Inicio / Belleza / Tratamientos / Piel mixta, la gran incomprendida. Tratamientos para encontrar el equilibrio

Belleza

Piel mixta, la gran incomprendida. Tratamientos para encontrar el equilibrio

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 20 de noviembre de 2017
74 compartidos

Frente y nariz con brillos, pómulos resecos y algún que otro granito en la barbilla, ¿te suena? Si es así, formas parte de esa gran mayoría de personas con piel mixta, por lo que tu rostro requiere un cuidado y un mimo especial.

Las personas que tienen la piel mixta tienden a obsesionarse por los granitos repartidos en las zonas más grasas del rostro, por lo que, en ocasiones, se hace un uso de excesivo de tratamientos y cosméticos astringentes que no hacen más que resecar la cara, empeorando las zonas que de por sí se encuentran secas, como pueden ser las mejillas.

Puede que te preguntes cómo acabar con el exceso de grasa sin que el resto del rostro sufra de deshidratación. No lo dudes más y coge lápiz y papel y no te saltes ninguno de estos pasos:

1. Limpieza a fondo

Una limpieza de cutis profesional es un paso imprescindible en esta carrera contra el exceso de grasa en la piel. Ninguna crema ni tratamiento específico funcionará si no se ha terminado previamente con las impurezas que pueda presentar el rostro, propio de la polución o de la simple grasa que genera la piel por sí sola como método de protección.

Eliminar los puntos negros y el exceso de toxinas de la piel es fundamental para alcanzar el deseado equilibrio que las pieles mixtas necesitan. Sin este paso, ni los mejores cosméticos del mercado podrán acabar con el exceso de grasa y la deshidratación propias de este tipo de piel”, afirma Carmen Díaz, directora del centro estético Germaine Goya.

Descubre: Famosas sin maquillaje

Famosas sin maquillaje © iStock

2. Tónico, el gran olvidado del cajón

Este producto es rechazado por muchas personas ante la creencia de ser un producto altamente astringente, pero esto no siempre es así. Dar con el tónico adecuado para las pieles mixtas puede ser el grial de cualquier ritual de belleza.

Además de controlar que el porcentaje de alcohol en su contenido no sea demasiado elevado, también es fundamental saber cómo aplicarlo. De este modo, el producto debe ser previamente vertido en pequeñas cantidades en un algodón y jamás aplicar de manera directa sobre la piel. Una vez se ha añadido el producto sobre el algodón, a través de pequeños toquecitos se repartirá sobre todo el rostro, pero jamás se debe arrastrar el algodón sobre la piel, solo a través de toquecitos que permita al producto penetrar a través de los poros sin dañar la dermis.

3. Hidratar sí, pero en su justa medida

Muchas veces el exceso de grasa de la piel puede producirse por no adecuar la cantidad del producto a las necesidades reales del rostro. Además, en lo que a los ingredientes de las cremas hidratantes se refiere, es importante que contengan un alto porcentaje de agua.

Las pieles maduras son a veces las que más sufren este tipo de deshidratación, al mismo tiempo que generan un exceso de sebo, por lo que en su caso es fundamental contar con productos específicos que traten, no solo los signos de la edad, sino también la falta de hidratación y de luminosidad. “Muchas mujeres rechazan el uso de cremas porque creen que de manera inmediata su piel comenzará a generar grasa, algo que es un completo error. La piel requiere gran cantidad de agua para mantener sus niveles de hidratación en equilibrio y esto solo se puede conseguir a través de productos específicos. De hecho, en ocasiones extremas, la piel puede generar un exceso de sebo para contrarrestar la deshidratación que sufre”, afirma la experta en belleza y medicina estética, Carmen Díaz.

Seguir estos pasos y ser constante en la rutina de belleza es la clave para conseguir paliar los efectos más dramáticos de las pieles mixtas.

Artículo elaborado en colaboración con Carmen Díaz, directora del centro de estética Germaine Goya



Y además:
Cómo conseguir un rostro radiante con un solo gesto
Cómo aplicar los tratamientos corporales

por Patricia Álvarez 74 compartidos