Inicio / Maternidad / Embarazo / Parto en el agua: todo lo que necesitas saber sobre este método

Maternidad

Parto en el agua: todo lo que necesitas saber sobre este método

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 28 de febrero de 2017
169 compartidos

Dar a luz en el agua puede ayudar a las madres a aliviar los dolores del parto, por eso cada vez son más las mujeres que optan por este particular método. Te contamos todas sus ventajas e inconvenientes, así como los detalles que necesitas saber para llevarlo a cabo.

El parto en el agua es una alternativa diferente por la que muchas mujeres se decantan debido a que puede resultar una manera más íntima y natural de dar a luz. De hecho se puede llevar a cabo en nuestra propia casa con la asistencia de algún profesional y la presencia de nuestra familia o amigos más cercanos. Pero al margen de las preferencias personales, dar a luz en el agua también puede conllevar otras ventajas a nivel físico, pues el agua caliente puede ayudar a aliviar el dolor de las contracciones así como el del momento del alumbramiento.

"La mujer que decide tener un parto en el agua lo hace porque quiere dar a luz de una manera más natural", nos explica el equipo de Babyplanner Barcelona, especializado en este tipo de partos. "Durante el parto en el agua no se utiliza la anestesia epidural, pues esta hace que se duerma el cuerpo de cintura para abajo impidiendo a la madre tomar el control total del parto".

¿Existe riesgo de que el bebé se pueda ahogar?

Es una de las preguntas más habituales que se suelen hacer las madres, pero tal riesgo es prácticamente inexistente, pues el bebé recibe el oxígeno a través del cordón umbilical. "El recién nacido pasa de un medio acuático (el líquido amniótico) al agua de la bañera, que está más o menos a la misma temperatura, por lo que no existe ningún cambio brusco. El bebé estará bien", explican.

Además debemos tener en cuenta que los bebés tienen el reflejo de inmersión: no tragan agua porque se les cierra el glotis, por lo que no realizarán su primera respiración hasta que salgan del agua y entren en contacto con el aire.

El parto en el agua: paso a paso

En primer lugar, para llevar a cabo un parto en el agua es primordial que nos organicemos. Primero debemos contactar con un profesional para que nos guíe y aconseje. "Las madres se suelen acompañar de comadronas, que son las mejores profesionales de la salud para este tema, ya que ayudan en el control de las contracciones y en la respiración", afirman los expertos. "Ellas conocen todo el proceso del parto y saben identificar cualquier incidencia fuera de lo común. Aunque es menos frecuente, también hay ginecólogos que acompañan a las comadronas en este tipo de parto".


Una vez que ha llegado el momento del parto y tenemos todo lo necesario (bañera, toallas, mantitas...), hay que tener en cuenta algunos aspectos para prepararlo todo. En primer lugar se recomienda que la bañera que se vaya a utilizar se coloque en una habitación despejada, tranquila y con luz tenue, pues ayudará a que la madre se relaje.

Por otro lado, la temperatura del agua debe ser de unos 38ºC. El momento ideal para meterse dentro de la bañera sería cuando haya comenzado la dilatación. "Cuando la dilatación sea activa y el cuello del útero esté dilatado entre tres y cinco centímetros sería el momento". Igualmente, durante todo el proceso, es importante controlar las contracciones.

¿En qué casos está desaconsejado?

No siempre se dan las circunstancias ideales para poder llevar a cabo un parto en el agua. Antes de proceder debemos estar seguros de que no existe ningún riesgo o problema relacionado con la salud de la madre o el bebé. El parto en el agua estaría desaconsejado en las situaciones como:

  • Presencia de líquido amniótico: cuando el color es opaco, verdoso y de consistencia espesa, debido a la presencia de una cantidad significativa de meconio, una sustancia oscura contenida en el intestino del bebé.
  • En el caso de embarazo múltiple, prematuro o podálico.
  • Si la madre ha tenido infecciones durante el embarazo o antecedentes médicos importantes.

Ventajas e inconvenientes del parto en el agua

"El agua es un elemento natural que favorece la dilatación en el proceso de parto y relaja a la madre", explican desde Babyplanner cuando les preguntamos por las ventajas de dar a luz en el agua. A la disminución del dolor se suman otras más:

  • El agua permite ahorrar esfuerzo a la hora del alumbramiento.
  • La madre puede tomar control total de su proceso de parto.
  • Es un parto natural, es decir, sin medicamentos ni instrumentos que interfieran en el proceso natural de dar a luz.
  • Al relajarse la musculatura hay menos riesgo de desgarro perineal.
  • Resulta una manera menos traumática de nacer para el bebé, ya que pasa de estar envuelto en el líquido amniótico al agua cálida.

Por otro lado, el parto en el agua también presenta una serie de desventajas. Los especialistas nos cuentan que:

  • La anestesia epidural no se puede llevar a cabo en un parto en el agua.
  • La higiene no puede ser la misma que en un parto convencional: esto lleva a que el riesgo de infección para la madre, el bebé y el personal que atiende el parto sea más elevado.
  • Si la madre decide salir de la bañera en fases avanzadas del parto, puede ser contraproducente ya que puede llevar un rato el salir, secarse y acomodarse en otro sitio.
  • En el caso de una urgencia no se puede proceder rápidamente al estar dentro de la bañera igual que en una sala de partos.

Al final, la manera de dar a luz es una decisión personal que depende de cada mujer. Siempre es recomendable conocer antes las diferentes opciones de las que disponemos, sus pros y sus contras, para poder tomar una decisión.


​Contenido elaborado en colaboración con el equipo de comadronas de Babyplanner Barcelona, consultores de maternidad y paternidad.

REDACTORA@CriistinaG

Descubre: Moda premama primavera verano

Moda premamá primavera verano: ¡luce baby bump a la última! © vía just-coco.com


Y además:
15 impactantes imágenes que demuestran que el parto es un momento mágico
El cordón umbilical, ¿qué es y qué cuidados requiere después de cortarlo?

por Cristina Gonzalez 169 compartidos

Puede interesarte