Inicio / Ocio / Viajes / La primera isla privada portátil, Kokomo​

Ocio

La primera isla privada portátil, Kokomo​

Cristina García-Adán
por Cristina García-Adán Publicado en 19 de octubre de 2015
329 compartidos
A-
A+

Descubre lo último en lujo, una isla artificial capaz de desplazarse. Mucho más que un yate privado, se trata de un paraíso tropical con todos los caprichos que puedes imaginar. Playas, exóticos jardines, cascadas, beach clubs y mucho más.

Trasladar el paraíso a cualquier lugar del mundo ahora es posible gracias a la nueva idea de Migaloo Private Submarines, que han creado la isla flotante portátil Kokomo. Podrás disfrutar del paisaje que desees desde el confort de tu propia casa.

Kokomo mide 117 metros de largo y 78 metros de ancho, y un altura de 80 metros por encima del mar. Sus futuros propietarios podrán disfrutar de varias piscinas infinities, cascadas, exóticos jardines en lo que encontrarán aves tropicales, playas, jacuzzi, gimnasio, helipuerto y hasta jaulas submarinas desde las que dar de comer a los tiburones.

Un concepto único que aún no tiene precio, ni dueño, ya que aún es simplemente un prototipo. Desde las habitaciones hay unas inmejorables vistas, tranquilidad y en especial mucha privacidad.

Para poder navegar, esta isla privada móvil cuenta con ocho motores eléctricos istalados en los pilares que sujetan la plataforma principal, y permiten un desplazamiento a una velocidad aproximada de 15 km/h.¡La envidia de cualquier isla natural!

No te pierdas este vídeo, será como dar un paseo por sus distintas cubiertas.

Loading...

Una isla cuyo disfrute no tiene porque ser simplemente personal, también podría ser un hotel, la sede de una empresa o incluso un casino.

"La repercusión ha sido increíble y a todos nuestros clientes les ha encantado la idea. Ya estamos negociando con algunos de ellos", asegura el gerente de la empresa, Christian Gumpold.

¿Será esta isla privada portátil el nuevo gadget de millonarios?​

Y además:
Test: ¿Qué coche de lujo te corresponde?
Los mejores mega yates

por Cristina García-Adán 329 compartidos