Inicio / [OLD] Especial / [OLD] Bienestar / 5 beneficios de la dieta mediterránea que te ayudarán a disfrutar de cada comida

[OLD] Especial

5 beneficios de la dieta mediterránea que te ayudarán a disfrutar de cada comida

por Redacción enfemenino Publicado en 19 de febrero de 2016
161 compartidos

Uno de los objetivos que las mujeres nos hacemos cada año es comer más saludable. Llevar una alimentación sana, hacer deporte y cuidarse forman parte de este propósito que todas nos hacemos. La dieta mediterránea es una de las opciones más recomendadas a la hora de empezar una vida más ‘healthy’, ya que es una de las opciones más beneficiosas para nuestro organismo. Pero… ¿sabes realmente en qué consiste? ¡Te contamos sus principales beneficios!

Nos encanta el sushi, el picante, el ceviche o las hamburguesas, pero hoy ha llegado el momento de sacar pecho, con mucho orgullo, de nuestra propia gastronomía. La dieta mediterránea es una opción equilibrada y variada, que nos aporta los nutrientes que necesitamos en nuestro día a día. Además, es rica en fibra y antioxidantes y baja en grasas saturadas gracias a los alimentos propios de nuestra tierra. Si quieres saber un poco más sobre sus platos propios o sobre sus beneficios, ¡sigue leyendo y no te pierdas nuestra galería!

Pasta © iStock

1. Mucha variedad: ¡hay para todos los gustos!

Aunque la base fundamental sean los alimentos de origen vegetal, no se trata de una dieta restrictiva. Las aves de corral, el pescado, el marisco y los productos lácteos también son esenciales, al igual que los cereales y los frutos secos, que también son parte de la base de la alimentación mediterránea. La carne roja se consume en pequeñas cantidades, además del vino, y generalmente al mediodía. Como ves, suena muy variado y delicioso. Con tantos ingredientes, es normal tener una gastronomía rica y muy segmentada: ¡cada ciudad tiene su plato típico!

2. El aceite de oliva: una forma sana de cocinar

¿Sabías que España es líder en producción de aceite de oliva? Y no es para menos, este producto es uno de los más importantes de la dieta mediterránea. Denominado a menudo como el "oro líquido", este delicioso alimento es imprescindible en nuestra gastronomía y mucho más saludable que la convencional mantequilla, tan típica en los países anglosajones. Además de ser uno de los productos estrella de nuestro país, el aceite aporta una cantidad de ácidos grasos que ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre.

3. Al rico pescado

La merluza y la pescadilla son los dos pescados que más se consumen en nuestro país, seguidos del bacalao, el atún blanco y el boquerón. El pescado es uno de los pilares de la cocina mediterránea, es rico en proteínas y tiene muchos nutrientes. También contiene altos niveles de aminoácidos, esenciales para mantener nuestro organismo. El pescado es fuente de Omega 3, que hace que el colesterol “bueno” aumente y el “malo” se reduzca. Las recomendaciones de los expertos dicen que se consuma pescado entre dos y tres veces por semana y alternando entre pescados blancos y azules. Hay mil formas de consumirlo y de cocinarlo, ¡seguro que encuentras la tuya!

4. Vitaminas para una salud de hierro

Comer entre tres y cinco piezas de fruta diarias, tal y como marca la dieta mediterránea, es la mejor forma de obtener los minerales esenciales para nuestro cuerpo. En primer lugar las frutas tienen un alto contenido en vitaminas, ideal para tu salud. Comer fruta a diario ayuda a nuestra vista, a la piel, al pelo y a que el organismo tenga un buen funcionamiento. ​¿No sabes que fruta está de temporada? En los meses de verano el melocotón, las cerezas el melón y la sandía están en su mejor época de consumo. Y en las épocas más frías las frutas estrella son el caqui, los kiwis, las manzanas, y las naranjas.

5. A tope de energía

Los productos elaborados con cereales como el plan, la pasta o el arroz, y especialmente sus derivados integrales, constituyen un gran aporte de energía. El consumo habitual de este tipo de alimentos, por su alto contenido en carbohidratos, hace que tengamos energía para el día a día. Se recomienda que las altas cantidades de este tipo de productos se consuman en el desayuno y la comida y menos en la cena.

Por último, al ser una dieta tan variada y gracias al consumo de productos lácteos, también importantísimos en la dieta mediterránea, nuestro organismo funciona de maravilla, ayudamos a la salud digestiva y nos ayuda a sentirnos bien con nosotros mismos, no solo cuando comemos sino también cuando terminamos de comer. Ya ves, son todo ventajas. ¡A probarlo!

Y además
10 errores que cometemos cuando nos sentamos a la mesa
30 curiosidades sobre alimentación que tal vez no conocías

¿Quieres saber más? Visita nuestro Especial Mindful Eating
por Redacción enfemenino 161 compartidos