Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Pon tu segunda vivienda a trabajar

Decoración

Pon tu segunda vivienda a trabajar

por Norma Varela Creado en 20 de marzo de 2020
Pon tu segunda vivienda a trabajar© © Getty

Tal vez tienes una segunda vivienda que en condiciones normales supone una fuente de ingresos más en tu economía personal y familiar. Si no está dedicada al alquiler de larga estancia, puede estar en estos momentos vacía y sin posibilidad de ser ocupada durante varios meses. Toca prepararse y reinventarse, y el mercado actual ofrece algunas alternativas, como el alquiler corporativo, que merece la pena considerar.

Contenido elaborado por Ángel Mayoral, CEO y cofundador de Homyspace

La actual coyuntura ha detenido la actividad normal del país. No solo es un problema de salud, sino también económico y social: muchas empresas han cesado temporalmente su actividad, la educación de nuestros hijos está tratando de organizarse, el turismo está suspendido… ¿Qué sucederá cuando pase y todo vuelva (supuestamente) a la normalidad? Sin duda habrá una reactivación general a la que todos deberemos adaptarnos, en cualquiera de los ámbitos de nuestra vida. Aunque aún no hay datos de cómo y cuánto, esta situación está afectando también al mercado del alquiler de locales y viviendas (ya hemos visto algunos casos mediáticos en que los propietarios se ofrecen a ‘no cobrar’ el alquiler a negocios particulares hasta que pase el estado de alarma). ¿Cuáles son, entonces, nuestras opciones si somos propietarios de una segunda (o tercera) vivienda?

Video por Norma Varela

Los usos habituales de este tipo de propiedades son el alquiler de larga estancia (más seguridad a largo plazo, pero menos rentabilidad total) y el alquiler turístico (podemos cobrar precios bastante más altos, pero gastaremos más en limpieza y reajustes de la propiedad, además de que suelen ser altamente estacionales. En el caso del primero es posible que nuestros ingresos no se vean seriamente afectados pero, ¿qué sucede si nuestro piso está orientado al alquiler turístico? Ahora mismo nos encontraremos con una vivienda vacía y la incertidumbre de cómo podrá reactivarse el mercado tras la crisis.

Muy posiblemente, cuando todo esto pase, buscaremos alternativas, ¡y las hay! Por ejemplo, si tenemos una vivienda singular, con alguna decoración o características específicas, hay todo un mercado de cine y televisión que siempre está a la búsqueda de enclaves variados para rodajes de series, películas o programas. Suelen pagar muy bien, pero normalmente no se realiza más que un uso ocasional de la vivienda, además de que es necesario tener muchos contactos y saber moverse en el mundo de las productoras para sacar una rentabilidad interesante a largo plazo. Algo similar sucede con la organización de eventos, un mercado al alza pero donde es fundamental que la vivienda esté en un enclave accesible y céntrico y que las calidades tanto de la obra como del mobiliario sean muy altas. Junto a ellas hay otra opción que ha empezado a cobrar cada vez más fuerza en los últimos tiempos, aunque sigue siendo menos conocida por los propietarios: se trata del alquiler corporativo.

Una casa para los profesionales viajeros

El alquiler a empresas para estancias de empleados desplazados es una fórmula que se viene utilizando de manera más o menos masiva desde hace bastante tiempo, pero que ahora, gracias a las nuevas tecnologías y a la gestión digital, está creciendo a gran escala. No se trata de sustituir al hotel que acoge estancias de unos pocos días, sino de viajeros que han de pasar, por motivos de trabajo, más de dos semanas desplazados en otra ciudad: profesionales que ofrecen o reciben formación, organizadores de convenciones anuales, trabajadores por proyectos, directivos que ponen en marcha una nueva sede… Para ellos se empieza a contar con casas o pisos de particulares donde aquellos que prefieren un enclave accesible más que céntrico o en primera línea de playa, que son independientes de temporadas altas o bajas y que buscan sentirse ‘como en casa’, pueden ‘vivir’ mucho más cómodos (en más que una habitación con baño).

Para el propietario o propietaria alquilar su piso a empresas tiene muchas ventajas. Además de que la gestión es sencilla y sin ninguna complicación en cuanto a contratos, etc, es también más rentable que si se opta por la modalidad de alquiler tradicional de largas estancias. Y también más seguro, ya que la empresa se hace cargo de los contratos, responde ante desperfectos y supone una garantía frente a los impagos.

Como alternativa al alquiler turístico quizá no parezca, a priori, mucho más ventajoso económicamente (los precios adecuados a la oferta y demanda para alquileres turísticos están por encima de los del alquiler corporativo), sin embargo esta opción tiene cada vez más limitaciones legales en ciertas ciudades, además de sufrir de una una gran estacionalidad, y unos altos costes de renovación, limpieza y gestión. Sea como sea, ¿por qué no?, podemos también compatibilizar ambas opciones y utilizar este alquiler empresarial para las temporadas más bajas como complemento de los meses de mayor demanda.

Es cierto que la gestión de contactar con empresas puede resultar más complicada que, en ocasiones, poner un anuncio para particulares o para turistas, sin embargo la tecnología ha llegado también aquí, y ya encontramos en el mercado plataformas específicas para ello como Homyspace, pionera en permitir esta gestión en España de manera totalmente digital.

Descubre: 30 trucos de decoración para que una casa pequeña parezca más grande
Trucos de decoración para casas pequeñas © iStock

Y en unos meses...

Empresas de ingeniería, de obras públicas e infraestructuras, de construcción o energéticas, por poner algunos ejemplos, cuentan con una masa laboral “en movilidad” que suele pasar temporadas en diferentes lugares en función de la ubicación de sus proyectos. Puesta la vista en unos meses -según los expertos del sector el momento de mayor demanda para el alquiler corporativo se concentra, sobre todo, en septiembre y octubre, aunque teniendo en cuenta el ‘parón’ del tejido empresarial actual, es posible que este año se adelante y que incluso durante el verano se produzca un repunte en los viajes de trabajo- éste parece un magnífico momento para empezar a pensar en esta fórmula y en cómo adecuar nuestra vivienda a las posibles particularidades de los desplazados profesionales (mobiliario y electrodomésticos en buen estado, limpieza, decoración neutra) y preparar nuestra segunda vivienda para este trabajo.

Nos encontramos en un momento sin precedentes, uno que cambiará la economía y también la forma de socializar para siempre, desde las grandes cadenas de producción hasta la organización doméstica. Haz recuento de tus herramientas y prepara tu plan B.