dosis de oxitocina necesaria para estimular tu piel de manera tan positiva. Por tanto, a través de tu bienestar emocional conseguirás que tu piel luzca radiante y mucho más joven.

Es indiscutible que todas nuestras emociones terminan por reflejarse en nuestro físico, siendo la piel quien más sufre estas consecuencias. En situaciones de estrés prolongado, falta de sueño y cansancio la piel luce más apagada y triste, algo que desaparece desde el momento en el que nuestro organismo comienza a segregar oxitocina de forma natural. Y, es que, no hay nada como cuidarse desde dentro para mejorar nuestra imagen, y ¿qué mejor que empezar por las emociones?


Artículo elaborado en colaboración con Carmen Díaz, directora del centro Germaine Goya, centro exclusivo de Germaine de Capuccini en Madrid.


Y además:

Factor de crecimiento epidérmico: de inmediato una piel más joven
Tratamientos faciales aptos para tomar el sol
¿Es posible acabar con los poros dilatados? Te contamos cómo disimularlos