Inicio / Maternidad / Embarazo / Episiotomía, ¿cuáles son las consecuencias después del parto?

Maternidad

Episiotomía, ¿cuáles son las consecuencias después del parto?

por María Viéitez Creado en 9 de octubre de 2019
© GettyImages

La episiotomía es una pequeña incisión en el perineo que se realiza cuando el parto natural se complica. A continuación, te explicamos cuándo es necesario practicarla, cuáles son las consecuencias posparto y cuánto tiempo tarda en curar.

La episiotomía es un procedimiento quirúrgico que se realiza durante el parto. Consiste en una pequeña incisión en la pared vaginal de la madre y en los músculos del perineo (el tejido entre la vagina y el ano) solo unos momentos antes de la fase expulsiva. Este pequeño corte se realiza cuando aparece la cabeza del feto y ayuda a facilitar la salida evitando las laceraciones, desgarros y otros riesgos. Hace tiempo se trataba de un procedimiento rutinario, ahora, sin embargo, solo se recomienda en unos cuantos casos.

¿Por qué se practica la episiotomía?

La episiotomía se realiza cuando la cabeza del niño es demasiado grande y no termina de salir. Esta incisión, por tanto, evita que sufra durante la expulsión y facilita la fase del parto tanto para la madre como para el niño. En ocasiones, también se recurre a ella cuando el bebé está colocado de nalgas hacia la vagina

A menudo, el corte se cose inmediatamente si la madre ha dado a luz con anestesia epidural. En el caso del parto sin epidural, el médico utilizará anestesia local sólo para practicar los puntos de sutura en el corte del periné.

¿Cuándo se realiza la episiotomía?

Hasta hace unos diez años, la episiotomía era una práctica rutinaria, ya que se consideraba un mal menor que evitaba lo que se consideraban mayores riesgos, producidos por la laceración del perineo o los posibles desgarros en la vagina. Sin embargo, en los últimos años se ha generado un intenso debate sobre los beneficios concretos de esta cirugía: algunos estudios en profundidad han demostrado que a menudo las pequeñas heridas que se producen de forma natural durante el parto sanan mejor y más rápido que las que se practican durante la episiotomía. A menudo, en el primer caso, ni siquiera son necesarios los puntos de sutura.

Episiotomía: las consecuencias que no deben subestimarse

Las consecuencias de la episiotomía no deben subestimarse, ya que no solo se sufren inmediatamente después del parto, sino que pueden durar durante un cierto tiempo. En la episiotomía paramédica (este es el término técnico) la mujer podría perder la misma sangre que perdería durante una cesárea. Después, durante la fase de curación, la madre puede sufrir incontinencia urinaria o fecal. Sin embargo, una de las consecuencias más molestas de la episiotomía es la lenta cicatrización.

La lenta curación de la episiotomía

Durante la primera semana, todavía en el período inmediatamente posterior al parto, el proceso de curación de la episiotomía puede ser bastante dolorosa, llegando a provocar dificultades posturale, ya que sentirás dolor, por ejemplo, al sentarse. Este dolor provocado por los puntos de sutura y la cicatriz no pasará tan rápido, así que, si es tu caso, deberás armarte de paciencia.

No existen unos tiempos de curación concretos, es difícil indicar escalas de tiempo precisas. De todos modod, un pequeño truco al que quizás puedes recurrir para aliviar la incomodidad es usar un pequeño flotador para sentarte, lo que te evitará ejercer presión directa sobre la cicatriz. Otro truco es secar cuidadosamente los puntos después de la ducha con un secador de pelo de baja temperatura. evitando así frotar con una toalla, lo que podría causar irritación en la zona.

Episiotomía y relaciones sexuales: ¿cuánto tiempo debo esperar?

Como hemos dicho, el proceso de cicatrización es lento porque la cicatriz no se seca rápidamente, sino que tiene a estar húmedo debido a que es una zona íntima con poca exposición al aire y a la luz. Por lo general, es una buena idea esperar y empezar a pensar en las relaciones con tu pareja al menos un mes después del parto. Al cabo de un mes, si todavía no te sientes cómoda y los dolores y la incomodidad aún no han desaparecido del todo, deberás consultar a tu ginecólogo, que podrá examinar la cicatriz y aconsejarte. Lo ideal es no tener prisa: si la cicatriz no está completamente curada, las relaciones sexuales sólo pueden reavivar el dolor. Es importante escuchar a su cuerpo y respetar su tiempo.

Video por Carla Dominguez

Y además...
Síndrome de Hellp: ¿qué es y cuáles son los síntomas?
Leche de crecimiento: 5 respuestas a las preguntas que se hacen todas las madres
Hiperémesis gravídica: qué es, cuánto tiempo dura, causas y remedios
¿Quieres que la ropa para la vuelta al cole te salga gratis? ¡Te contamos cómo!

por María Viéitez