Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Colocar al bebé para dormir

Maternidad

Colocar al bebé para dormir

Maren Agirregomezkorta
por Maren Agirregomezkorta Publicado en 6 de octubre de 2008

No es fácil estar segura de que el bebé dormirá bien. ¿Podrá dormirse él solo? ¿Estará a la temperatura adecuada? ¿Puede hacerse daño? Sigue nuestras diez reglas de oro para colocar a tu bebé en el país de los sueños con total seguridad.


1. No lo tumbes sobre el vientre. Antes se recomendaba esta posición, pero ahora se aconseja tumbarlo boca arriba. De este modo, se disminuyen los riesgos de muerte súbita. En caso de problema, el bebé no tiene la fuerza suficiente para darse la vuelta y enderezarse. Colocado boca arriba, tiene la cara destapada y puede respirar con facilidad. Hacia los 6 meses, puede dormir como quiera. Empieza a dar vueltas. Esto significa que tiene fuerza para enderezarse si lo considera necesario.

2. La cama con barrotes es obligatoria hasta los dos años. Intenta que los barrotes estén a una distancia de, al menos, 6 cm para evitar que el bebé pueda meter la cabeza.

3. Elige un somier de láminas: reduce la presencia de ácaros y, por lo tanto, el riesgo de alergias respiratorias.

4. Durante las primeras semanas, puedes sentirte angustiada por la idea de ponerlo a dormir solo. Entonces, puedes colocar al niño cerca de tu cama, en un capazo o una minicuna.

5. El colchón debe ser firme y de la dimensión exacta de la cama. Un colchón demasiado pequeño deja un espacio por el que puede colarse el pequeño.

6. ¡Ni almohada, ni plumón, ni colcha en la cama del bebé! Podría asfixiarse fácilmente con la almohada o enterrarse bajo el plumón sin poder salir.

7. Opta por un protector de cama: atados a los barrotes, ofrecen comodidad con delicadeza a los bebés que necesitan dormirse en contacto con algo. Lávalo a menudo, ya que a los bebés les suda mucho la cabeza.

8. Para seguir su evolución correctamente: cuando se mueve poco, el saco es perfecto (durante los dos primeros meses). El bebé está bien tapado y podemos desplazarlo sin que se despierte. El saco tipo faja también es una opción. Tu bebé se siente como en el útero. El saco ejerce una ligera presión sobre el vientre del bebé, lo que lo relaja. Se utiliza durante los tres primeros meses. Por último, la camperita es una solución ideal, ya que el bebé está cubierto justo hasta donde es necesario sin ningún tipo de riesgo.

9. La temperatura de la habitación debe ser igual o superior a 19 °C. Utiliza un termómetro para verificarlo. Si hace demasiado calor, la temperatura corporal del pequeño aumenta, lo que puede ser nocivo para su salud.

10. ¡Prohíbe el cigarro! Y hazlo en toda la casa. El tabaquismo pasivo es muy dañino para los bebés y los problemas respiratorios tienden a empeorar por la noche, debido a que están tumbados.

por Maren Agirregomezkorta