Inicio / Maternidad / Concepción / ¿Infértiles y activamente sexuales? Sí, se puede

© iStock
Maternidad

¿Infértiles y activamente sexuales? Sí, se puede

por Redacción enfemenino Publicado en 1 de febrero de 2016

En muchas ocasiones las relaciones sexuales se ven trastocadas ante un diagnóstico de infertilidad. Según los expertos es algo normal ya que la no consecución del deseo de ser padres es una situación muy estresante y que afecta directamente a la vida más íntima de la pareja.

Hombres que corren con un tubito de esperma entre coches atascados, mujeres que esperan a sus maridos en la cama con ansiedad en el momento en el que se supone que su pico de fertilidad es máximo o parejas que, vueltas de espaldas en el colchón, no son capaces de hacer el amor una vez conocido un diagnóstico de infertilidad. Son situaciones cómicas, dramáticas o tragicómicas que hemos visto en algunas películas de amor y que retratan los estadios por los que atraviesa una pareja que quiere tener hijos y no lo consigue de forma natural.

Las relaciones sexuales en la pareja que carga con un diagnóstico de infertilidad se ven afectadas tarde o temprano, según la psicóloga especialista en fertilidad Victoria Martínez Navarro. Es absolutamente normal, afirma nuestra experta de Clínicas Eva, puesto que la no consecución del deseo de ser padres es una de la situaciones más estresantes por las que atravesáis vosotras y también ellos.

De un lado, asegura, hay quienes aumentan su deseo sexual por la motivación de conseguir el embarazo, y otras en cambio, presentan menos deseo sexual y evitan las relaciones íntimas por el malestar y frustración del proceso. Como tendencia general, en la mujer, los encuentros sexuales suelen disminuir, pero sin embargo y paradójicamente, otras buscan cada vez más relaciones sexuales, aunque dirigidas y con menos ganas. Sin embargo, es cierto que la mujer infértil afirma que esta frecuencia es más importante en medio del ciclo.

Durante el Tratamiento de Reproducción Asistida, con frecuencia las parejas realizan un cambio de concepción del sexo hasta ahora placentero y divertido, como únicamente un medio para conseguir el fin deseado de tener hijos. Por este motivo el sexo acaba convirtiéndose en algo metódico, predecible y falto de excitación. Dejando de ser un modo de mayor comunicación e intimidad en la pareja, y solo una forma de conseguir el embarazo.

Cuando se busca la procreación, el hijo soñado se alza frente a otros objetivos amorosos como son el afecto, la comunicación, el deseo sexual y el erotismo. El hecho de dejar de lado partes constituyentes de la relación implica que éstas puedan perder sus aspectos placenteros, produciendo malestar emocional en la pareja, disfunciones y pérdida de identidad. Cuando surgen este tipo de problemas, puede producirse una interrupción casi absoluta del sexo en la pareja.

Las recomendaciones de la experta

Frente a estas dificultades, el desafío se centra en discriminar y modificar las creencias erróneas e intentar mantener espacios de sexualidad independientes de la procreación, lo cual requiere una disposición activa para logarlo. Algunas de las recomendaciones dadas que nos dejan desde Clínicas Eva, basándose en los estudios de los principales expertos son:

- Es esencial que la pareja tenga tiempo y que se divierta sin presiones de lograr una concepción. Hay que tratar de recobrar el sexo placentero.

- Los días en los que se indique no tener relaciones coitales no tienen por qué ser días sin sexo. Debemos recordar que el sexo no es sólo una relación coital, pueden realizarse otras actividades sexuales como son las caricias y los masajes mutuos.

- Los días en que “se supone” que la pareja debe tener relaciones coitales, debe crearse un ambiente adecuado que haga que el estado de ánimo sea bueno y que no haya interferencias externas que puedan afectaros.

- Introducir variaciones puede resultar beneficioso para la relación. Prepara y propicia un entorno agradable y sugerente. Introduce cambios en las horas en que mantienes relaciones y altera las rutinas.

- Procura evitar el sentimiento de culpabilidad los días que se supone “debes hacerlo” y que por el motivo que fuera no sea posible o no podéis.

- Trata de desarrollar tu intimidad de forma no sexual. Escucha las necesidades de tu pareja e intenta empatizar con él/ella.

- Cuida tu aspecto físico, aunque no te apetezca. Y no olvides decirle a tu pareja esas palabras que le gusta oír.

Contenido elaborado en colaboración con Clínicas Eva



Y además:
Las mejores posturas sexuales para quedarse embarazada
Cuando todas están embarazadas menos yo

por Redacción enfemenino

Puede interesarte