Inicio / Cocina / Cocina internacional / Tipos de cuchillos de cocina

Tipos de cuchillos de cocina

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 5 de julio de 2009

Curiosidades sobre los cuchillos Los primeros cuchillos estaban hechos de piedra, de silex o de hueso. Las primeras hojas se hicieron de bronce y después de hierro. Más tarde, en el siglo XIV, se utilizaban como tenedor, para pinchar los alimentos, cortar el pan...

El cuchillo estaba considerado un verdadero objeto personal. Hoy, cada cuchillo tiene un uso preciso y diario. Su elección es por ello muy importante. Antes de adquirirlo, procura respetar ciertos criterios como la comodidad (buen agarre con la mano y manejabilidad), la seguridad, el corte y la higiene.

Tipos de Cuchillos de cocina: funciones y usos

Cuchillo de pelar:

El más pequeño y el más usado. Su hoja es puntiaguda, un poco ancha y sirve para cortar: cebollas, manzanas, patatas, zanahorias y otras frutas y verduras.

Cuchillo mondador:

Su hoja cortante y curva es ideal para pelar frutas y verduras pero también permite hacer composiciones decorativas.

Cuchillo cocinero:

Este cuchillo tiene una hoja muy ancha y rígida y con mucha punta. Se utiliza sobre todo para cortar en rodajas, en lonchas o en láminas y picar la carne (chuletas de cordero, panceta), el pescado (atún, pez espada, salmón) pero también sirve para cortar ajo y perejil o cortar en rodajas los pimientos.

Cuchillo de pan:

Su hoja dentada sirve para cortar cualquier hojaldre o empanada (pan, pero también asados o tomates).

Cuchillo de filetear:

Su hoja larga, flexible y puntiaguda permite cortar finos filetes de lenguado, dorada o trucha.

Cuchillo de trinchar:

Concebido especialmente para las verduras, su hoja rígida y espesa sirve para picarlas y trocearlas. Incluso se puede machacar un diente de ajo con la parte plana de la hoja.

Cuchillo de deshuesar:

Pequeño, con la hoja corta, fino y estrecho, sirve para deshuesar, quitar los nervios, los tendones o la grasa de todo tipo de carnes y aves.

Cuchillo de carne:

También llamado jamonero. Es muy largo, con la hoja flexible y con mucha punta y sirve para cortar la carne, el roti y el jamón en finas lonchas.


Criterios para elegir un buen cuchillo de cocina

- Una hoja cortante y resistente

Concebida en función de la utilización del cuchillo, la hoja tiene que ser resistente y fácil de manejar. Simplemente fíjate en que su rigidez, su longitud, su anchura y su flexibilidad se adapten al uso que se le quiere dar. En acero existen dos tipos de hoja.

- Acero al carbono, una mezcla de acero y de carbono: la hoja es dura y barata. Por contra, tiene tendencia a oxidarse muy pronto y hay que afilarlos a menudo.

- Acero inoxidable, constituido de hierro, de carbono y de una aleación de cromo: la hoja cortará más tiempo pero el cuchillo será más caro. Es más higiénico ya que no se oxida.

A saber: En todos los casos, desconfía de los cuchillos baratos. La mayoría de los modelos están hechos de un acero inoxidable sin carbono, menos cortante, frágil y que se estropea rápidamente.

¿Hoja forjada o troquelada Las hojas forjadas en acero ofrecen un mejor agarre porque son más pesados, más cortantes (pero mucho más caros) que los de hoja recortada en una lámina de acero

¿Filo recto con dientes? ¡Recto! A menos que lo que quieras sea cortar pan. Atención, la hoja dentada tienen por función trocear los alimentos.

• Una espiga larga

La espiga es la parte no afilada del cuchillo que se mete dentro del mango. Cuanto más larga es la espiga, más robusto será el cuchillo. De este modo, el cuchillo será mucho más sólido y equilibrado si abarca toda la longitud del mango.

• Un mango manejable

Ya sea de plástico o de madera, el mango del cuchillo de cocina tiene que facilitar un buen agarre. Algunos mangos tienen incluso la misma forma de la mano para mayor comodidad. Asegúrate también de que no haya espacio entre la hoja, la espiga y el mango. Se corre el riesgo de que los restos se acumulen ahí... ¡Piensa en la limpieza!

Y también... el pelador (barato), el cuchillo de sierra, el cuchillo para cortar el tomate, el cuchillo para abrir las ostras, el cuchillo rallador, el cuchillo para decorar, el cuchillo quitar las escamas a los peces...

Consejos de cocina

Revisa en tu cocina los utensilios básicos y tenlos siempre a mano: un cuchillo de sierra (eléctrico o no), dos cuchillos de pelar, un cuchillo de filetear, un cuchillo cocinero y un cuchillo de carne.

¡Conserva tus cuchillos!

Debido a que se utilizan todos los días, los cuchillos cortan cada vez menos. No se ve a simple vista pero con el uso el filo del cuchillo se mella. Gracias a un afilador de acero puedes remediarlo. Desliza la hoja sobre el acero ejerciendo una ligera presión. Se puede ir afilando alternativamente ambos lados de la hoja desde la base de la hoja por toda su longitud yendo hacia el final del afilador. Con hacerlo 6 o 7 veces es suficiente para que quede afilado y vuelva a ser eficaz.

Evita el lavavajillas, que es particularmente perjudicial para el mango de madera.

Lava y seca el cuchillo después de cada uso para evitar que se oxide o que los microbios se multipliquen.

Utilízalos sobre tablas de cortar de madera, bambú o polietileno. Si lo haces sobre piedra, metal o cristal las hojas podrían dañarse.

Acuérdate también de guardar correctamente los cuchillos de cocina para evitar que se rocen dentro del cajón. Tienes dos opciones: una barra imantada, que permite tener a mano los cuchillos, o un estuche. Si la hoja está guardada hacia abajo, ¡no habrá ningún peligro para los niños!

Para terminar, evita los desplazamientos por la cocina con un cuchillo en la mano y asegúrate de que el “guarda manos” protege bien tu mano impidiéndola deslizarse sobre la hoja.

Ahora, pon a prueba tus conocimientos y nuestras recetas de cocina a base de pollo, cordero, jamón, frutas y verduras.

Puede interesarte